Los mejores hornos pirolíticos

¿Hace mucho que no renuevas tu horno y ha llegado el momento de hacerlo? Si es así, es probable que andes despistado/a con la multitud de opciones que encontramos actualmente en el mercado. No te preocupes, aquí vamos a sacarte de dudas y aclarar todas las preguntas que puedan surgir.

Uno de los avances más importantes que incorporan estos aparatos es el proceso de pirólisis. Los hornos pirolíticos son los hornos que se limpian solos de forma automática. Si alguna vez has tenido que limpiar un horno después de cocinar, sabrás lo que supone esta función.

Con el uso, el interior acumula partículas de grasa y residuos de comida muy difíciles de limpiar. Dejarlo reluciente requiere tiempo y esfuerzo, más si cabe si el horno está colocado debajo de la encimera ya que nos obliga a agacharnos para limpiar todos los rincones.

La pirólisis está de moda

Pero esto ha pasado la historia con la pirólisis. Mediante este proceso, el horno alcanza una temperatura de 500 º C de tal forma que la materia orgánica se descompone en CO2 y agua y se evapora. Al mismo tiempo la materia inorgánica se convierte en cenizas. Después sólo tendremos que pasar un trapo para recogerlas y tirarlas a la basura.

Aunque el electrodoméstico alcanza una temperatura elevada, este proceso no es peligroso ya que la puerta del horno permanece totalmente bloqueada durante toda la pirólisis.

Tampoco supone un consumo elevado de energía y un coste alto en la factura de la luz. De hecho, algunos fabricantes, como Bosch o Balay, aseguran que cada pirólisis cuesta 0, 50 céntimos. ¿Quién no pagaría esta cantidad a cambio de que el horno quedara reluciente como el primer día sin esfuerzo?

Además, la pirólisis no es un proceso que deba aplicarse cada vez que utilicemos el horno, ni mucho menos. Dependerá del uso pero se recomienda hacer una pirólisis al mes más o menos.

Si quieres ahorrar tiempo y esfuerzo, elige un modelo con pirólisis. La ventaja es que esta función la encontramos en los diferentes modelos y tamaños de horno, es decir no es un programa que sólo incorporen los hornos más grandes, sino que también la encontramos en los compactos. Es decir tener una cocina pequeña con poco espacio, en la que sólo quepan electrodomésticos pequeños, no es excusa para no tener un horno pirolítico.

Habitualmente encontramos tres tamaños en las principales marcas. Bosch, por ejemplo, ofrece hornos compactos de 45 centímetros de alto y una capacidad interior de 45 litros; horno clásico con una capacidad de 71 litros perfecto para un hogar medio; y un horno grande pensado para familias más numerosas o profesionales de la cocina. Este último mide 90 cm de ancho y 60 cm de alto y tiene una capacidad de 112 litros.

Además del tamaño, los hornos también se diferencian por el tipo de cocción. El horno multifunción es el que combina el aire caliente superior con el inferior. Si queremos este horno sin renunciar a la cocción con vapor, tendremos que decantarnos con un horno con vapor añadido. Esta función permite preparar platos crujientes por fuera y jugosos por dentro. Suelen tener distintos niveles de aporte de vapor para las diferente recetas.

Si este horno con vapor añadido se nos queda corto deberemos acudir a un horno vapor 100%. Por otro lado, encontramos también hornos microondas. Tienen las mismas características que los anteriores pero incorporan unas microondas que acortan el proceso de cocción en algunos casos hasta la mitad de tiempo.

La reina de las tecnologías

Lo bueno es que todos estos modelos no están reñidos con la pirólisis, es decir podemos elegir un horno compacto pirolítico o un horno con aporte de vapor pirolítico. Esta función está totalmente integrada en los modelos de horno.

¿Cuánto cuesta un horno pirolítico?

Hace unos años cuando esta tecnología saltó al mercado, los hornos pirolíticos eran más caros que los tradicionales, pero actualmente esta función no encarece el precio. Prácticamente todos los modelos medios de hornos la tienen incorporada. Tenemos un ejemplo en este modelo de Balay. El horno multifunción de 60 centímetros con pirólisis, y con una eficiencia energética A, tiene un coste de 700 euros.

Este modelo viene equipado además con una termosonda para cocinar en su punto los asados y con un control deslizante de la puerta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies