¿Y si tu lavavajillas arde?

No es una situación muy habitual, pero se han dado casos de piezas defectuosas que han puesto en peligro la integridad de determinados modelos de lavavajillas. Hace tiempo que no ocurre pero, ¿qué hacer si piensas que estás ante un grave riesgo de incendio de tu lavavajillas?

¿Existe un potencial riesgo de incendio en tu lavavajillas? En principio no, pero no está de más tener en cuenta que esta situación puede darse, aunque insisto: no es lo habitual. Se han dado casos en el pasado, en el que varias marcas tuvieron que dar aviso a sus clientes de que una de las piezas que incoporaban algunos modelos de lavavajillas fabricados entre 1999 y 2005 corrían el riesgo de sobrecalentarse y, de esta forma, acabar ardiendo.

Un hombre poniendo el lavavajillas

¿Qué sucede cuando se detecta esta situación? Muy sencillo: los fabricantes ponen la maquinaria informativa en marcha para llegar a todos los potenciales afectados e informarles de cuál es el procedimiento a seguir. Los afectados en situaciones anteriores, solo debían asegurarse que los componentes de riesgo estaban en sus modelos e informar a su servicio técnico correspondiente para aportar la solución más adecuada (cambio de pieza e incluso devoluciones de dinero).

Vale, las marcas se ocupan del potencial riesgo de un incendio en el lavavajillas pero, ¿y si se incendia el mío? Tal y como ya señaló la OCU en su momento “unicamente en casos muy excepcionales, los electrodomésticos pueden conllevar un potencial riesgo de incendio”, pero esos casos excepcionales pueden ocurrir y conviene ser conocedor del protocolo a seguir para correr los riesgos mínimos. En caso de que veas humo o chispas junto a los botones del lavavajillas, no tengas dudas: apaga el electrodoméstico. ¿No sabes cómo se hace? Pues no te andes con rodeos y acude al cuadro eléctrico de tu casa y la desenfuchas. Es mejor resetear los relojes digitales que tener que enfrentarse a un incendio.

“Si detectas un potencial riesgo de incendio, el consejo básico es desenchufar y no volver a usar el lavavajillas”

Domótica y seguridad

El fallo más concreto que se conoce hasta ahora se generó por la “soldadura de un cable” que se recalentaba y generaba humo. El problema se detectó allá por el año 2014, cuando la ‘tirada’ de lavavajillas afectados ya llevaba mucho tiempo funcionando. Es decir, no fue exactamente un fallo de calidad, sino un problema provocado por el uso continuado.

Evidentemente, si temes que hay un potencial riesgo de incendio con tu lavavajillas hay algunas cosas adicionales que debes hacer. No solo llamar al servicio técnico, que es el encargado del diagnóstico, sino tampoco usarlo por la noche o dejarlo en funcionamiento cuando no hay nadie en casa.

Pero, ¿puede la domótica echarnos una mano en todo esto? Evidentemente, puede. Nadie queremos que nuestro lavavajillas se ponga en llamas, pero es importante subrayar que este problema tuvo lugar (al menos el último conocido) cuando la domótica todavía no conocía el nivel de eclosión que conocemos ahora. Por un lado, los lavavajillas conectados por wifi con nuestro teléfono móvil o nuestra tablet nos permiten saber que algo está saliendo mal e informar al servicio técnico. Si los lavavajillas afectados por el sobrecalentamiento de esa soldadura hubieran estado conectados, el usuario habría recibido el aviso en la palma de la mano.

Un lavavjillas seguro

Tal y como aseguran en el diario El Confidencial, este posible fallo es “excepcional, pero grave”, ya que nadie sabría definir las consecuencias de un incendio provocado por un electrodoméstico. “No parece que irse a la cama con la lavadora o la secadora puesta sea algo peligroso. Y, sin embargo, dan más problemas de lo que parece”, aseguran en este reportaje, que cuentan la historia de Emma Palmer, una mujer británica que salvó el pellejo gracias a la alarma de incendios que tenía en su piso. Había dejado la secadora funcionando y un fallo eléctrico provocó un incendio.

Los sensores contra incendios son para este tipo de casos una herramienta de primer orden para evitar males mayores. A pesar de que la recomendación principal sería no dejar electrodomésticos funcionando mientras no estás presente, a nadie se le escapa que lo hacemos. Por ello, cobran especial importancia las alarmas técnicas, que además no requieren de un alto nivel de domotización del hogar. Generalmente, este tipo de alarmas suelen tener un primer nivel de protección como el corte de agua o de gas en caso de inundación o de fuga. En el caso concreto de un incendio, pueden poner en marcha los dispersores de agua e incluso, las más avanzadas, enviar reportes de la situación al usuario para que pueda tomar decisiones en tiempo real: llamadas a los bomberos, avisar a un vecino, correr hasta casa… la solución para este tipo de problemas sobrevenidos depende del momento y el lugar. Pero la domótica te ayuda a poner las mejores soluciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies