Tres campanas para presumir

¿Quién nos hubiera dicho hace quince años que íbamos a leer en la misma frase las ideas de “campana” (de extracción de humos) y “presumir”? Pues ahora este tipo de aparatos es, ni más ni menos, uno de los más firmes candidatos a protagonizar la decoración de las cocinas. De hecho ya en muchas es el protagonista absoluto.

La reinas del momento

Uno de los motivos de este “reinado” reciente es el hecho de que se hayan puesto de moda, en las cocinas que se lo pueden permitir (que no son todas, sino una minoría), la instalación de islas. Siendo que las islas están en el centro de la cocina y que en las mismas se suelen colocar las placas de inducción, parece que estaba cantado que la tendencia de las campanas de extracción iba a ser, en estos casos, a convertirse en una especie de punto central sobre el que convergen todas las miradas.

Hay muchos tipos de campanas extractoras en función de dónde se coloquen, por no mencionar las formas que tengan o, desde un punto de vista más técnico, la forma que emplean para la aspiración de los humos. Lo que incluye el tener que hacer desaparecerlos, por supuesto. Pero hoy nos vamos a fijar en las de isla, que son unas de las que más juego pueden dar.

Cube, de Nodor (foto de la web del fabricante)

Modelos de campanas extractoras espectaculares

Empezamos con una que me ha quitado el hipo. La Isla Cube Glass BK, de Nodor. Es, exactamente, eso: un cubo. Y reconozco que al principio no me ha terminado de convencer. Me ha parecido un poco… mazacote. Pero luego y bien pensado, ¿por qué? Seguro que si hubiera sido una lámpara la habría visto con otros ojos. Esta es una campana, qué diablos, muy bonita. Y con una elegancia que se basa en las líneas más sencillas posibles. Es, como decimos, un cubo. Y por su cara inferior entran obviamente los humos. Mientras que existe un cuerpo, que casi también es cúbico, que une el aparato con el techo, creando una especie de jerarquía de tamaños. El color es de un negro brillante y está iluminada con cuatro puntos de luz diferenciados, de tipo LED, regulable y ambiental de cara a conseguir una mayor eficiencia energética. Además es bastante silenciosa y, en lo puramente técnico, tiene la (¡enorme!) ventaja de que el modo de aspiración puede ser con salida de aire al exterior, pero también con recirculación.

Pando no podía faltar en esta pequeña selección. Es sorprendente, muy bonita, la I-960. El concepto parece de lo más sencillo. Es como si habláramos de una enorme caja rectangular vaciada por dentro. El diseño, sin dejar de ser sumamente simple, es a la vez muy decorativo. Y pese a ocupar un buen espacio, (porque ojo, que mide 1000 x 500 x 380 sin contar con la parte de enganche con el techo que puede ser entre los 320 y un máximo de 500 mm) la sensación final es etérea, muy ligera. Las calidades de esta campana, como mero aparato de extracción de humos, son importantes. También tiene iluminación LED, está hecha en acero inoxidable y cuenta con un sistema de detección automática de saturación de filtros. Es una muy buena idea, al fin y al cabo si el criterio para lavarlos suele ser más bien periódico pero en una temporada concreta hemos empleado menos la placa, con esta función nos evitamos el tener que lavarlos si no hace falta. Además, y dado que la estética es parte fundamental en este modelo, presenta (como posibilidad opcional) el soporte para falso techo regulable y mando a distancia.

Un bonito modelo de Pando (foto de la web del fabricante)

Un bonito modelo de Pando (foto de la web del fabricante)

Seguimos con Pando, para retorcer el hilo de lo extremadamente… sencillo. Si antes hablábamos de una caja vacía (cosa que, dicha así, suena un poco cutre) ahora lo hacemos, pero de una caja… llena. Y es que las campanas Pando de la serie I-300 e I-330 son de una enorme simplicidad. Posiblemente ahí radique su belleza, es difícil presentar un modelo con líneas más puras. Si bien es cierto que además del acabado en acero inoxidable puro y duro, existen otras opciones, como la de las superficies en una enorme gama de colores o con serigrafías opcionales como el de un diseño de pantallas un tanto surrealista, tal y como se puede ver en la foto. También cuenta con un sistema detección automática de saturación de filtros, como en el anterior modelo de Pando. Como opción también existe la de añadir un embellecedor para el techo y la del mando a distancia. Por último, tiene de serie la función Last time, que permite al usuario el dejar la campana en funcionamiento durante el período de tiempo que él preestablezca. Pasado ese tiempo, la campana se apaga de manera automática.

De todas formas, estos son sólo tres modelos de dos importantes fabricantes de este sector. Pero hay mucho más. Os animo a que exploréis. ¡La oferta es inacabable!

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies