Modelos de nevera vintage

Esta entrada hubiera sido bastante más difícil de escribir hace unos diez años y casi imposible hace veinte. Pero por suerte estamos viviendo una especie de boom de la decoración vintage en las cocinas. Y una de las herramientas principales para ello es, qué duda cabe, el frigorífico.

En realidad la razón no tiene mucho misterio: es una cuestión de tamaño. Al fin y al cabo, si en nuestra cocina ponemos un microondas, por muy vintage que sea, si es lo único de ese tipo que hayamos instalado se quedará ahí, en un pequeño toque sin más. Parece que una nevera, que es diez veces más grande, por fuerza no se queda en “toque” estético, ¿no? Parece que de este modo se está reivindicando con más fuerza un cierto discurso estético, aunque sólo sea por el hecho de que es mucho más visible.

¡Y bienvenido sea ese discurso!

 

Conjuntos de cocina ideales para Instagram

Hay frigoríficos que en su propio diseño son vintage, pero  que no sólo lo son en la forma sino que también lo son en la textura y en la forma, los colores y los dibujos. O a veces, simplemente, en algunos de sus complementos (es increíble lo muchísimo que una cosa relativamente pequeña como un tirador puede llegar a influir en la imagen final que nos hacemos de una nevera).

Además de las neveras de la marca italiana Smeg, que tantas veces hemos mencionado por aquí, hay otras muchas casas que se han volcado en este tipo de diseños, pero también están las que dedican a los mismos una parte de su producción. De manera que tienen una gran parte del catálogo ocupada por frigoríficos y electrodomésticos “normales” y otra dedicada a los de estética antigua.

Estética que, lo decíamos en alguno de los posts que dedicamos a ello, puede a veces confundir (o mejor dicho combinar) lo antiguo con lo rústico. Una característica sí que suelen compartir y es que… ejem… las que presentan diseños más acabados no es que sean precisamente las marcas más baratas.

Una preciosa cocina vintage

De hecho existe una que (qué casualidad) también es italiana, Meneghini, y que comercializa cocinas integrales. Estas cocinas son verdaderamente preciosas… y un tanto prohibitivas. Aunque menos de lo que se podría pensar al verlas.

Uno de los conjuntos más bonitos es el llamado “Celestial”, que crea una perfecta combinación de acero inoxidable y madera. Esta gama también juega con las texturas lacadas y, además, con la posibilidad del cliente de adquirir un módulo con el terminado y el color (o en su caso los colores) que prefiera. El resultado final es muy, muy bonito. Y sin dejar de ser vintage tiene un aspecto en parte muy siglo XXI. Pienso que parte de la gracia de esta Meneghini Celestial está en las ligeras imperfecciones de los cajones, que le dan un aire de ligeramente envejecido.

Hay muchos modelos más de Meneghini, pero os voy a dejar con la duda para que investiguéis vosotros… salvo con el conjunto “Duchessa”. Este no resultaría apenas de estilo antiguo a no ser por el color crema tan agradable que lo caracteriza. Es un tono tranquilizador que además gana mucho en elegancia con el efecto del lacado. Por otra parte el enmarcado de cada lama en acero inoxidable, así como los embellecedores, le dan una impresionante sensación de fortaleza al conjunto.

Menudo descubrimiento, Meneghini. Habrá que seguir a esta casa muy de cerca, aunque sólo sea para ponernos los dientes largos…

 

Una cocina para sonreír

Pero si lo que se busca es un estilo más fresco, desenfadado, más divertido ¡e incluso más loco! pero que no se llegue a salir del concepto de “antigüedad” que se está buscando, lo más fácil y lo que más posibilidades nos va a brindar es sin lugar a duda el vinilo.

Con el vinilo podemos ya no decorar, sino incluso inventar. Si queremos ser más antiguos que nadie, con el vinilo podemos llegar a tener una nevera de piedra, de madera, y si nos da la gana de papel. Y ya puestos a mezclar conceptos, ¿por qué no combinar lo muy moderno con lo muy antiguo? Y ahí dejo una idea muy zumbada: una puerta de nevera totalmente vintage y rústica con una puerta de congelador del año 2294. ¿Y por qué no? ¡Por posibilidades no será!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies