Qué puede ser hoy en día domótico

Algo que viene pisando fuerte y parece ser que cada vez se está implantando con más fuerza, es la domótica en viviendas.  Este innovador sistema ha sido concebido para integrar objetos cotidianos y tecnología, como una ayuda para nuestras tareas domésticas y mejorar así nuestro día a día.

El funcionamiento de un sistema domótico consiste en recoger información de unos sensores para después procesarla y emitir órdenes dentro de un hogar. O dicho de una forma un poco más sencilla y utilizando un ejemplo práctico, sería: la instalación de un clima inteligente que detecta la temperatura que hay en el interior de una vivienda, y si dicha temperatura se encuentra por debajo de lo que nosotros previamente le hemos indicado, conecta inmediatamente la calefacción hasta volver a conseguir la temperatura deseada. Y todo ello sin que nosotros hayamos intervenido en ningún momento, salvo cuando programamos inicialmente la temperatura que queremos que se mantenga constante en nuestra casa.

Sistema domótico conectado a vivienda

Y como esto, la domótica en viviendas puede utilizarse para muchas otras cosas con el fin de que nuestro día a día se mucho más sencillo y cómodo, y hacer de nuestras casas hogares inteligentes.

Ventajas en tu día a día

Como digo, la domótica tiene como función facilitarnos la vida y poner a nuestro alcance comodidades que antes ni pensábamos, por lo tanto, hablar de domótica es hablar de ventajas.

Para que os hagáis una idea, existen sistemas inteligentes para nuestro hogar que están pensados y orientados a conseguir un ahorro energético, algo realmente importante, no sólo para cuidar el medio ambiente, sino también para cuidar nuestro bolsillo. Por ejemplo, ya es posible monitorizar el consumo del agua o de la electricidad para optimizar el gasto en función de nuestras rutinas diarias.
Y otra forma en la que la domótica nos ayuda a disminuir el consumo energético es instalando sensores para apagar las luces cuando no hay nadie en la habitación. No me digáis que vosotros no estáis cansados de decirle a vuestros hijos que apaguen la luz cuando salgan del cuarto, porque yo sí, y la cantidad de minutos que permanece encendida la luz de una habitación sin que haya nadie, al final es un incremento de la factura que se podría haber evitado.

Además, con estos sensores también se puede regular la intensidad de la luz según la hora del día, o la cantidad de luz que entre del exterior, siempre pensando en optimizar el consumo realmente necesario.

Otra ventaja importante es la seguridad que aporta la domótica a las viviendas, con sistemas de alarma conectados en tiempo real, a través de los cuales puedes ver en directo lo que está ocurriendo en tu casa. Incluso van más allá, con simuladores de presencia de personas en una casa vacía, para ahuyentar a posibles ladrones,

Comodidades que no esperabas

En general podríamos resumir que las dos funciones más importantes de los hogares conectados o viviendas inteligentes son la seguridad y comodidad de las personas que las habitan, pero yendo un poco más allá en este último concepto, ¿te has parado a pensar en la cantidad de comodidades que pueden aportarte a tu día a día?

Cuando hemos visitado la casa de algún amigo o conocido que tenía instalado un sistema domótico, quizá la mayoría con algo de resignación hemos llegado a pensar… ¿y para qué querrá tanta tontería? Lo reconozco, yo lo he pensado, pero quizá movido por esa “envidia” que nos hace ver las cosas buenas que otras personas tienen y nosotros nos, como algo negativo.

Sin embargo, reconozco que tener una vivienda domótica es algo a lo que poco a poco todos deberíamos optar y estoy seguro de que, en un futuro, todos los hogares serán inteligentes, porque el ahorro y las comodidades que nos aporta la domótica son innumerables.

Aun así, para los que todavía no os hacéis una idea, os citaré algunos ejemplos:

Salir de una habitación y que la luz se apague sola. Tener en cada habitación sensores individuales, para que cada uno tenga la temperatura que quiera, y no haya discusiones porque uno tiene frío y otro demasiado calor.
Que las persianas de tu casa se suban o bajen solas en función de la luz solar que hay en cada momento para aprovechar al máximo la luz natural, o incluso que las puertas de las estancias se abran con tan solo acercarte…

Estos son solo unas pocas de todas las comodidades de una casa domótica. En este enlace puedes leer algunas más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies