Pon un vinilo en tu cocina

Este es uno de esos momentos en que podemos permitirnos hacer una locura. O, mejor dicho, uno de esos momentos en que tenemos el material para hacerla. Un material tan sumamente instalado en nuestras vidas como lo es el vinilo. Porque no sólo de vinilo están hechos los discos antiguos y que están tan de moda hoy en día, sino que también lo están cosas tan cotidianas como los rótulos de muchos negocios, los anuncios que van pegados a las paredes de los autobuses, o incluso en las señales del suelo (las típicas flechas que hay en los suelos de los centros comerciales y que nos indican dónde está la salida o el garaje, por ejemplo). Los ejemplos de los usos que se le da al vinilo son, ya lo veis, innumerables. Pero sobre todo es en publicidad y en señalética donde lo encontramos más a menudo.

Pues bien, ahora (desde hace algunos años, mejor dicho) se ha dado una vuelta de tuerca más y nos lo encontramos en un uso cotidiano de nuestra casa. Tan cotidiano… como nuestra propia cocina.

Ponga un vinilo en la cocina y… entre en otros mundos.

Paredes o electrodomésticos con arte

Aquí nos encontramos con la que es sin duda una de las mayores virtudes de este material: su versatilidad. Es como si volviéramos a ser niños y dispusiéramos de un papel sobre el que poder pintar a placer. Pues eso es un vinilo. Todas las posibilidades de forma, color, tamaño, e incluso la posibilidad de recortarlo para darle un formato totalmente personal. Otra opción es perforarlo para que tras esos agujeros quede la pared o el electrodoméstico con sus colores originales. Eso se ha hecho de toda la vida en la pintura, el dejar el lienzo desnudo o el papel intacto (en el óleo y la acuarela, respectivamente) para que el mismo soporte llegue a formar parte integrante de la obra.

La imitación del alicatado es muy empleada

Uno de los temas más escogidos para la decoración de la cocina es… la comida. Parece normal, el principal nexo de unión entre esta estancia y nosotros es el gastronómico, por ello suele estar primero en el ranking. También (y dentro de esa línea) tiene un enorme predicamento todo lo relacionado con la pizza y sobre todo la pasta (la variedad es infinita) y con las especias. Así como, si nos vamos a lo técnico, los diseños de utensilios de cocina son también muy empleados. La última “familia” de motivos decorativos con un lugar muy específico la encontramos en los frigos. En ellos, además de lo dicho también se estilan mucho los diseños de bebidas, refrescos o hielo.

Pero bueno, esto es un pequeño acercamiento a un mundo que no tiene fin. Las posibilidades no se agotan y los fabricantes ofrecen un abanico inmenso. A eso, sumémosle toooodo lo que se nos pueda pasar por la cabeza. Es tan fácil como ir a la tienda y encargar que le den forma.

¿Por qué no? Colores sin más

Sencillo pero impactante

Como impactante es su precio. Ya que (quizá tenía que haber empezado por allí si quería que todo el mundo siguiera leyendo) por mucho menos de 30 euros se le puede dar un toque de personalidad a la cocina. Si lo que ponemos son letras, el vinilo es todavía más económico, por lo que podemos poner un mensaje impactante o unas palabras que nos definan. Hay vinilos que incluso cuestan menos de 20 euros, pero estamos ya hablando de los más pequeños. De todas formas y si el mensaje es chulo… ¿quién nos dice que no vaya a ser suficiente?

Otra manera de hacer algo que impacte, y por lo que optan muchos usuarios, es por el color liso y laso. Y con muy poco (lo mejor del vinilo es la libertad que da no sólo para las formas sino también para los tamaños) se puede hacer muchísimo y sin que haga falta estrujarse el coco. Por poner un ejemplo de lo más sencillo, un frontal de campana de extracción de humos que pueda ser de por ejemplo 70 x 10 centímetros, en un rojo potente. Qué cosa tan sencilla y a la vez menuda forma más eficaz de animar nuestra cocina por cuatro pesetas mal contadas. Y además, de un modo superfácil de cambiar. Hoy el frontal de la campana en rojo, en un par de meses los nombres de la familia en tipografía personalizada en la puerta de la lavadora y antes de que acabe el año una espiral o unos motivos geométricos en el único trozo de pared que nos queda libre. Quitando unos, poniendo otros… por posibilidades no será, ¿no?

Las especias son también un motivo muy empleado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies