Una casa inteligente

La ficción se hace realidad

¿Qué es una casa inteligente? Podríamos decir que una casa inteligente es una casa conectada, una casa que podemos controlar desde fuera, sin necesidad de estar dentro. Y esto que, a priori, parece increíble es posible gracias a las nuevas tecnologías.

Una casa inteligente va más allá de una casa domótica. En una casa inteligente, el ‘smart phone’ se convierte en el mando a distancia. A través de este dispositivo, podemos controlarla. Bajar y subir persianas; encender o apagar la calefacción; programar la lavadora o  ver lo que hay en el interior del frigorífico…

domotica y seguridad

Y no sólo eso, la misma casa ejecuta las acciones oportunas sin necesidad de que nosotros le demos la orden. Por ejemplo, sube las persianas a la hora de levantarnos por la mañana, lo cual es mucho más agradable que la alarma del móvil. Baja las cortinas en las horas de sol durante los días de verano y abre las ventanas cuando llega la noche para ventilar. ¿Y cómo lo hace? A través de dispositivos y sensores conectados a Internet.

La casa inteligente empieza por pequeños detalles. Por ejemplo, por la placa de inducción. Digo “pequeño”, porque su uso está cada vez más extendido. Las ventajas son muchas y el precio no se diferencia tanto de las placas de vitrocéramica.

Estas placas sólo generan calor cuando posamos un recipiente de base ferromagnética sobre ella. Y no sólo eso,  hay placas de flexiinducción como las del grupo BSH que ajustan el calor a la forma y al tamaño de la sartén o la cacerola. Esto también contribuye a hacer más inteligente la casa.

¿Nos controlará nuestra hogar o nosotros lo controlaremos?

Sin salir de la cocina, encontramos también más ejemplos “inteligentes”.

Por ejemplo, el frigorífico, el electrodoméstico que más usamos. Hay modelos que integran cámaras, de tal forma que podemos ver su interior en la pantalla de nuestro móvil. De esta forma, la pregunta que nos solemos hacer cuando estamos en el supermercado sobre si quedan yogures o huevos en la nevera quedará resuelta con un simple vistazo a nuestro ‘smart phone’.

Y sin movernos en la cocina, hacemos un delicioso plato siguiendo la receta que nos indica el horno. No sólo nos indica los ingredientes que necesitamos, sino también la temperatura y el tiempo de cocción. Después de cocinar, pasamos al comedor para disfrutar de la comida.  Imagina que, al tiempo que pasas cargado con todos los platos, vasos, cubiertos…, la luz del comedor se enciende a tu paso al detectar tu presencia…

Hay sistemas de iluminación inteligente que, a través de sensores, se encienden y apagan en el momento justo. Son muy cómodos, ya que no debemos ocuparnos de darle al interruptor,  pero al mismo tiempo son eficientes. Y eso es quizá mucho más interesante, sobre todo si hablamos de edificios grandes con una factura de la luz elevada.

marcas-de-domotica

Con este sistema inteligente, las luces permanecen encendidas sólo cuando son necesarias, de tal forma que se apagan cuando las habitaciones no están ocupadas.

El potencial de las casas inteligentes es enorme. Cualquier objeto puede estar conectado a Internet y darnos mucha información. Nuestro hogar es nuestro lugar más sagrado y no es de extrañar que queramos tener todo controlado.

Esta tecnología tiene también otra aplicación: la seguridad. Ahora encontramos en el mercado cámaras de videovigilancias y sistemas de alarmas mucho más avanzados que hace unos años. La diferencia está sin dudad en que estos sistemas están conectados a Internet, a diferencia de lo que ocurría en los primeros años de la domótica.

marcas-de-domotica-casas

La marca Loxone tiene un sistema de automatización inteligente  llamado ‘Loxone Smart Home’, basada en miniserver. A través de él, se puede controlar el sombreado del hogar, la calefacción y hasta la música. Según explican en su propia web, el núcleo central es el miniserver. “No funciona mediante soluciones aisladas, sino que integra todos los dispositivos, controla desde la iluminación, el clima, el audio o los sistemas de energía fotovoltaica”.

¿Qué se puede controlar?

  • Sombreado: Controlar las persianas de las habitaciones de forma independiente.
  • Iluminación: regulación de la intensidad de la luz, creación de distintos ambientes…
  • Clima: siempre la temperatura perfecta dentro del hogar.
  • Audio: escuchar música y distinta en cada habitación, en función de los gustos.
  • Ahorro energético: apaga los dispositivos de forma automática cuando no son usados, controla la climatización y ventilación…
  • Alarma: sistema de alarmas con sensores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies