¿Cómo sería tu casa domótica?

El futuro es hoy, y una nueva generación de hogares conectados está mucho más cerca de lo que pensamos. Ya no vemos la domótica como algo lejano e inalcanzable, sino que cada vez está más presente en nuestra vida y cada vez son más los hogares que se suman a esta revolucionaria tecnología.

¿Te has planteado alguna vez como sería tu hogar conectado? Para ello lo mejor es que dibujes en tu mente una maqueta de casa domótica. Sí, como si fueses un afanado arquitecto. Solo tienes que imaginar cada habitación de tu casa y pensar cómo sería tu vida y la de tu familia si todo tu hogar estuviese conectado. ¿Te animas a imaginarlo?

Ya sabemos que la domótica nos permite el control, la automatización y la monitorización de diferentes elementos de la vivienda, desde nuestros electrodomésticos hasta las persianas o las luces. Con esta innovadora tecnología podemos controlar y manejar de manera remota cosas que hasta hace poco jamás hubieras imaginado, como poner la lavadora, conectar el horno, ver los alimentos que quedan en la nevera, apagar las luces… y un sinfín de cosas más que hasta hace apenas unos años eran impensables. Y todo ello desde nuestro dispositivo móvil o Tablet. No puede ser más sencillo.

Si has decidido transformar tu hogar en una casa inteligente es la mejor decisión que has podido tomar para, en primer lugar, ganar en calidad de vida, y para tener el control absoluto de tu casa desde cualquier lugar y de la forma más fácil.
Lo único que necesitas es tener conexión a internet y un dispositivo desde el que controlar y manejar todos los aparatos conectados.

Control remoto en dispositivo tablet de casa domótica

Ejemplos funcionales

La domótica nos permite realizar y controlar multitud de funciones para convertir nuestra casa en un lugar más confortable y seguro, y entre todas ellas, os voy a destacar alguna:

  • Regular la temperatura de cada estancia.
  • Controlar la iluminación, pudiendo crear ambientes diferentes en intensidad de luz.
  • Controlar la alarma. 
  •  Regular las persianas de forma que puedas subirlas o bajarlas de forma individual o todas a la vez.
  • Regular los toldos de forma que se recojan o se extiendan en función de la situación climatológica.
  • Gestionar el aire acondicionado de cada habitación de la casa.
  • Controlar tus electrodomésticos, el frigorífico, horno, lavadora… etc.

Y así podríamos continuar hasta hacer la lista muchísimo más larga. Así que, si todavía sigues construyendo esa maqueta de casa domótica en tu cabeza, imagina ahora todas las ventajas y comodidades en tu día a día que estas funciones podrían ofrecerte.

Ventajas en tu vida

Estoy seguro de que conociendo todo lo que la domótica puede hacer por mejorar nuestra calidad de vida, no te va a costar imaginar todas las ventajas y comodidades que tendrías con tu hogar conectado. Y además lo sencillo que resulta hacerlo. Si quieres algo más de información sobre cómo funcionan las aplicaciones y todo lo que puedes controlar con ellas consúltalo aquí.

Imagina que sales por la mañana al trabajo, con prisas, y se te ha olvidado apagar la luz de alguna habitación o dejar conectada la calefacción para encontrar tu casa calentita a tu vuelta. Gracias a la domótica puedes controlar esto desde tu dispositivo móvil y de manera muy sencilla. La gran ventaja no es solo que puedas conectar o desconectar la luz desde otro sitio, sino el dinero que ahorrarás en tu factura por poder apagarla desde la oficina y no tener que esperar a volver a casa.

Quizá una de las cosas que más agradezcamos de tener una casa domótica sea poder controlar nuestros electrodomésticos a distancia.
Poder conectar la lavadora al salir del trabajo para que cuando lleguemos a casa sólo tengamos que tender la colada.
O conectar el horno mientras estamos haciendo la compra un sábado por la mañana, para que al volver tengamos nuestro guiso a punto para sentarnos a la mesa.
Controlar desde cualquier sitio la cantidad de comida que nos queda en el frigorífico y así saber si necesitamos hacer la compra o por el contrario podemos esperar y utilizar ese tiempo para otra cosa, como tomar una cañita con los amigos.

Imagina que sales un domingo a pasar el día fuera y por la mañana has olvidado bajar los toldos. No te preocupes por el sol que pega con fuerza a medio día, ya que con tu casa domótica puedes controlar la función de recoger o extender los toldos cuando ellos detecten que es necesario hacerlo. De esta manera se extenderán cuando haga un sol de justicia y se recogerán cuando ya no sean necesarios.

En definitiva, con la domótica todo son ventajas y comodidades, de eso no hay duda. A quién no le entusiasma la idea de llegar a casa, que se conecte nuestra música favorita y las luces se enciendan, encontrarse la cena lista en el horno y el ciclo del lavavajillas terminado. Pues deja de imaginarlo y empieza a hacerlo realidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies