¿Qué es una campana de cristal?

He puesto este título para dar un poco de misterio a la cosa, pero realmente una campana de cristal es exactamente… eso: me refiero a una campana extractora de cristal. Ya sabemos que hay muchos tipos, formas y colores. Pero hoy nos centramos en este material. No es que sea nueva, pero tampoco es la más extendida del mercado. Lo que está claro es que se puede combinar de varias formas diferentes, porque la misma naturaleza transparente del material le da una ligereza, una funcionalidad y unas posibilidades que hacen que se pueda presentar en diferentes ubicaciones sin mayores problemas: sobre una isla, encastrada entre armarios, escondida en la encimera, inclinada sobre la zona de cocción, etc.

Sí que, el instalarlas como electrodoméstico integrado en el mueble alto de cocina sería un poco sin sentido. Para todo lo demás… ¡luz verde!

Uno de los perfilles más típicos del cristal empleado en las campanas extractoras

Decoración por poco dinero

El único “pero” que sí que tendríamos que poner a este material, para este electrodoméstico, es que si no se toman ciertas precauciones se nos puede llegar a poner un poco sucio. Tenemos que pensar que los humos que las campanas extractoras absorben no dejan de ser, al fin y al cabo, otra cosa que grasa volatilizada. Ello lógicamente ensucia mucho y más aún si se trata de una materia tan “sincera” como el cristal. Por ello el limpiar con cierta periodicidad es muy importante si no queremos que los restos se nos empiecen a acumular (ya no se trata de una cuestión de estética, sino de simple higiene). Basta para ello con utilizar un paño, no muy áspero a poder ser, humedecido con producto limpiacristales. Y aunque parezca de sentido común, prefiero decirlo antes de callar y que a alguien se le pase por la cabeza una mala idea: ¡nunca jamás se usan raspadores!

Como comentábamos antes, este es un aparato que con este concreto material, dada su transparencia, puede ofrecer un aspecto muy liviano.

El cristal admite combinaciones con colores llamativos

Pero además cuando está bien limpio adquiere un brillo resplandeciente, con lo que aporta una cierta luminosidad. Aunque al hilo de esto último, otro pequeño consejo más allá de las cuestiones técnicas de absorción, que en realidad son las más importantes y para lo que siempre viene bien asesoría de un técnico especializado, es que para aquellos que estéis interesados en haceros con una de estas campanas, la adquiráis con iluminación. Muchas tienen, pero no todas, y sin embargo es fundamental disponer de una luz directa sobre la zona de cocción. Más aún teniendo en cuenta que la labor que allí se hace implica siempre cierto riesgo. Es importante que veamos bien lo que hacemos.

Las posibilidades son enormes, como hemos comentado, pero además no es uno de los tipos de campana más caros. Aquí os propongo un pequeño listado con algunas campanas que están bien de precio, o que por lo menos no serán la ruina para nadie. Y desde luego, de calidad contrastada. Espero que os sirva.

Cata C Glass 900. Además de en cristal, tiene acabados en acero inoxidable. No es especialmente eficiente desde el punto de vista energético, pero genera poco ruido.

Fagor 9CFV62XA. Tiene tres niveles de extracción y también está diseñada en acero inoxidable y cristal. Es algo más eficiente desde el punto de vista energético que la anterior y cuenta con función Timer, lo que significa que tiene desconexión automática.

Teka DVT 785. La mejor de las tres, ya que es energéticamente muy eficiente, la iluminación es LED y a las tres velocidades de extracción le añade una intensiva. Se puede controlar mediante mandos digitales.

 

 

Cuestiones técnicas

Ya hemos dicho que antes de lanzarnos a la aventura, en un electrodoméstico siempre conviene centrarnos en las cuestiones técnicas. Y en este caso en particular, el tipo de campana extractora que sería más recomendable para nosotros es mejor que lo evalúe un profesional. Ello se debe a que, a diferencia de lo que sucede con otros aparatos para los que tenemos un poco más de libertad, como el frigorífico, la lavadora o el horno, aquí la máquina debe tener un tipo de conexión en función de la disposición de la cocina así como una capacidad de extracción que se calcula en función de los metros cúbicos.

Con lo primero se estudiará el tipo de tubo de salida de los humos al exterior y con lo segundo se trata de una operación sencilla. Basta con multiplicar el ancho por el largo por el alto de la cocina, con lo que obtendremos el volumen, que tenemos que multiplicar por  doce revoluciones por hora. El resultado total son los metros cúbicos de motor que, como mínimo debe tener la campana.

La campana de cristal queda bien tanto en cocinas modernas como clásicas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies