Aprende los secretos de tu placa

Si eres un apasionado de la cocina sabrás que siempre está en constante evolución. Con frecuencia surgen nuevas técnicas, ideas, tendencias, combinaciones… Todo ello en pro de la innovación. Y lo mismo ocurre con los electrodomésticos que utilizamos para cocinar. ¿Conoces por ejemplo las tendencias en placas de inducción?
Las placas de inducción han ido desbancando poco a poco a las placas vitrocerámicas. Al principio no todo el mundo se decidía a realizar la inversión que suponía comprar una placa de inducción, ya que la diferencia de precio respecto una vitrocerámica convencional era considerable.
Sin embargo, ha quedado más que demostrado que la inversión merece la pena, no sólo por las ventajas de la inducción en cuanto a rapidez y seguridad, sino también al gran ahorro que supone en nuestra factura.

La inducción también ha ido evolucionando desde los primeros modelos que salieron al mercado, pero sin duda, algo que siempre ha caracterizado a este tipo de cocinas es la rapidez, ya que puedes preparar las mismas recetas, pero en la mitad de tiempo. También la eficiencia, y es que como decía, consumen mucha menos energía que las placas convencionales ya que solo se calienta la zona que ocupa la base del recipiente. Son también más fáciles de limpiar, ya que los alimentos no quedan adheridos cuando se desprenden de la olla o cazuela. Y por supuesto, son muy seguras porque en lugar de calentarse la placa lo que se calienta es el recipiente y por lo tanto el cristal no alcanza temperaturas tan altas como en las placas vitrocerámicas.

Opciones avanzadas

Pero más allá de todas estas ventajas que probablemente ya conocías, debes saber también que las placas de inducción cuentan con las tecnologías más avanzadas para que tus recetas no sólo estén listas en menos tiempo, sino que además estén exquisitas y con la precisión que cada una de ellas requiere.

Todos sabemos que en la potencia de la cocción, reside de hecho el éxito de una receta, por eso los controles TFT y DirectSelect Premiun de las placas de inducción te ofrecen un quinto nivel de temperatura, todavía más bajo que el nivel bajo y que es perfecto para cocinar o calentar salsas sin que se peguen o derretir chocolate.

La función PowerMove por ejemplo te permite deslizar el recipiente sobre la zona Flex inducción durante la cocción sin tener que seleccionar ninguna zona ni potencia nuevamente.

Para elaborar recetas en las que necesites calentar leche, como por ejemplo un delicioso arroz con leche tradicional, puedes utilizar el sensor de cocción de tu placa, gracias al cual puedes seleccionar los 90ºC de temperatura para calentar la leche y mantenerlos, sin tener que preocuparte de que se queme o se acabe desparramando por la placa.

¿Qué te apetece preparar para comer hoy unos exquisitos spaghetti a la boloñesa? Pues nada más sencillo. Solo tienes que poner en una olla grande unos 3 o 4 litro de agua por cada kilo de pasta. Seleccionar el nivel 9 de tu placa y cuando el agua comience a hervir bajar al nivel 5.

La función PowerMove por ejemplo, te permite deslizar el recipiente sobre la zona Flex inducción durante la cocción sin tener que seleccionar ninguna zona ni potencia nuevamente, por lo que podrías mover el recipiente cuando hierva y tu placa automáticamente seleccionará la potencia 5. Además, las placas de inducción con función Sprint te permiten calentar todavía más rápido el agua y, por lo tanto, preparar tu receta en menos tiempo. Una función muy práctica también para preparar un rico solomillo al punto, ya que te permite calentar el aceite lo antes posible sin dañar el alimento. O también puedes utilizar el control de temperatura del aceite para saber cual es el momento adecuado para freír el filete.

A cada alimento su potencia

Muchas veces cuando cocinamos, caemos en el error de poner una zona de cocción al máximo. Bien porque tenemos prisa y queremos prepararla en el menor tiempo posible o porque creemos sencillamente que es la mejor forma de hacerlo. Sin embargo, como ya os he comentado, cada alimento necesita una potencia diferente y elegir la correcta es clave para conseguir los mejores resultados.

Si estáis empezando a familiarizaros con vuestra placa de inducción, os diré a modo resumen para ayudaros un poco, que para cocer arroz y que éste quede en su punto, debes utilizar una potencia baja. La potencia media, por ejemplo, es perfecta para hervir patatas o cocinar guisos y estofados, mientras que las potencias más altas te recomiendo que las utilices sólo parar freír carnes, pescados y alimentos congelados.

No obstante, si todavía tienes dudas puedes utilizar el asistente de recetas de tu placa mediante el cual, ella sola ajusta automáticamente el nivel de potencia y el tiempo de cocción ideal para cada plato.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies