Viviendas inteligentes

La domótica para mejorar nuestra seguridad

¿Realmente cambiaría mucho nuestra vida si viviéramos en una casa inteligente? Partimos de la base de que no es lo más importante ni algo prioritario. Pero si nos paramos a pensar tampoco lo era el móvil hace unas décadas y hoy en día se ha convertido en una extensión de nosotros mismos. ¡Cuánto sentimos olvidarnos el móvil! Aunque la verdad es que enseguida nos damos cuenta del olvido, casi al momento, porque lo usamos constantemente.

Lo mismo puede ocurrir con la casa digital. Servicios que ahora nos parecen extra pueden convertirse en imprescindible. Esto mismo ha pasado también con los electrodomésticos. Hace unas décadas muy poca gente tenía un lavavajillas en casa y ahora, en cambio, se ha convertido en un electrodoméstico básico en cualquier cocina. Hay quienes siguen lavando los platos a mano, pero incluso en las casas donde sólo vive una pareja hay también un lavaplatos automático.

Esta tendencia hace que me atreva a afirmar que la casa inteligente será dentro de unos años una casa sin más. Sin apellidos, porque será lo habitual. ¿En qué se diferencia una casa digital?

  • Eficiencia energética: la domótica hace que una casa administre la climatización -la calefacción y el aire acondicionado- de forma automática e inteligente, aprovechando al máximo todos los recursos y manteniendo siempre la temperatura correcta.
  • Control de persianas y ventanas: la domótica nos ayuda también a aprovechar los recursos naturales. La luz del sol calienta nuestro hogar y, por eso, se recomienda subir las persianas hasta arriba durante el día y bajarlas en cuanto empiece a anochecer. Y a la inversa en verano, cerrarlas durante las horas de más calor y ventilar por la noche, cuando bajan las temperaturas. Todos nos sabemos la teoría, porque la hemos escuchado muchas veces, pero pocas la aplicamos. Una casa inteligente haría todas estas cosas de forma automática. Y, además, podríamos dar estas órdenes a distancia a través de una app de móvil o Tablet.

¿y te imaginas usar la persiana de despertador? Programarla para que se levante a la hora de levantarse y la luz del sol te despierte en la cama es posible con estos sistemas domóticos. Desde luego, es mucho más agradable que el sonido de la alarma. ¿No te parece?

  • Seguridad: a priori una casa inteligente es también una casa más segura. Ante cualquier imprevisto, nuestro móvil nos enviará alertas, para que podamos actuar cuanto antes. Hay empresas de domótica que, incluso, ofrecen un botón del pánico que conecta automáticamente con el número de la policía. Si por desgracia vivimos un atraco mientras estamos en casa, sólo tendremos que presionar el botón para contactar con ellos.

Sistemas contra incendios

  • Sistemas antiincendios: en una casa inteligente, todos los dispositivos conectados trabajarán de forma conjunta ante un incendio. Enviará también señales de alarma tanto a los servicios de bomberos como a tu móvil, para que la actuación sea lo más rápida posible.

Una casa inteligente es más que una casa domótica. Tiene más que ver con el Internet de las Cosas, cualquier objeto puede estar conectado. Partiendo de esta premisa las opciones son muchísimas. Por ejemplo, los electrodomésticos inteligentes son un ejemplo clarísimo de la revolución del IoT.

Electrodomésticos inteligentes

  • Lavadoras inteligentes: podemos encenderlas a través de nuestro móvil, para que termine justo cuando lleguemos a casa. Además, estas lavadoras se dosifican el detergente, por lo que no tendremos que llenar el depósito cada vez que pongamos la lavadora.
  • Lavavajillas: aquí la prestación es muy parecida a la de las lavadoras. La máquina dosifica las pastillas automáticamente y podemos encenderla a distancia.
  • Frigorífico: el IoT se luce sobre todo en este electrodoméstico. Son neveras con cámaras integradas que hacen fotos cada vez que se abre y cierra la puerta. Esto hace que podamos consultar el interior del frigorífico desde nuestro móvil siempre que sea necesario.
  • Horno: aunque parezca mentira, también hay hornos conectados a Internet. El horno es un electrodoméstico que debemos precalentar antes de usar y necesita su tiempo. Si tienes prisa, siempre podrás precalentar el horno a distancia, para que cuando llegues a casa esté justo a punto para meter ¿una pizza?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies