Qué nos aporta un hogar digital

Hablar de un hogar digital es hablar de un concepto de vivienda al que no muchos están acostumbrados. Evidentemente, en un hogar digital entra en juego la domótica. Se podría decir que son conceptos que van de la mano. ¿Sabes todo lo que puede aportarte una vivienda de este tipo de a tu vida? Puede que todavía no lo sepas, pero si hacemos caso a las previsiones no tardarás en descubrirlo.

Ventajas de vivir en un hogar digital

Equipos y sistemas se integran en una sola cosa dentro de un hogar digital. Lo hacen con objetivos variados, aunque todos beneficiosos para la persona que lo disfruta: facilitar la gestión de la casa en cuestión y el mantenimiento de la misma. Pero un hogar digital también es un concepto más amplio: es hablar de confort, de ahorro energético o incluso de entretenimiento. También es tener más tiempo disponible para lo que de verdad te apetece hacer.

Aunque puede parecer que el hogar digital es lo mismo que una casa domótica, no es correcta esta conclusión. Fue en 2003 cuando Telefónica uso por primera vez este término. Lo hizo dentro de su ‘Libro Blanco del Hogar Digital y las Infraestructuras de Telecomunicaciones’. Siendo puristas, se entiende que un hogar digital supera las barreras de la domótica tal como la conocemos. Es decir, no es solo la instalación de los complementos que te permiten controlar la iluminación o la alarma de tu casa, sino que es necesario que se esos elementos se fusiones con otros como las comunicaciones, el entretenimiento o la informática.

Para Telefónica, que en teoría es el padre de la criatura (del término en concreto), es necesario que un hogar digital confluyan cuatro ambitos concretos:

  1. Las comunicaciones: entendidas como acceso permanente a internet o la posibilidad de usar y disfrutar de servicios como video telefonía o acceso al comercio electrónico.
  2. Entretenimiento: cuando en 2003 Telefónica hablaba de entretenimiento, imaginamos que no se hacían a una idea de cómo ha crecido el asunto desde entonces. Ellos se referían a la difusión de audio y video bajo demanda.
  3. Home Networking: aquí sí que podría entrar todo lo referente a la domótica como tal. Hablad de redes de acceso, de pasarelas residenciales, etc.
  4. Gestión Digital del Hogar: más ración de domótica. Entre de lleno el control domótico, o la televigilancia, por ejemplo.

Ventajas en el día a día

Una buena infraestructura de Home networking es casi la base de todo. “Es la base para el desarrollo del resto de las áreas de un Hogar Digital”, aseguraba en su momento Telefónica. En una casa de estas características se entiende que deberías desarrollar sin problemas actividades tales como:

  • Internet en todas las estancias de la casa.
  • Teletrabajo: un concepto que se ha ido desarrollando con el paso de los años. En un Hogar Digital el individuo tiene que tener todos los medios para trabajar desde ahí si lo desea.
  • Video On Demand: un concepto más de moda que nunca. El consumo de contenidos por streaming no es una novedad para nadie. Para considerarse un hogar digital los expertos consideran que “el usuario puede ver una película en su casa  a través de ADSL como si la tuviera en un reproductor personal de DVD”.

Mayor comodidad para la familia

Si solo la domótica existe para hacer más confortable una casa, un hogar digital explota todavía más este concepto. Desde el portero de casa hasta los electrodomésticos, todo debería poder controlarse de los dispositivos móviles. Los videoporteros ya se pueden manejar sin necesidad de estar presente fisicamente en casa; puedes ver a través del móvil quién hay en la puerta y abrirle o mandarlo por donde ha venido solo una tecla del móvil.

Algo parecido ocurre con los electrodomésticos. Si tienes una casa conectada llevarás en la tablet o en el teléfono móvil la aplicación correspondiente para manejarlos. Puedes poner la colada para llegar a casa y solo tener que tender. O decirle a la cafetera qué café quieres que vayas preparando cuando estás a escasos minutos de tu casa. Estas cosas se pueden considerar domótica, pero en el entorno de un Hogar Digital se supone que deberías poder disfrutar de ese café que has mandado preparar mientras ves una película en Netflix -gracias a tu conexión inalámbrica- y le dices al horno que vaya preparando la cena.

Todo esto se puede hacer a distancia. Y, por supuesto, un hogar digital también debe tener los componentes necesarios para hacer de una casa un entorno más seguro. Estando en casa o fuera de ella puedes controlar la alarma, y acceder en cualquier momento a los sensores de catástrofes para corroborar que cerraste el paso del gas o todos los grifos cuando saliste de casa. O que olvidaste desconectar el frigorífico antes de salir de vacaciones y lo quieres hacer cuando has llegado a tu punto destino.

Todo esto es lo que deberías poder hacer en un Hogar Digital. ¿Todavía no crees en las ventajas de poder disfrutar de uno?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies