Neveras modernas de otra época

Una de las preguntas más repetidas a la hora de decorar una casa es, todos lo hemos vivido alguna vez, ¿cómo podemos hacer para aprovechar bien el espacio? Normalmente las casas no son enormes, pero a eso hay que añadir el que cada vez acumulamos más cosas.

Debe ser que somos menos prácticos, o que nos hemos vuelto más caprichosos, pero el caso es que ahora es más difícil que hace un tiempo el tenerlo todo bien organizado… ¡sin que nos estallen los armarios de la casa!

Y si en algún sitio, si alguna estancia de la casa es especialmente tendente a que se nos acumulen las cosas, ese sitio es la cocina. Veamos si en este post podemos dar alguna idea para solucionar esa complicación. 

Claridad y buena iluminación, un binomio infalible

Pequeños pero grandes diseños

La medida número uno es adaptar los muebles al tamaño y a la forma de la cocina. Lo cual es mucho más fácil y eficaz si se hacen a medida. ¿Más barato? Pues no, más barato no. Eso sí, en algo que se va a usar todos los días varias veces al día, me parece que es una de las inversiones más claras en calidad de vida. Al contactar con quien haga este tipo de muebles nos ponemos, además, en manos de quien probablemente podrá aportar alguna idea que se nos haya podido escapar. Y muy importante, ¡no quedará nada de restos ni ningún tipo de suciedad en huecos milimétricos de los que luego ya nadie se acuerda!

La que en mi opinión es la medida número dos implica también a los electrodomésticos. Ya que se trata de aportar a la cocina la mayor claridad visual posible. Ya sea pintando las paredes y muebles de blanco, intentando “despejar” en la medida de lo posible el terreno y, como decíamos, tendiendo a los electrodomésticos claros o directamente blancos. Una nevera negra es muy elegante, pero seamos francos, se nos come la mitad de la cocina. Hay muchas opciones… y desde luego el color oscuro no es la mejor de ellas.

Los materiales brillantes reproducen la luz

Y en ese orden de cosas de la creación de espacios, aunque sean sólo visuales, está el de las superficies brillantes, satinadas, lacadas, etc. Cualquier superficie que emita, por pequeño que sea, un brillo, hará que la luz se multiplique. Es decir, ampliará el espacio visual.

Grandes diseños que, además, tienen complementos o se basan en recursos que quedan genial, algunos de los cuales están totalmente de moda. Tanto que también se pueden ver en cocinas de lo más grande, como por ejemplo las puertas correderas. No son poca cosa, ya que pueden llegar a suponer hasta un ahorro de un metro cuadrado. Eso sí, es bueno asegurarse de que hacen el menor ruido posible y, a poder ser, de que tienen el cierre ralentizado. Así no sólo nos aseguramos de un menor ruido sino de una vida más larga para puerta y marco.

Un recurso parecido al de la puerta corredera es el de la mesa abatible. Si a ello unimos una o dos sillas plegables, podemos montarnos un fantástico set para el desayuno. Y una vez hayamos terminado de desayunar, pasamos la bayeta y ¡hop! lo hacemos desaparecer.

Un recurso que cada vez se ve más en las cocinas, y de nuevo no necesariamente en las pequeñas, es el de los cajones sin tiradores. Está claro que un armario sin tiradores da un toque sofisticado, racionalista incluso con un punto de minimalismo. Pero lo que está claro es que supone un importante ahorro del espacio. Y además, no lo olvides, ¡es imposible darte con ellos en la rodilla o en el codo!

 

Aprovechar espacio

Una cocina bien aprovechada, ¡pero sin tanto tirador estaría mucho mejor!

Los electrodomésticos pueden hacer su aporte, ya hemos dicho, sobre todo si son claros (y si son blancos, mejor todavía) y si tienen las superficies brillantes. Pero es que además, en sí, pueden ser más pequeños que los electrodomésticos estándares.

Y si no hay mucha gente en casa incluso podemos prescindir de alguno que ya tiene su sustituto en los catálogos de los fabricantes. Quiero decir que, por ejemplo, si no cabe un horno convencional, tal vez podamos apañarnos con un microondas. O donde no podemos hacer que encaje un frigorífico combi, con su nevera en la parte superior y el congelador en la inferior, bien podremos salvar la papeleta con un frigo de una sola puerta con nevera y congelador tras la misma.

Las lavadoras de carga superior suelen ser mucho más estrechas y los lavavajillas de 45 centímetros de anchura nos harán ganar 15 centímetros respecto a los estándares de 60. Pero si eso todavía no es suficiente, podemos recurrir también a los lavavajillas compactos. Diseñados para ser instalados sobre la encimera, no son mucho más grandes que un microondas, y pueden tener todas las funciones y tecnologías del mejor de sus hermanos mayores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies