La casa domótica y la seguridad del hogar

La información es poder. Y para las altas esferas, todavía más. Las administraciones públicas y las empresas privadas recolectan cada vez más datos de los sistemas con los que operan. Con toda esta información, son capaces de adoptar decisiones más acertadas o de cambiar de estrategia. El Big Data se postula como el futuro más inmediato. ¿Y qué es esto? Para los que no estén puestos en el mundo de las nuevas tecnologías, el Big Data podría traducirse al español como macrodatos.

Es el concepto que hace referencia al almacenamiento de grandes cantidades de datos. Todo un tesoro tecnológico, que como tal habrá que proteger. Y ahí está la clave, el nivel de seguridad debe ir en consonancia con el valor de la información. Cuanto más valiosa es la información más protegida debe estar.

Pero, ¿están las empresas preparadas para proteger todos sus datos? Toda esta reflexión viene a raíz de un artículo leído en TyN Magazine, en el que señalan que el 65% de las organizaciones empresariales encuestadas en un estudio confirmó que recolecta datos de equipos, dispositivos  u otros puntos conectados y “los utilizan para un propósito comercial”.  El informe de 451 Research concreta que la mitad de la información proviene de los centros de datos; seguido de las cámaras de videovigilancia; de los centros de datos domóticos y de los smart phones.

ejemplos domótica hogar

El Internet de las Cosas y el Big Data han encontrado también una aplicación en el mundo de la Industria. En este campo tienen un gran potencial y pueden funcionar como un impulso para reactivar la economía mundial.

Aquí el dato también es clave. “El 49% de las empresas de industrias recopilan datos de los equipos de fábrica y el 49% de las organizaciones de salud reúnen datos de los dispositivos médicos”, apunta.

La siguiente pregunta es si tienen capacidad de gestionar todo el área digital por sí solas. Aunque hay una parte importante de empresas que sí lo hacen, este estudio sostiene también que hay una “clara necesidad de asesoramiento externo” para ayudar a convencer a las empresas del valor de negocio del IoT.

Y esto que ocurre en las empresas privadas, sucede también en las Administraciones públicas. Los gobiernos nacionales, autonómicos y también locales están invirtiendo en la digitalización en áreas además que tocan de lleno al ciudadano: educación, sanidad, justicia…. De ahí que la seguridad sea un aspecto determinante.

¿Y qué ocurre con nuestro hogar? También tenemos muchos objetos conectados: la televisión, la videoconsola; el móvil; la tablet; el ordenador… Si vives en una casa inteligente, todavía más. Encontramos electrodomésticos conectados a Internet, como las lavadoras que podemos programar a distancia; frigoríficos con pantalla para hacer la compra online; hornos que se precalientan antes de llegar a casa…. Y a ello hay que sumarle las cámaras de videovigilancia; los sensores antiincendios; el control de la climatización, la domotización de las persianas, etc.

electrodomésticos domóticos

Aleja a los ladrones de tu casa

La domótica, y ahora el Internet de las Cosas, nos aportan muchas ventajas. Nos facilitan las tareas diarias; favorecen un consumo sostenible y eficiente y aportan seguridad. España no es un país con una alta tasa de delincuencia, pero no está de más proteger nuestro espacio más íntimo. Las empresas de domótica ofrecen packs específicos para la seguridad en el hogar.

  • Protección exterior

Son sistemas pensados para las casas con jardín, ya que detectan la presencia de movimientos extraños en los alrededores de las viviendas.

  • Sensores

Para detectar estos movimientos inesperados dentro del hogar, se instalan sensores más precisos. Cuando detectan una presencia extraña, activan la alarma de la casa.

  • Rayos infrarrojos

Esta tecnología es quizá la más conocida, tanto en los hogares como en las empresas. Son rayos invisibles a la vista, pero muy eficaces a la hora de detectar intrusiones.

  • Simulador de presencia

No hay nada como simular que estamos en casa para ahuyentar a los ladrones. Los fabricantes de sistemas domóticos lo saben e incluyen entre su oferta esta función. Las persianas suben y bajan a distintas horas, para hacer creer que la casa está habitada.

  • Botón del pánico.

Para casos extremos, como un allanamiento de morada o un peligro inminente, algunos hogares inteligentes tienen este botón del pánico, conectado a un número de teléfono o a la policía directamente. Con tan sólo presionarlo, pondremos en alerta a nuestro entorno.

Como ves, cada vez son más los sistemas que se van incorporando a este mundo de la seguridad a través de la domótica. Y vendrán muchas más, ya que las nuevas tecnologías avanzan a pasos agigantados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies