La seguridad controlada a distancia

La seguridad controlada a distancia

En el mercado hay muchos dispositivos domóticos para garantizar la seguridad en el lugar más íntimo: nuestra casa. Pero en este post, hemos decidido tirar para casa y centrarnos en uno de la marca española Wattio. Las empresas dedicadas al desarrollo de tecnología en nuestro país no tienen nada que envidiar a los de otros. Y hoy lo vamos a ver.

casa inteligente domotica

 

En verano aumentan los atracos dentro del domicilio y eso va acompañado de un incremento de las consultas a las casas de alarmas. Pero estas, al igual que todos los aparatos, han evolucionado. Tienen su mejor versión en los dispositivos domóticos conectados a nuestros Smart phone.

A través de unos sensores recopilan la información y la envían a nuestro móvil, de tal forma que estamos siempre al corriente de todo lo que ocurre en nuestro hogar. La idea pinta bien, pero vamos a conocerla más a fondo.

El sistema de seguridad de wattio funciona con sensores de movimiento, que se instalan en puertas y ventanas; con una cámara de videovigilancia y con una sirena acústica. Y, por supuesto con un Smart phone, pero eso es algo que todos tenemos por adelantado en nuestro bolsillo. Podemos decir que ya tenemos el primer aparato de nuestro sistema de seguridad. Ahora sólo hay que completarlo con el resto de dispositivos.

En estos casos el móvil se convierte en un auténtico mando a distancia. Según indica la propia marca Wattio esto es todo lo que se puede hacer con el móvil:

  •          Activar y desactivar la alarma
  •          Hacer sonar y apagar la sirena remotamente en un click
  •          Crear reglas para automatizar acciones
  •          Recibir notificaciones en tu Smartphone
  •          Grabar imágenes y ver lo que ocurre en tu hogar a tiempo real

En el momento que el sistema detecte la entrada de un intruso, recibirás en tu móvil la notificación para actuar de inmediato. ¿Y qué ocurre si no tenemos conexión a Internet en ese momento porque estamos en un lugar remoto?

En estos casos, el sistema no rinde al 100 % pero tampoco te deja desprotegido, ya que continúa almacenando todos los datos. Se registran las alertas, así como los vídeos grabados, toda una información que podrás volver a consultar cuando vuelva la conexión a Internet.

Los nombres específicos de los tres dispositivos de sistema de seguridad y domótica de Wattio son: motion, door y siren. El motion es un sensor de movimiento y temperatura con “alta sensibilidad lumínica”; el door es un sensor de puertas y ventanas; la sirena acústica es el “compañero perfecto”.

Cada vez que estos sensores se activen, podemos programar una alarma para que suene y alerte. La ventaja es que se puede activar y desactivar desde el móvil fácilmente. En el móvil, podemos también consultar todas las alarmas registradas durante el día.

Seguridad y domótica para la segunda vivienda

Estos sistemas son también muy prácticos para una segunda vivienda. Suele estar más vacía, ya que sólo se ocupa en temporada de vacaciones; puentes festivos o fines de semana. Aunque suelen tener menos piezas de valor, no está de más protegerla también de los atracadores.

En estos casos es evidente que la inversión no es tan elevada, porque el presupuesto para la segunda vivienda es siempre más reducido. Para estos casos, Wattio nos propone una selección de los dispositivos más provechosos, que puedes consultar en su web.

casa domótica

Y ahora llega la pregunta más cotizada: ¿cómo se instala?, ¿es sencillo? Instalar tres dispositivos puede parecer para muchos una tarea complicada. ¿lo haré bien?, ¿Funcionarán luego de forma coordinada los tres?

Sin embargo, la instalación de sistemas domóticos es cada vez más sencilla, gracias a la conexión inalámbrica. Nada que ver con aquellas costosas instalaciones para las que había que hacer obra o llenar la casa de cables.

Esto ha cambiado radicalmente y, por suerte, ahora todo es mucho más sencillo.

Se necesita conexión a Internet o un router 3G para las segundas residencias, donde no suele haber wifi. Y, a partir de ahí, seguir los pasos del fabricante.

¿Adivinas cuánto tiempo tardarás en instalarlo? 20 minutos. Esto, según Wattio, pero ya sabemos por experiencia que al tiempo fijado por el fabricante hay que añadirle al menos el doble. Pero, 40 minutos no es tanto, ¿verdad?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies