Un hogar tecnológico

Los aparatos inteligentes destacan por la cantidad de cosas que pueden hacer por ti. Incluso los menos iniciados en el mundo tecnológico aprecian sus bondades y ponen sus ojos en más de un dispositivo. Tienen la capacidad de automatizar muchos procesos que contribuyen al día a día de cualquier persona, tomando el control de todos ellos desde la pantalla de un teléfono móvil. Es lo que se llama el mundo smart, del que ya forman parte televisores, electrodomésticos inteligentes o incluso las próximas bombillas que pongas en tu casa.

Tu vida más fácil

Lo bueno de la época actual en la que vives (vivimos) es que puedes elegir cientos de aparatos inteligentes para que simplifiquen tu vida, y que la única complejidad técnica que presentan es tener que instalar una app en tu teléfono móvil. Algunos ejemplos básicos de este tipo de aparatos englobados en el internet de las cosas pueden ser:

  • Sistemas de iluminación como, por ejemplo, Philips Hue: se trata de un sistema de luces sin cables con el que controlas la luz al milímetro para adaptarla al ambiente adecuado de cada momento. Este tipo de sistemas (el ejemplo no es el único existente), te dan la opción de programar horas de salida, de llegada o de levantarse. Juegan con los colores y, en concreto con el sistema de Philips se puede coordinar con la música, juegos o las películas que estás viendo.
  • Robot aspirador: es una de las joyas de la corona de la nueva limpieza del hogar. Barrer y pasar el aspirador manualmente puede ser un dolor (sobre todo la primera opción) y ahora existen numerosas opciones en el mercado de los robots para que se encarguen ellos de quitar las pelusas del suelo. La horquilla de precios y variedades es amplia, muy amplia, así que lo primero que debes decidir es cuánto quieres/puedes gastar para, partiendo de ese dato, ver qué gama o prestaciones son las mejores que te puedes permitir. Por supuesto, estos robots no son los únicos dentro del segmento de los electrodomésticos inteligentes.
  • Ollas inteligentes: la cocina también se puede simplificar de la mano de un smartphone. Las ollas inteligentes Crock-Pot, por ejemplo, se conectan a su app correspondiente para que vayas manejando las recetas a tu antojo desde el teléfono móvil.

Inteligencia por voz

No obstante, hay dos reyes/reinas (depende de la voz que le pongamos) que se abren paso sin control como cerebros de las nuevas casas inteligentes. Son los altavoces inteligentes de Amazon y Google, con Apple jugando en esta misma liga pero gracias a Siri, que evidentemente no es un altavoz. Si existe una batalla cruenta por dominar este mercado es sin duda la que protagonizan el Google Mini y el Echo Dot de Amazon. ¿Las razones? Supongo que principalmente por su diseño compacto y precio razonable.

A ambos altavoces se les pueden conectar (siempre mediante el wifi de casa) cientos y cientos de aparatos inteligentes que, no obstante, debes asegurarte siempre de que son compatibles con el modelo que tengas. Si te fijas, comenzarás a ver asiduamente la coletilla “Compatible para trabajar con…” para poder identificar sin problemas los gadgets que sí pueden formar parte de tu ecosistema. Estos altavoces tienen la capacidad de, entre otras cosas, conectarse a los servicios más populares de música en streaming, termostatos, bombillas o incluso el Roomba. Por supuesto, también responden a preguntas directas.

Cocina moderna

Los electrodomésticos inteligentes, por supuesto, forman parte del listado de estos productos smart. En su caso, además aportan mucho en temas de diseño, ya que suele tratase de modelos con las últimas innovaciones técnicas (conexión por wifi, paneles táctiles) y estéticas (diferentes colores y materiales, tiradores integrados…) Encarnan en cierta manera la mejor demostración de los beneficios de un aparato inteligente:

  • Confort: se puede manejar todo desde el smartphone sin importar dónde está el usuario. ¿Quieres poner la lavadora desde el trabajo? Ningún problema.
  • Usabilidad: utilizar este tipo de electrodomésticos no es complejo. Los paneles digitales con los que se seleccionan programas y funciones parecen la pantalla de un teléfono móvil. Todos los símbolos que hace un tiempo te podían complicar una colada, por ejemplo, ahora desparecen, porque lo que ahora lees en la pantalla es el nombre del programa exacto. Así que no tiene perdida.
  • Ahorro y eficiencia: los electrodomésticos inteligentes también lo son porque cuentan con sensores capaces de identificar el grado de suciedad de un plato o de una prenda de ropa. De esta forma, utilizan en cada lavado el agua y las cantidades de productos (detergente, suavizante…) exactas para no gastar ni un céntimo de más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies