Mensajes optimistas en la nevera

Hay un foco en las cocinas que casi siempre suele llevarse la palma del optimismo y es el frigo. Raro es el que está vacío de notas, pizarras, recordatorios, facturas, dibujos de niños y, sobre todo, los consabidos imanes. Por A o por B no nos da por decorar el horno o el lavavajillas, pero nos da

El frigo… y mucho más

cosa dejar desnuda a la nevera. ¿Por qué será? No tengo ni idea, me imagino que es porque es la más grande y tenemos más espacio. Pero si fuera por eso, por poder decorar cuanto más mejor, ¿no sería lo lógico decorar el resto de la cocina con la misma fruición? En fin, tendremos que pedir a la Universidad que haga una tesis doctoral al respecto.

 

Vinilos para alegrar el día

Pero de momento, hasta que tengamos la tesis, aquí va una idea sobre otro modo de alegrar la cocina. Es algo más complicado de poner que un imán y no es tan barato como el dibujo de nuestra hija, pero puede ser igual de optimista y tener la misma personalidad, entre otras cosas porque lo podemos diseñar nosotros mismos. Y ya puestos, pues le damos un poco más de empaque decorativo a la cocina, ¿no? Y cuando hablamos de este recurso no lo reducimos al frigo, por supuesto, sino que se amplía tanto como queramos por la misma.

Supongo que queda claro que estamos hablando de los vinilos. Y es que es un recurso cada vez más habitual. Palabras alegres, citas célebres (¡no olvidemos citar al autor!), frases motivadoras o incluso un chiste. ¿Por qué no podríamos poner un chiste si es que nos hace felices?

Otras veces hay quien, no queriendo tener un mensaje de manera continua, porque se le podría llegar a hacer un poco machacón con el paso de los días, pone el diseño de una carta manuscrita… sólo que de letra incomprensible. Podréis decir ¿y eso qué gracia tiene? No será lo suyo que podamos leer algo alegre si lo que queremos es una buena dosis de optimismo todas las mañanas. Pues esa, os lo aseguro, es una opción bien chula y que da mucha calidez. Y además, como no lo entiendes, pues no te puedes cansar de lo que dice.

Otras opciones son los collages de letras. De nuevo no dicen nada, no transmiten un mensaje concreto, y sin embargo crean una imagen de optimismo. Y de una cierta cultura, la verdad. Parece que están diciendo: “En esta casa nos gusta mucho la lectura.” Este mismo concepto se puede revisar desde una óptica más punk, con recortes de periódicos en los que se lea un mensaje, del tipo de la portada de los Sex Pistols “Never mind the bollocks.”

Por último, está la opción de hacer un mix, mezclando letras, palabras o frases con dibujos, diseños, fotos… lo que se nos ocurra, porque como ya sabréis, además de la enorme oferta de vinilos que existe en el mercado, muchas tiendas dan la opción de que el cliente lleve

¡Ante todo alegría!

un diseño hecho por él mismo que ellas pasarán a formato vinilo.

 

Una cocina con buen ambiente

Como decimos, las posibilidades no terminan nunca. Por supuesto, además de las letras o mensajes, siguen teniendo muchos adeptos las fotografías de paisajes bonitos como la sabana, un bosque, la montaña, una idílica playa o los polos. Generalmente y por motivos obvios, la gente se suele decantar por los ambientes fríos. Pero el motivo más empleado es el gastronómico. Tipos de pasta, bebidas, tipos de pan, frutas y verduras, especias, y un largo etc. Sólo se trata de poner un poco de alegría en la cocina. Pero si lo que preferimos es el dibujo de nuestra nena… entonces no habrá nada mejor en el mundo.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies