Neveras ideales

Uno de los electrodomésticos con los que los fabricantes se pusieron las pilas más pronto a la hora de buscar estéticas bonitas fueron las neveras. Así como hay algunos, como las campanas extractoras o las placas de inducción, para los que el diseño tardó en “aterrizar” en los catálogos, y otros en los que, como el lavavajillas, todavía no es que existan muchos modelos de líneas cuidadas, los frigos ya tienen una larga trayectoria en hacer que las cocinas sean algo más bonitas. Hoy veremos aquí un par de ejemplos de los muchos que se pueden encontrar en el mercado.

Un montón de posibilidades con los VarioStyle de Bosch (foto del fabricante)

Diseños que te encantarán

Una de las opciones con las que se puede decorar una cocina sin pasar necesariamente por tener un modelo muy original de frigorífico es fiarse de un bonito color. Y hay varias marcas que ofrecen dentro de sus catálogos la posibilidad de tener un frigo en uno o dos colores que se salgan de los típicos blanco o acero inoxidable.

Si eso es lo que se busca (y ojo, que puede ser una idea fantástica para dar un toque de color a toda la cocina) mi opinión es que la mejor oferta la tiene

Frigo multicolor de Smeg (foto del fabricante)

Bosch. Y más concretamente la serie de frigoríficos VarioStyle de Bosch. Un montón de colores que van en aumento (ahora son trece pero antes del verano serán dieciocho) como naranja, azul turquesa o verde lima, entre otros, que además multiplican las posibilidades de combinación poniendo una puerta de cada color. Todos los VarioStyle son del tipo combi, de modo que la puerta del congelador se puede poner de un color y la puerta del frigo de otro. Y todos esos colores se compran como si fueran carcasas, así que se pueden intercambiar todas las que se quieran. Eso sí, cada carcasa cuesta 150 euros, con lo que comprarlas todas de golpe tampoco es lo más fácil del mundo para la mayoría de los bolsillos.

Otros frigos de los que hemos hablado muchas veces por aquí han sido los de la casa italiana Smeg. Esta marca es la más importante del mundo en los frigoríficos de tipo vintage, y tiene modelos verdaderamente preciosos.

Sólo que siempre nos fijamos (o, mea culpa, me fijo) en la vertiente más “cincuentera” de este fabricante. Sus líneas son no sólo bonitas sino, además, hasta relajantes. Pero hoy quería traer a colación otros modelos de Smeg. Que en efecto siguen teniendo un corte un tanto retro si nos fijamos en las formas suavemente redondeadas, en esas esquinas rematadas, pero que además tienen unas superficies preciosas y muy coloridas.

Como por ejemplo (¡y valga la redundancia!) la nevera multicolor, con un montón de rayas verticales que hacen palidecer al mismo arco iris. O, el modelo que yo prefiero, el de Mondrian. El corte, ya digo, también es de los años cincuenta, pero es como si fuera un lienzo de Piet Mondrian.

Frigo Mondrian de Smeg (foto del fabricante)

¡Y es una auténtica maravilla!

Pero Smeg siempre sorprende. Uno de los modelos que me parecen más llamativos es el que está enteramente recubierto de oro. Eso sí, o se tiene una cocina acorde con él o… ejem… puede quedar un poco raro. Porque tiene un aire tan Goldfinger que te parece que en cualquier momento va a aparecer por ahí James Bond. Y en ese caso ya estaríamos hablando de un frigo puramente british… para lo cual parece que conviene más la famosa bandera de la Union Jack. Pues Smeg también tiene para los que prefieran esta última opción.

 

 

Lo último en frío

Smeg tiene un montón de oferta. Muchos modelos y muy bonitos. Pero también es cierto que dadas las propias formas de los modelos, hace que no contengan muchas funciones. Ello se debe a algo muy sencillo: son frigos más pequeños que la mayoría de los frigoríficos que se venden hoy en día.

Y eso es algo que conviene tener en cuenta a la hora de comprar uno, incluso por encima de la estética. Por eso vuelvo a los frigos con los que hemos empezado. Los VarioStyle tienen 203 cm de altura. Tecnologías como NoFrost (que ya se da por descontado en cualquier frigo decente de este siglo), iluminación por LED o tecnología VitaFresh, para prolongar hasta en un triple del tiempo la conservación de la verdura y la fruta, y hasta en un doble de tiempo la carne y el pescado, si lo comparamos con un frigorífico convencional.

Es sólo una pincelada. Puede haber muchos frigos y muy bonitos, y seguro que alguno nos convence. Pero mucho cuidado, que nos tiene que acabar dando el servicio que verdaderamente vayamos a necesitar a largo plazo.

Frigo Golden de Smeg (foto del fabricante)

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies