¿Son las casas domóticas legales?

Lo primero en este caso sería responder de forma clara a la pregunta que titula el post: sí, las casas domóticas son legales. El internet de las cosas no es algo ajeno a la legalidad vigente, aunque sí que es cierto que su crecimiento y desarrollo ha dejado siempre en el aire algunas cuestiones legales. Con el tiempo, todas esas cuestiones encuentran su respuesta.

domotica-y-seguridad

Una de las ventajas principales de la domótica es la capacidad del usuario para proteger su hogar. En el marcado proliferan sistemas de alarmas y de protección integral que se ocupan de avisar al dueño si algo va mal. El problema es cuando se sobrepasan los límites. Ahora mismo, también podemos equipar un piso con ‘wereables’ capaces de grabar y reconocer (incluso facialmente) a todo ser vivo que se acerque a su radio de acción. Sistemas tan precisos que incluso dan un poco de miedo, y que reabren los debates de los límites de la protección de nuestra imagen.

De todos los sistemas domóticos que podemos tener en una casa, el sistema de vigilancia es el único que puede vulnerar claramente los derechos de terceras personas. ¿Qué podemos hacer frente a esto? ¿Qué regulación se ocupa de que las imágenes que tomemos en nuestras casas no superen los límites legales?

Este no es un tema baladí. Ya en 2014 salió a la luz el primer dictamen internacional sobre el internet de las cosas. Dicho dictamen alertaba e identificaba los riesgos que este tipo de productos pueden tener sobre las personas. Puede que por motivos como este, las empresas de seguridad y domótica se esfuerzan en hacer ver a sus clientes que las instalaciones que venden son completamente legales. Y sí, lo son. Incluso ya existen alternativas en el mercado que sirven para proteger la identidad de nuestros amigos, y que se limitan exclusivamente a filmar la hipotética presencia de desconocidos.

Vulneración de derechos con la domótica

Los expertos han confirmado que, dentro de los sistemas de alarma y vigilancia, los usuarios demandan cada vez más sistemas que operan igual que una alarma tradicional pero que no están conectadas con centrales receptoras (por lo tanto no avisan a la policía, avisan al usuario). Son sistemas autoinstalables que, en realidad, nada tienen que ver con los circuitos cerrados de imágenes que si pueden tener las alarmas que vienen equipadas con cámaras de seguridad. Según las empresas de seguridad, estos sistemas –que nada tienen que ver con la privacidad- son capaces de evitar unos 3.000 robos al año.

domotica para casas

Para ir resolviendo dudas de forma clara, debo decir que la Ley Orgánica de Protección de Datos en España no impide grabar imágenes en nuestra propia casa, aunque –ojo- aclara específicamente que podemos grabar sin control imágenes relacionadas únicamente con nuestro ámbito doméstico. Las imágenes destinadas a la seguridad de la vivienda son otro asunto.

Para asegurarnos de que nuestras instalaciones domóticas cumplen con todos los requisitos legales el camino más sencillo es el asesoramiento. Los instaladores domóticos están obligados a facilitar esta información a sus clientes. Llegado el caso, si en nuestra casa estamos grabando imágenes de terceros debemos tener claro qué empresa reciben esas imágenes y, si las reciben, con las tratan con fines de seguridad. La clave de todo este asunto reside en un concepto transparente: que las personas a las que estamos grabando sean identificables.

Colisión de libertades personales

A este respecto, la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) es clara: “debe existir una relación de proporcionalidad entre la finalidad perseguida y el modo en el que se traten los datos”, aseguran. Hasta hace poco, la videovigilancia parecía un terreno acotado a las fuerzas de seguridad o recintos cerrados, pero la llegada de nuevos usos (como cámaras IP o webcams) ha cambiado un poco el concepto. Unos usos en los que “puede comprometerse la privacidad” incluso en el caso de que las imágenes las estemos grabando “con fines lícitos y legítimos “, dicen las mismas fuentes.

ejemplos domótica hogar

¿Qué consideraciones generales hay que tomar al respecto?

  • Una cámara de vigilancia en un entorno doméstico debe cumplir con la instrucción Instrucción 1/2006, especialmente si estos sistemas domóticos están en comunidades de vecinos, urbanizaciones privadas o afecten a la rutina de personal que trabaje dentro de la casa.
  • Una cámara de videovigilancia en una casa nunca puede invadir un espacio público. Es decir, solo podemos grabar dentro de la vivienda, nunca la calle.
  • Si nuestro sistema de vigilancia crea un fichero de imágenes, hay que notificarlo a la Agencia Española de Protección de Datos para inscribirlo en el registro general.
  • Incluso si estamos en nuestra propia casa debemos notificar a terceras personas que están siendo grabadas. Además, deben conocer quién tiene esas imágenes y cómo pueden acceder a ellas si lo desean.

Actualmente, según las fuentes consultadas, solo hay una excepción vigente por la que no es necesario inscribir nuestro fichero en el Registro General: cuando las imágenes se tomen por un circuito cerrado de TV que esté controlado mediante visualización en pantallas. Un sistema que es más común en urbanizaciones que en casas particulares.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies