Placas de inducción con lo último en tecnología

Si estás pensando en cambiar la cocina es probable que te hagas esta pregunta: ¿inducción o vitrocerámica? Y la verdad es que es una pregunta muy oportuna. Los electrodomésticos han cambiado muchísimo en la última década. Siguen haciendo las mismas funciones y ayudándonos en las tareas del hogar, pero sus prestaciones han mejorado, y su tecnología, también.

Un dato: ahora son mucho más eficientes que antes. Consumen menos energía y lo hacen logrando unos mejores resultados.

La placa de cocción es un buen ejemplo de cómo los fabricantes han incorporado la tecnología de los laboratorios a sus electrodomésticos, y por ende, a nuestro hogar. Balay, del grupo BSH, fue la pionera en lanzar al mercado la inducción, a la que llegaron gracias a la colaboración que mantienen con importantes grupos de investigación de centros científicos y universidades.

La principal diferencia es que la vitrocerámica funciona con resistencias eléctricas que transmiten el calor que generan al cristal vitrocerámico y éste a su vez a las ollas o sartenes, mientras que la inducción lo hace con campos electromagnéticos.

Para ello es necesario que entren en contacto con recipientes con base ferromagnética. Solo así generan calor. Esto tiene una ventaja: sólo se genera el calor que se aprovecha, no se pierde una parte como sí ocurre con la vitrocerámica.

El único inconveniente es que tendremos que cambiar toda la batería de cocina si queremos hacernos con una de ella. Lo bueno es que las marcas lanzan promociones y regalan estos recipientes con la compra de una placa de inducción. Sólo tendrás que buscar y comparar.

¿Es rentable?

Esto además hace que las placas de inducción sean más sostenibles por dos razones. La primera es que sólo generan el calor que necesitamos y, la segunda, es que son más rápidas. Todo ello se traduce en un menor consumo de energía por lo que son más respetuosas con el medio ambiente y con nuestro bolsillo.

Por tanto, aunque la inducción sean más cara que la vitrocerámica, a la larga sale más económica.

¿Quieres más razones para decantarte por la inducción? Estas placas son también más seguras. Si alguna vez te has quemado con la vitrocerámica sabrás que la quemadura no es menor. Requiere cuidados y tratamientos por parte de la enfermería de tu centro de salud. Si es un niño el que ha sufrido la quemadura, su curación todavía es más engorrosa porque requiere llevar venda y eso es algo que los más pequeños no llevan nada bien.

Con la inducción, no tendrás que tener miedo a estos accidentes del hogar. Como decíamos antes, la inducción sólo genera calor al contacto con otro recipiente ferromagnético que provoque la interacción entre los campos. Esto quiere decir que si por descuido te has dejado el fuego encendido no sufrirás quemadura si colocas la mano sobre ella. Sólo sentirás calor.

Pero además estas placas son combinables y muy flexibles, algo que valoran mucho los cocineros/as y aquellas personas que disfrutan con la cocina. En una misma placa podemos combinar distintos tamaños y formas de fuego. Puede que necesites una zona de cocción rectangular para cocinar con una bandeja o fuente, o una zona circular más grande de 32 centímetros para la paellera. Esta opción es perfecta si cocinas con teppan yaki o incluso con grill. ¿Te gusta más el wok? También estas placas admiten un quemador de gas para cocinar con un wok y preparar una comida asiática.

Otra de las prestaciones destacadas de estas placas de inducción son el control de temperatura de aceite. Lo habitual, sino eres un profesional, es que no sepas cuál es la temperatura adecuada para cocinar cada alimento. Esta función te ayuda a cocinar y se convierte en la mejor consejera para que tus platos queden perfectos.

Precio que pagarías por una

¿Cuánto cuesta una placa de inducción?

Los precios cambian en función de las marcas y los modelos, pero oscilan entre los 600 euros. Por ejemplo, esta placa de Siemens cuesta 706 euros.

Estas son sus prestaciones:

Placa de inducción de 60 cm de anchoDiseño

Placa de inducción con fryingSensor, el preciso control de temperatura del aceite.

  • Innovadora tecnología de inducción: más rápida, más precisa, más limpia, más segura.
  • Con lightSlider, el uso de la placa es más fácil e intuitivo. Precisión en un solo toque.
  • La función fryingSensor controla la temperatura del aceite, evitando que los alimentos se quemen.
  • La zona gigante de 32 cm es perfecta para paellas y recipientes de gran tamaño.

En cambio, si nos vamos a una marca premium como Neff veremos que su precio asciende considerablemente. Esta placa cuesta 3.995 euros.

Detección automática de la forma, tamaño y posición del recipiente.

  • Posibilidad de seleccionar hasta 4 potencias diferentes simultánemante.
  • Función PowerBoost de calentamiento ultrarrápido.
  • Programación de tiempo en todas las zonas, Avisador acústico de fin de cocción.
  • Función pausa limpieza del Touch Control.
  • Función Transfer: Transferencia de los ajustes al cambiar el recipiente de posición.

Estas son algunas de sus características, pero puedes ver el listado completo aquí. Esperamos que este post te haya ayudado a resolver tu pregunta. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies