Placas de inducción de alta cocina

Algunos recordaréis que en el post pasado le dimos una vuelta al concepto de placa de inducción en su vertiente de más alta gama y que lo focalizamos desde el punto de vista de uno de los fabricantes más importantes del mundom  para ese sector, Gaggenau (pinchad aquí para ver ese post). Hoy vamos a insistir en esa línea, pero dando un enfoque más global. Vamos a hablar de las gamas altas de placas de inducción de varias marcas. Además, de marcas que no se caracterizan por las placas de inducción. Echemos un vistazo.

 

Alta cocina en tu hogar

Vamos a empezar, por ejemplo, con un carísimo modelo de AEG, el IDK84451IB ComboHob. Con el IDK84451IB se matan dos pájaros de un tiro, pues ese “Combo” viene a significar que a la placa de inducción se le suma una campana extractora de gases (que se presenta a través de una rejilla antigrasa fácil de extraer y por lo tanto de limpiar). El precio, superior en mucho a los 3.000 euros, no compensa la suma de los precios de una placa y una campana medios, ni siquiera si éstos son de gama alta. Eso sí, lo que indudablemente se ahorra es espacio, ya que forman parte del mismo cuerpo (esto, a decir verdad, también me da que pensar si la persona que tiene semejante cantidad de dinero para un electrodoméstico no tendrá una cocina… muy pequeña, ¿no?) además de que se reducen enormemente los problemas estructurales a la hora de proceder a la instalación, que es uno de los aspectos de la decoración de cocinas que más quebraderos de cabeza suelen dar.

Miele KM 6388

La Miele es, sin ser barata, mucho más económica que la AEG. Hablo de la Miele KM6388 PowerFlex. La he escogido porque, entre otras cosas, se sale de la típica imagen de Miele. Es evidente para todo el que sepa un poquito de electrodomésticos que Miele es una muy buena marca, pero también es cierto que cuando se piensa en ella se nos va la mente a las lavadoras, que en efecto son su gran caballo de batalla y con razón. Pero como podemos ver aquí, la calidad no decae. En este caso hablamos de tres zonas de cocción, de las que dos son PowerFlex siendo la del centro de las “convencionales”. Es, pues, capaz de adaptarse a los recipientes, pues detecta de manera automática tanto su tamaño como el tipo de los mismos. Para seguridad, tiene un indicador de errores de cocción, con lo que los riesgos se reducen considerablemente. Además, dispone de un ventilador de refrigeración integrado en el mismo aparato y, entre otras prestaciones, de la función de mantenimiento del calor para un plato que todavía no se va a consumir, pero que se pretende que no se enfríe. Por otra parte, es de muy fácil manejo.

Siéntete como un Chef. ¡Seis zonas de cocción!

Y para acabar con la entrada de hoy, y sin salirnos de este pequeño “desmarque” de las marcas de aquella idea a la que suelen venir asociadas, voy a traer a colación a una marca de la que siempre hablo en relación con la estética vintage, como es Smeg. El modelo de esta placa recibe el nombre de SIM693WLDX y está en las antípodas de las características por las que generalmente suelo presentar a esta marca en este blog. Este modelo, por el contrario, tiene un diseño de lo más moderno, muy basado en el racionalismo de los rectángulos. Podríamos decir que se trata de un modelo destinado casi a los chefs, porque dispone de seis zonas de cocción y además tienen todas ellas el mismo diámetro de 18 x 23 cm.

En un momento en el que las placas de inducción de cuatro zonas se están vendiendo menos en detrimento de las placas de tres zonas, este fabricante se desmarca sacando al mercado un modelo muy diferente en ese sentido. Pero más allá de la oportunidad de este lanzamiento a nivel de marketing, lo cierto es que tiene funciones estupendas, de las que yo destacaría la del mantenimiento de temperatura en el punto de ebullición de manera automática, así como de la de cocción a baja temperatura. Cuenta además con varias prestaciones encaminadas a la mayor seguridad, como la protección contra el exceso de calentamiento de los recipientes o el bloqueo de seguridad para niños. Lo que nos puede hacer pensar que, de hecho, está pensada para las casas y no para las cocinas profesionales. Eso sí, ¡para las casas en las que vive mucha gente!

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies