Seguridad en el hogar

Cuando se trata de prevenir accidentes domésticos la seguridad infantil en el hogar es primordial.
Nuestra casa es el sitio donde más tiempo pasamos y es uno de los lugares donde las estadísticas dicen que más accidentes ocurren.

Los niños en general son curiosos, inquietos y movidos, y ello hace que los peligros en casa se incrementen.
Es algo normal que los más pequeños sientan curiosidad por las cosas, sobre todo por aquellas que no conocen y es habitual también que para saciar su curiosidad intenten tocar con sus manos aquello que les parece novedoso, o incluso en el caso de los bebés, que se lo lleven a la boca.
Esta curiosidad de los niños es la que conlleva muchos de los accidentes domésticos, como por ejemplo cuando meten sus deditos en un enchufe, o quieren alcanzar con sus manos el mango de una olla hirviendo, y acaban quemándose.

También un accidente muy común cuando se trata de niños, son los atragantamientos. Se llevan a la boca cualquier cosa que encuentran y si se trata de piezas pequeñas, existe el riesgo de que acaben tragándolas.

Cómo evitar accidentes
Utiliza bombillas led para evitar quemaduras

A veces pensamos que nuestro hogar es el sitio donde más seguros estamos, y en consecuencia también es el sitio más seguro para nuestros hijos. Y no es que no sea así, pero es un lugar donde los riesgos de sufrir accidentes son bastante elevados. Y nadie estamos exentos de estos riesgos.
Un suelo mojado o una alfombra mal colocada pueden ocasionar alguna caída. El mango de una sartén que sobresale de la placa puede acabar en una quemadura si lo golpeamos sin querer y nos salpica el aceite hirviendo.
Una plancha enchufada que dejamos descuidada unos segundos es suficiente para que un niño se acerque de repente y ponga su mano sobre la superficie caliente.

El riesgo existe sí, pero también hay formas de evitar accidentes tomando ciertas precauciones en el hogar y siendo conscientes de dónde existen más peligros.

Sin duda la cocina es el lugar de la casa donde podríamos decir que hay más riesgo, y es que son muchos los objetos afilados que utilizamos y con los que es fácil cortarse. Al cocinar, la placa encendida es también un riesgo, sobre todo para los más pequeños que no son conscientes del peligro que corren al poner sus manos sobre ella.

Tecnología que te protege

Como digo, hay muchas formas de evitar los accidentes domésticos y minimizar el riesgo. Muchas de ellas son tan sencillas como proteger los enchufes cuando no se están utilizando, poner barreras en los hogares en los que hay escaleras, cocinar con los mangos de las ollas hacia dentro, colocar en un lugar inaccesible para los niños las medicinas y productos de limpieza, y un sinfín de cosas más. Si quieres saber más acerca de los accidentes domésticos infantiles y cómo evitarlos, puedes leer este post.

Pero no sólo eso, también la tecnología puede ayudarnos a evitar accidentes domésticos, y por lo tanto, por qué no vamos a utilizarla.
Por ejemplo, los vigilabebés no sólo nos sirven cuando nuestros hijos son bebés indefensos y velamos su sueño desde la pantalla de este aparato. Cuando los niños son algo más mayores, también nos sirve para vigilar sus horas de juego en la habitación mientras nosotros realizamos cualquier otra tarea. Con esto podemos estar al tanto de los juguetes que maneja y acudir en su ayuda si vemos que se ha introducido alguno a la boca o que ha sufrido alguna caída mientras juega.

Otro peligro en el que puede ayudarnos la tecnología es en las bombillas. A veces tenemos en las habitaciones o incluso en el salón, lamparitas pequeñas en las que la bombilla queda quizá demasiado expuesta y al alcance de los más pequeños. Utilizar bombillas LED es lo más recomendable ya que al trabajar con corriente continua de baja tensión, reduce el riesgo de calentamiento y por tanto reduce también el riesgo de sufrir quemaduras.

Si nos metemos en la cocina podemos aprovechar la tecnología utilizando placas de inducción. Además de las ventajas que tienen a la hora de cocinar los alimentos, debemos añadir la ventaja de que al calentarse solo la zona ocupada por la olla o sartén, reducen el riesgo de quemaduras, no sólo para quienes están cocinando, sino para los más pequeños que con frecuencia se apoyan o ponen sus manos en la placa sin pensar en las consecuencias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies