Seguridad en los electrodomésticos domóticos

La domótica nos facilita la vida, de eso no hay duda. Pero como todo avance tecnológico, se trata de un elemento que no está exento de peligros. Tanto por cableado como por sistemas inalámbricos, Internet es el principal aliado de las casas inteligentes. Y, como todo lo que está conectado, los sistemas domóticos también se exponen a intrusiones de terceras personas con desconocidas intenciones.

¿Una persiana que se abre sin que le demos la orden? ¿Una luz que se enciende sin estar programada? Pueden ser dos señales inequívocas de que algo está pasando en nuestra casa. A pesar de que no es una nueva amenaza, Christoph Sorge – experto en seguridad de tecnologías de la información de la universidad alemana de Saarland- ha corroborado hace pocos meses con su equipo que “muchos de los sistemas no proporcionan una seguridad adecuada contra el acceso de terceros no deseados”. Ellos lo corroboraron haciendo lo mejor que se puede hacer para luchar contra el pirateo: hackeando un sistema creado para tal investigación. Y, al parecer, fue más fácil de lo que pudiera parecer.

electrodomésticos domóticos

Sin embargo, no hay motivos para que salte la alarma. Existen herramientas para evitar que terceras personas se metan donde no les llaman. La tecnología de cifrado de datos y las de ocultación son los principales aliados, aunque hay otras muchas cosas que podemos hacer al respecto.

Además de contar siempre con el asesoramiento profesional de las empresas especialistas, los usuarios también podemos tomar nuestras propias precauciones con sencillos pasos. Damos por hecho que nuestros protocolos ya llevan asociados un sistema entramado de seguridad.

Algunas de las acciones ya nos las sabemos, pero es importante recordarlas.

Lo primero de todo: el router. Es una de las partes más sensibles y el vehículo preferido de los piratas. Se calcula que un 26% de la población no utiliza contraseñas complejas, lo que facilita el trabajo de los intrusos. Por lo tanto, lo primero, es cambiar el nombre de nuestra red wifi y la contraseña, poniendo una que realmente no de pereza recordar (combinando minúsculas, mayúsculas y números).

Rebelión en la cocina

Respecto a la seguridad con la red WiFi, otro detalle relevante: existe una manera de que solo accedan a nuestros dispositivos conectados los aparatos que nosotros autorizamos previamente. Para ello es necesario activar el filtrado de direcciones MAC. Es muy posible que necesitemos la ayuda de un informático para que nos explique el proceso, ya que no es fácil para los amateurs. No es fácil, pero es un ‘cortafuegos’ muy seguro para nuestras conexiones.

la casa domótica

Estar protegidos de malware también forma parte del ramillete de consejos. El principal acceso de este tipo de virus es el correo electrónico. Una vez que acceden a nuestro ordenador le ponemos en bandeja poder acceder al sistema.

Por tanto, proteger bien el ordenador con un antivirus es fundamental. Igualmente, es necesario proteger nuestro móvil si es el instrumento que utilizamos para controlar nuestra instalación domótica.

Además de las precauciones básicas ‘online’, la asociación KNX también tiene un decálogo acerca de la protección de nuestras casas inteligentes. ¿Cuáles son sus consejos más relevantes?

  • Fijar y atornillar todos los dispositivos. Si un intruso los quiere, que se les trabaje.
  • Si la fijación en las paredes se hace con tornillos antirrobo, lo bordamos en materia de seguridad.
  • Usar la domótica para proteger la domótica. Por ejemplo, instalando sensores de presencia o cámaras de vigilancia en los lugares en los que se debe proteger instalaciones sensibles.
  • Otro elemento a proteger con celo son los cables. Sería importante que no sean visibles o accesibles desde el exterior de la vivienda.
  • ¿Tienes una red Ethernet exclusivamente para la automatización de la vivienda? En caso afirmativo puedes apuntarte un gran acierto.

Servicio técnico ante problemas

El principal consejo de los expertos con cualquier duda de domótica es, precisamente, dejarse asesorar por especialistas. Es cierto que cualquiera puede instalar determinada tecnología en su casa, pero las empresas homologadas son las que cuentan con los conocimientos necesarios para el proceso de consultoría, presupuestos, instalación y, evidentemente, asesoramiento y asistencia técnica en caso de problemas.

No solo podemos sufrir ataques de piratas informáticos, también podemos tener que actuar ante averías en el núcleo.

En domótica no existe un protocolo claro de mantenimiento preventivo de los sistemas. Cuando se trabaja en este frente, lo habitual es que se tomen medidas correctivas de aquello que no funciona correctamente. Por ejemplo, la sustitución de un sensor que ha dejado de funcionar. No obstante, en instalaciones centralizadas sí que conviene realizar un mantenimiento preventivo-correctivo, algo que solo los especialistas pueden ejecutar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies