Las cafeteras de cápsulas ganan espacio en la cocina

¡Qué elegantes son estas máquinas!

Desde que George Clooney apareció en nuestras vidas todo cambió. Empezó la cosa por la pantalla pequeña (¿os acordáis de la famosa serie Urgencias?) luego dio un salto olímpico a la pantalla grande con pelis muy buenas y algunas que será mejor olvidar, para volver a la tele y modificar nuestros hábitos cafeteros. ¿Que estoy exagerando, decís? Bueno, quizá ligeramente. Pero es verdad que en muchas casas el momento de tomar un café es distinto ahora que hace unos años y ya puestos… el aspecto decorativo es muy otro. ¿Mejor? En mi opinión, absolutamente sí. Pero lo que está claro es que en todo caso el abanico de posibilidades se abrió muy significativamente para siempre. Y al fin y al cabo, eso… ¿no se lo debemos en buena parte a George?

Pues sí. Pero también a alguna que otra marca. Sigamos con este tema, que está llamado a darnos mucho juego en esta y otras entradas. Y ahora… what else?

 

Optimizar al máximo el café

Una de las cosas que debemos tener en cuenta a la hora de comprarnos una cafetera de cápsulas no es tanto lo que cuenta la cafetera en sí, sino cu

Las cafeteras americanas, pues… ejem… me quedo con las italianas

ál va a ser el coste aproximado de cada café, y cuánto nos costaba con anterioridad. Es importante sobre todo en función de lo cafeteros que seamos, pero vaya, que lo normal sería que al menos nos tomáramos un café al día, ¿no? Tampoco es raro que superemos esa marca, así que conviene tenerlo muy presente. Si te compras un coche pero vives y trabajas en el centro no te fijarás tanto en lo que consuma. Si trabajas como comercial y te pegas media vida en la carretera, pues el tema del consumo adquiere una importancia capital.

En todo caso y como os podíais ir imaginando, el café en cápsulas cuesta más (sensiblemente más) que el que se compra molido. De hecho se estima que, haciendo una media y teniendo en cuenta, por supuesto, los muchos y variados precios que pueden tener todas las marcas de cafés, una cifra bastante fidedigna sería la de 8 euros por kilo de café molido y 13 euros por kilo de café en cápsulas. Teniendo este horizonte en cuenta, habrá que considerar lo que puede durar una de estas cafeteras y, por supuesto, nuestros gustos. Si somos fans del café solo, del cortado o del simple café con leche, entonces la mejor opción parece la de la cafetera italiana. Es decir, la que toda la vida ha habido en las casas. Y aunque parezca una obviedad, las cuentas salen cuando lo que más nos gustan son los cafés espressos: las cafeteras espresso con vaporizador de leche serían las más económicas.

Y por último, ¿qué pasa con las Nespresso del amigo Clooney? Pues que son muy buenas… pero muy caras. Eso sí, si la cafetera dura largo tiempo, especialmente la de vaporizador de leche, el ahorro se llega a producir. Pero lo dicho: a largo plazo.

Ya son parte de la decoración de las cocinas

 

¿Qué marca comprar? Empecemos con Dolce Gusto

En este post pretendo dar más espacio a una marca en concreto, y en otros haré más énfasis con otras. Esta vez le ha tocado a Dolce Gusto, una marca del grupo Nestlé. Además de las cafeteras propiamente dichas, esta firma tiene en el mercado cápsulas con un montón de bebidas, té y, por supuesto, café. Entre otros datos, creo reseñable este directamente extraído de la Wikipedia: “Es la marca que más factura en España del grupo Nestlé.”

Dolce gusto = variedad

Uno de sus principales caballos de batalla es, precisamente, ese. La múltiple oferta de consumiciones que se propone al usuario. Donde otras ofrecen café y ya, aquí es mucho más lo que se puede tomar. Más cosas. Existe la posibilidad de personalizar la bebida a gusto de cada cual, para que sabor, cantidad y temperatura estén siempre a pedir de boca. El mismo aparato lo recuerda. Lo que no siempre ofrecen este tipo de máquinas, pero esta casa sí lo aporta, es la posibilidad de elaborar bebidas frías. Además de una conciencia ecológica que se manifiesta en funciones como la de apagado tras cinco minutos sin ser usada. Para ser un electrodoméstico relativamente nuevo en nuestras casas… ¡la verdad es que está muy desarrollado!

Yo diría, y  aquí entra de lleno el asunto protagonista de este Blog, que lo más importante de este tipo de cafetera está en su amplia oferta no sólo de sabores, sino también estética. Y es que la posibilidad de elección de diferentes modelos es infinita. Y eso implica varias líneas, tamaños y colores.

Y eso… implica enormes posibilidades para la decoración.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies