Video portería integrada en local o remoto

¿Ya conoces la ventaja de domotizar el sistema de entrada a una oficina? Se acabo vigilar manualmente el acceso de los empleados.

Portero automático domótico

En un solo día es posible domotizar toda una casa o una empresa. Si queremos, claro. Que también lo podemos hacer poco a poco. Es lo que tiene la domótica, que siempre será escalable. Si tenemos esta posibilidad al alcance de nuestras manos, ¿por qué renunciar a vivir mejor? Se pueden hacer grandes cosas. E instalar grandes soluciones para viviendas o empresas. Por ejemplo, con la domótica se puede hacer realidad librarse de la tediosa tarea de controlar los horarios de todos los empleados de una empresa.

La empresas instaladoras cada vez resuelven más dudas acerca de los sistemas de videoportería integrados en el sistema domótico de las compañías, ya sean pymes o grandes multinacionales. Es una mejora evidente de los sistemas de acceso que permiten tener el control absoluto de la puerta de entrada bien desde la centralita domótica o bien desde un dispositivo móvil.

Existen muchas posibilidades en el mercado, pero casi todas funcionan con una mecánica similar: un videoportero en la puerta de acceso y su correspondiente sistema de manejo remoto, que bien puede conectarse entre sí por wifi, ADSL, por cable o de forma local o a través de conexiones remotas. Un sistema fácil, cómodo y seguro.

Control de accesos

De hecho, la legislación vigente apoya a las empresas en su tarea de controlar el cumplimiento de los horarios de sus empleados. Varias resoluciones de la Audiencia Nacional así lo atestiguan. No solo se tiene que ‘vigilar’ la puntualidad de los mismos, también llevar un control estricto de las horas extra. La domótica, en forma de videoporterías, pone la solución en bandeja. Aunque se trata de un sistema que siempre puede convivir con los tradicionales controles de acceso por tarjeta o huella dactilar.

La huella dactilar siempre será insustituible. No así las llaves o las tarjetas de acceso, que también permiten controlar quién entra o sale, pero pueden llegar incluso a ser un problema de seguridad. ¿Qué ocurre cuando un empleado pierde su tarjeta o las llaves de la oficina? Esta última pregunta es la que da pie a muchas compañías a plantearse la instalación de sistemas de videoportería en las puertas de las oficinas.

Las ventajas de esta clase de control de accesos son variadas:

  • Permite adaptarse a la legislación actual.
  • Fomenta la puntualidad entre los empleados y evita el absentismo.
  • Permite verificar en cualquier momento quién está dentro de la oficina y quién sale.
  • Eliges desde la pantalla de tu teléfono móvil a quien le permites acceder a cada rincón de la empresa.
  • Control estricto del cumplimiento horario de cada empleado.

Se trata, por lo tanto, de un aliado de seguridad perfecto no solo para las compañías, sino para espacios de viviendas de gran extensión o para los amantes de la seguridad remota

Solución de problemas de seguridad

Dentro de todas las soluciones que se encuentran en el mercado, la clave es dar con aquella que más se adapta a nuestro funcionamiento e intereses. Te presentamos, a modo de ejemplificación, uno de los muchos sistemas que te pueden ofrecer, y que nos llama la atención por lo práctico del sistema. Se trata del vídeo portero ‘Loxone Intercom’.  Como ya sabrás, Loxone es uno de los estándares abiertos de domótica, por lo que de entrada ya tiene un punto a favor.

Lo bueno del ‘Loxone Intercom’ es que ofrece sin tapujos lo que vende. Todo parte de la cámara que se instala en la puerta de acceso, y que en este caso se controla desde dispositivos móviles. Puedes abrir la puerta desde el móvil o, una vez que has verificado que la visita no te interesa, evitas hacerlo. Ojo, la cámara del videoportero siempre será una herramienta de seguridad añadida para controlar lo que ocurre fuera de la oficina o de tu casa. Más cosas interesantes: la magia de controlarlo por el teléfono móvil también te permite hablar con las visitas incluso si no estás en casa. O echarle la bronca al empleado de turno por llegar tarde antes de autorizarle el acceso a las instalaciones.

Asuntos técnicos del ‘Loxone Intercom’:

  • El videoportero se conecta a la corriente y por cable LAN.
  • Introducir la dirección IP, el módulo audio-SIP y el módulo del vídeo.
  • “El Miniserver reconoce automáticamente el comando”, aseguran desde Loxone.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies