Proyecto de domótica en una casa unifamiliar

El ahorro al utilizar la domótica

La automatización de viviendas para hacerlas más inteligentes es un campo que ha sufrido grandes cambios en los últimos 10 años. Programar la iluminación, el riego del jardín, vigilar por streaming los pasillos de nuestra casa o hacer la compra solo con tocar un botón del frigorífico es algo que hoy podemos hacer a través de nuestro teléfono móvil gracias a la domótica, un campo que nos permite mejorar nuestro nivel de vida en segmentos como la seguridad, la comunicación o el ahorro energético.

casa domotica proyecto

Para obtener sistemas domóticos más eficientes y eficaces es importante que se instalen durante la construcción de la vivienda. En principio, lo ideal es que la domótica se adapte al hogar, y hacerlo durante la fase de construcción supone grandes beneficios para el usuario final. No obstante convertir una casa en inteligente no es tan caro como se puede pensar. Decir que la domótica se ha puesto al alcance de todos los bolsillos no es decir ninguna barbaridad, aunque todo depende de lo que busquemos para nuestra casa.

¿De qué depende la inversión en domótica?

  • En primer lugar depende de nuestra vivienda, ya que no es lo mismo domotizar un piso de 30 metros cuadrados que una vivienda unifamiliar.
  • El tipo de controles que deseamos tener en nuestra casa.
  • El número de unidades que vamos a instalar. “No es lo mismo dos persianas que 40, ni una luz general es lo mismo que 70 luces”, resaltan desde Hedo y Montero Telecomunicaciones.
  • El sistema por el que vamos a optar: inalámbrico o con cableado.

Según datos de Domintell, una vivienda de escasos 30 metros cuadrados se podría domotizar por un precio inferior a los 2.000 euros. Pero hay proyectos en nuestro país que se han ido por encima de los 100.000. Solo por superficie, instalar un sistema domótico en una vivienda unifamilar debería resultar más caro, aunque como ya he mencionado todo depende del sistema que queramos instalar o del que ya esté instalado en esta clase de vivienda. Para cualquier tipo de casa, unifamiliares incluidas, el primer paso es evaluar el nivel de domotización o hacer estimaciones de lo que queremos instalar. Para ello podemos utilizar la tabla de niveles que ofrece el CEDOM.

casas inteligentes

Para hacernos una idea de lo que sería una instalación domótica completa podemos echar la vista un par de años atrás y fijarnos en el mejor proyecto domótico de la Comunidad de Madrid es 2014, que curiosamente fue a parar a una vivienda unifamiliar nada modesta: 275 metros cuadrados con tres plantas y zona exterior. Antes de llevarnos las manos a la cabeza, hay que decir la implantación domótica de esta vivienda fue de altísimo rango: control total de luz, climatización, estores y persianas; sistema de seguridad del hogar y depuración de piscina y sistema de riego. Un sistema preparado para ser controlado y ejecutado desde el smarphone.

El sistema de seguridad de este unifamiliar es un ejemplo perfecto de que el precio de domotizar una vivienda depende de las instalaciones: estaba equipado con cinco cámaras y lectores de llaves inteligentes. Habrá viviendas que solo necesitarán una cámara, y otras que puede requerir más.

El ahorro al utilizar la domótica

Entre los grandes objetivos de este tipo de instalaciones hay uno muy concreto: reducir el consumo energético,que por motivos obvios es mayor en viviendas unifamiliares. La mejor casa domótica del 2014 en Madrid contaba (imagino que seguirá contando) con iluminación LED alimentada por placas fotovoltaicas en el tejado y un sistema que reconoce las estancias de la casa para aportar más o menos luz.

Minimizar el consumo agua y luz, obtener datos de consumo en tiempo real y poder así realizar comparativas son solo algunos elementos de la domótica que nos permiten mejorar en el campo de la eficiencia energética.

Aplicaciones de la domótica al ahorro energético

Regular los horarios tanto de la iluminación como de la climatización permitiendo hacer que una estancia solo se ilumine dentro de nuestro horario de trabajo es, a grandes rasgos, una mínima aplicación de la domótica dentro del campo de ahorro energético. Pero no es la única.

domótica hogar

Para una vivienda unifamiliar, donde el número de luces se multiplica, es una comodidad añadida poder controlar con un solo botón el encendido y apagado de las luces de un porche o de un piso en concreto; de esta forma estamos evitando que haya luces encendidas innecesariamente.

Controlar que hay ventanas abiertas si están los sistemas de climatización trabajando o programar los electrodomésticos para que funcionen en el periodo de discriminación horaria son otras aplicaciones de la domótica que se pueden instalar en cualquier momento en nuestro hogar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies