Una campana diferente

En otros post de este Blog ya le hemos dado un repaso a la temática de las campanas extractoras de humos y pinchando aquí tenéis uno de los muchos ejemplos que podéis encontrar. Pero lo que quería traer hoy a colación no es tanto la gran cantidad de posibilidades que este tipo de electrodomésticos entrañan, porque más o menos las hemos ido viendo en esos otros posts a través de las distintas tipologías, ni los requerimientos técnicos para su instalación, porque a ese aspecto también le hemos dado una vuelta alguna que otra vez. Hoy quiero que hablemos de locura.

 

Diseños que impresionan

Cuando la gente empezó a escribir sus blogs, hará unos veinte años más o menos, obviamente el tema de las cocinas y el diseño en las mismas se empezó a tratar desde los primeros compases (qué se le va a hacer, ¡es un tema muy jugoso!) pero estoy segura de que a los que escribían sobre esta temática no se les hubiera pasado por la cabeza que con el paso del tiempo iba a haber un aparato en particular que se iba a convertir en una herramienta decorativa de primer nivel.

La sinuosa Elica Wave Series EWV320SS (foto de la web Billa appliances)

De hecho, algunas de las “virtudes” que en su día vendían los fabricantes de campanas extractoras era que sus modelos se podían ocultar y lo fácil que ello resultaba al usuario. Ahora sigue habiendo interesantes propuestas de campanas que se pueden ocultar bajo un mueble o en la propia isla, pero suele ser más por un motivo de espacio que por no querer ver al aparato en sí.

Y antes he hablado de locura porque la cosa ha cambiado tanto en tan poco tiempo que ahora no sólo se dejan ver, sino que se diseñan para ser vistas y, lo que es más, algunas están diseñadas para ser admiradas. Para ello hay modelos superlocos.

Por ejemplo, la Elica Wave Series EWV320SS, que está hecha en acero, está pensada para estar sobre una isla y parece una lámpara con forma de cono truncado. Además, está “surcada” por dos elegantes líneas a modo de suaves olas. Y estas líneas cumplen una doble función, ya que

aparte de la mera decoración llevan insertas sendas luces halógenas.

Otro espectacular modelo sería la Rondine. Esta palabra, en italiano, significa golondrina. Y aunque la forma no es la de una golondrina, sí es de ligereza la sensación que evoca. Y a diferencia de la anterior da la sensación de un poco de fragilidad, ya que está hecha en cristal. La ligereza de la que hablamos es tal que incluso prescinde de motor. Bueno, lo cierto es que obviamente eso no puede ser así, pero sí lo hace a nuestra vista, ya que su mecanismo está pensado para que el motor esté en el exterior, por lo que la campana que queda en la cocina es totalmente volátil… como una golondrina. Y además es ecológica, ya que el material del que está hecha es totalmente reciclado.

¿Vendrá del futuro? Elica Legend (web fabricante)

La Elica Legend parece un aparato de un tiempo futuro. De hecho estoy segura de que si a muchas personas les preguntáramos de qué se trata enseñándoles una simple foto, no sabrían qué responder. El estilo de esta campana es muy “2001, una odisea en el espacio”, ya que consta de un enorme aro que pende del techo, ensanchándose conforme se acerca a la placa, y unido a la parte superior por medio de un círculo del mismo material. Los contornos son compactos, pero en el interior hay un hueco que le da una enorme ligereza al conjunto. Más futurismo: funciona con mando a distancia y su sonido es… prácticamente el mismo que el silencio.

La elegante Elica OM Special Edition

Sin movernos del espacio sideral, el modelo Elica OM Special Edition estaría más bien en la cocina de Darth Vader. Y es que su estilo es un tanto siniestro, pero sin dejar de ser muy, muy elegante. Consiste en un enorme rectángulo negro (aunque los vidrios pueden combinarse también con el blanco, dándole un aire futurista pero también muy art decó) y brillante en cuyo centro hay dos círculos concéntricos que casi lo ocupan todo. Remata el conjunto una especie de pequeño zócalo rectangular también con cuatro discretos puntos de luz.

Estos son tan sólo cuatro modelos, pero la casuística es interminable. Y vale la pena echar un vistazo si tenemos idea de cambiar nuestra cocina. En muchos de los casos no nos combinará, porque no son para todos los gustos, o resultarán muy caros, porque no son para todos los bolsillos. Pero me parece interesante darle un toque de locura a un sitio tan importante como es la cocina. ¡Sobre todo que no falte la diversión!

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies