Los nuevos VarioStyle de Bosch

 

Nos encontramos aquí con una variante de los vinilos. Otra forma de decorar la cocina a través del electrodoméstico que más impacto puede causar en la misma habida cuenta de su gran tamaño: el frigorífico. ¿Cómo? De una forma sencilla, que ofrece un montón de posibilidades de color y que, de hecho, se está vendiendo muy bien, según las cifras de este fabricante.

Eso sí, así como de los vinilos podíamos asegurar tranquilamente que se trata de un tipo de decoración más bien económica… del concepto VarioStyle no es que podamos decir exactamente eso. Pero bueno, se trata de Bosch, lo que significa que si bien los precios que vamos a manejar no son los más bajos del mercado, los resultados sí van a ser de los mejores que se pueden encontrar.

 

Puertas de colores 

¿O quizá podíamos decir “de todos los colores”? Pero parémonos un rato y vayamos por partes: ¿qué es eso de VarioStyle?

Se trata de un tipo de complemento consistente en una superficie pensada específicamente para las puertas de los frigoríficos y los congeladores. Pero ojo, dentro del mismo modelo. Así que aquí nos encontramos con otro aspecto que los diferencia de los vinilos, que se podían poner prácticamente sobre cualquier superficie y ya no sólo de los electrodomésticos ni de la cocina… ¡sino de toda la casa!

Este tipo de complemento es, en resumen, una placa de color plano que ocupará todo el espacio de las puertas. Es estupendo el hecho de que es muy fácil de colocar una placa nueva después de quitar la antigua, con lo que se puede hacer que cambie el tono de toda la cocina. En total son trece colores que antes de que llegue el verano serán dieciocho.

Y están todos los colores básicos, algunos de ellos en tonos más llamativos o más apagados: rojo frambuesa, rojo cereza, verde menta, amarillo, azul turquesa, negro mate, naranja, azul marino, berenjena, gris claro, verde lima, marrón oscuro y marrón claro. Como digo, Bosch anuncia que en breves habrá más. 

VarioStyle, de Bosch (foto de la web de Bosch… ¡obviamente!)

Puertas intercambiables

Vistos los colores que hay se puede concluir que las posibilidades de decorar una cocina de formas variadas son muchas. Pero se elevan todo lo que queramos si los combinamos. Es decir, si ponemos la puerta del congelador de un color y la de de la nevera de otro. ¿Os imagináis todas las posibilidades?

Como decíamos, el precio de este producto no es bajo. Ahora bien, tratándose de un artículo de Bosch, con todas las garantías que ello supone, no me parece en absoluto un precio muy elevado. Dado que la casa está de promoción, ahora  es de 949 euros. Por ello es buena idea hacerse con él en este momento, ya que en el futuro la diferencia será importante: costará 1260 euros.

Los frigoríficos VarioStyle no se quedan, de todas formas, en una propuesta meramente estética. De hecho todos ellos tienen como premisa la amplitud, y por ello tienen una altura común de 203 cm, lo que significa que son bastante altos.

Pero también tienen en cuenta el disponer de le mejor tecnología de conservación de los alimentos. A saber: tecnología VitaFresh, bandeja EasyAccess para el fácil acceso y máxima seguridad para acceder a los alimentos de las bandejas e iluminación mediante LED. Además, vemos que la promoción de Bosch es potente en muchos sentidos. Tanto es así que al adquirir los amplía la garantía del frigo de 2 a 5 años de manera automática.

Lo que no me parece que en la promo de Bosch quede muy claro es el que la tecnología es siempre la misma en todos los modelos. O, dicho de otra manera, son el mismo frigo en todo caso.

Y conseguir que sean muchos no es difícil. Es decir, cambiar el color de la puerta parece bastante fácil de hacer. No hay que ser ingeniero para ello. Según se dice en la misma web del fabricante el sistema de cambio es muy simple debido a un ingenioso juego de pestañas e imanes. En tres pasos se puede cambiar de color, a saber:

  • Se coge la puerta desde la parte inferior.
  • Se va empujando hacia arriba hasta que la parte superior queda suelta.
  • Se coloca la nueva puerta.

Lo que sí me parece que es más carete es las placas de las puertas en sí, que se pueden comprar por 150 euros. Y por cierto, no se encuentran en tiendas, por lo que el que esté interesado sí o sí tiene que comprarlas por internet. Evidentemente comprar todas supone un desembolso bestial: 1950 euros. A no ser que tengamos la idea de cambiar continuamente de decoración de la cocina.

Para ellos, eso sí, por menos de 2000 euros se encuentran con una herramienta difícilmente igualable a la hora de dar mil vueltas a la decoración.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies