Neveras de Instagram en tu cocina

Hay opciones, cada vez más y más chulas, para tener unas cocinas de pasarela. Y muchas de ellas están en la mayoría de los catálogos lisos y lasos, pues como hemos visto muchas veces, los fabricantes hacen cada vez más esfuerzos en crear unas líneas que tengan cabida en las cocinas modernas. Los

Esta década nos viene a la mente cuando oímos hablar de electrodomésticos vintage

diseños son, desde hace ya muchos años, una de las bazas que las marcas juegan más fuerte. ¡Y afortunadamente! Otra opción es tirar de vinilos, que es una forma económica, variada y muy refrescante de decorar y redecorar la cocina. Empezando por las neveras, que son unas de las más asiduas “clientes” de este tipo de decoración.

Pero a la par que los fabricantes progresan en la búsqueda de soluciones de diseño cada vez más depuradas y cuidadas, va paralela una moda que desde hace también unos cuantos años va creciendo más y más: la estética vintage. Y lo mejor es que no queda para nada antiguo sino todo lo contrario. ¡Ahora lo más moderno es mirar hacia atrás!

 

Lo vintage está de moda

Lo vintage está de moda, sí, pero a veces se nos va la imaginación a los años ’50 y no necesariamente tiene que pasar por ahí. Es decir, que hay muchas variantes de lo clásico, ya que puede venir mezclado con lo rústico o con una ambientación nórdica, por ejemplo. También hay una cierta tendencia, aunque hay que reconocer que en una medida muy más bien minoritaria, por el estilo colonial, que evoca más bien la estética que estuvo vigente a principios de siglo, principalmente en los territorios colonizados (¡que entonces eran un montón!)

 

Cocinas con estilo pin-up

Ya hemos dicho algunas veces por aquí que la marca de electrodomésticos más señera dentro del campo del diseño vintage es Smeg, que está radicada en Reggio Emilia (norte de Italia) y que no sólo trabaja con estéticas pin-up, sino que también toca muchos otros aspectos de los más clásicos a los más lineales, pasando por colaboraciones que están dando grandes resultados, como la que tienen con los diseñadores Dolce & Gabbana.

La línea de frigos vintage suele ser parecida, pero con colores cambiantes

Pero hoy me parece interesante subrayar que existe una marca que, siendo mucho menos famosa, no es en absoluto menos cuidadosa con el diseño de sus modelos. Hablo de Gorenje, una marca eslovena que trabaja todo tipo de electrodomésticos de cocina desde mediados del siglo pasado y a la que vale la pena echar un vistazo. Entre otras cosas, Gorenje tiene tres líneas de diseños de frigos… “diferentes”: la Funky, la Chic y la llamada Vintage. Lo cierto es que no hay diferencia entre las líneas de estas colecciones, sino en los colores. De modo que lo que más nos recuerdan a las pin-up, esas chicas tan alegres y atractivas que nos transportan a la California de los años ’50, son las líneas. Y es que, como los frigoríficos que se pueden ver en las películas de antes, estos son redondeados y de una altura no muy grande. En el caso de la colección Vintage de Gorenje, el aspecto más llamativo es que los colores suelen ser cremas, beiges y en general tonos muy suaves. La gama Chic sería, dentro de que son colores apagados, bastante más oscuros, y la línea Funky se movería en unos colores más chillones, más “escandalosos”.

Lo que, por otra parte, me parece una muy buena idea. Es decir, alguien interesado en tener una nevera de tipo vintage puede querer que ésta tenga unos colores que resalten vivamente. Pues bien, esta combinación de conceptos podría ser una estupenda opción.

A veces lo vintage puede confundirse con lo nórdico

Desde el punto de vista más práctico, resaltar que los congeladores se encuentran en la parte superior, por lo que sigue también en la tradición de la época que quieren evocar. A día de hoy, lo más normal es encontrar los congeladores en la parte inferior, lo que en el día a día supone una mayor comodidad, ya que es la zona menos empleada y una manera de ahorrarse, en la medida de lo posible, el tener que agacharnos.

La única pega que encuentro a los modelos de esta colección es su escasa capacidad. Con su poco más de metro y medio de altura tampoco podemos pedir mucho más. Pero veámoslo de otra manera, y es que ¡viajar al pasado tiene que tener su precio!

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies