Instalar domótica sin obras

El principal miedo de la población a la domótica tiene que ver con las obras. Con el paso del tiempo se ha extendido la idea de que es necesario ejecutar grandes obras. Pero gracias a la domótica inalámbrica eso ya no es obligatorio. Se pueden automatizar muchos procesos y controlarlos desde el móvil gracias a los sistemas que no requieren cableado.

Palabra de expertos: es una pena que en 2017 la domótica siga siendo un misterio en la mayoría de los hogares. Hace mucho tiempo que nadie contempla tener una casa sin Wifi o sin calefacción, pero en cambio sí que se concibe sin elementos que automaticen rutinas como usar los electrodomésticos o decirle a nuestros aparatos de luz la hora a la que deben apagarse.

¿Por qué la domótica no termina de conquistar los corazones del ciudadano medio? Razones hay varias, y todas ellas contrastadas:

  • Precio: la creencia popular tiende a decir que instalar domótica es caro, cuando la versión inalámbrica no tiene que serlo.
  • Desconocimiento: la cultura española tiende a ser miedosa con los cambios profundos. El miedo a lo nuevo a veces no nos dejar dar grandes avances.
  • El cableado: se insiste mucho en que para tener una casa inteligente hace falta tener metros de cable, cuando no es así, si no lo queremos así. Evidentemente, las obras en casa siguen causando muchos recelos.

Pero, en el otro lado de la balanza, hay muchas razones para tener un hogar domótico. Incremento de la seguridad, mayor confort, rutinas automáticas y ahorro energético son poderosas razones que deberían convencernos. Y si no queremos tirar esos metros de cable, en Cosas de arquitectos lo tienen claro: las instalaciones cableadas “para grandes edificios pueden ser asumibles pero no para una vivienda media”. En este terreno es donde la versión inalámbrica de la domótica gana la partida. No olvides, además, que una instalación sin cables te la puedes llevar a donde quieras (en caso de mudanza, claro).

Automatización inalámbrica

La gran ventaja de la domótica inalámbrica es que es escalable. Con una pequeña inversión de cientos de euros se pueden realizar modestas (pero muy prácticas) instalaciones que pueden ir creciendo en el tiempo conforme aumentan tus necesidades. De esta forma, se puede comenzar por unos detectores de presencia y acabar teniendo una vivienda totalmente domotizada.

Los sistemas modulares lo hacen posible, y tiene ventajas que merece la pena destacar:

  • Son sencillos.
  • No necesitan obras, puesto que la mayoría funcionan por wifi.
  • No hay que tener grandes conocimientos de electrónica. Es más, muchos de los aparatos los puedes instalar tú mismo y requerir la ayuda de un profesional si se complica el asunto.

Enchufes para domoticaSiempre en función de tus necesidades, puedes ir aumentando la instalación. No obstante, hay que tener en cuenta que tendrás que hacer algunas adaptaciones en casa antes de tener el sistema domótica listo. Por ejemplo, si queremos controlar a distancia las persianas habrá que tener motorizadas. Uno de los elementos indispensables ya lo he mencionado (el wifi) pero tener un hogar domotizado, aunque sea sin cables requerirá –por normal generales- de un equipamiento que incluye:

  • La centralita. Es el cerebro del sistema, y una de las partes que mejor tienes que proteger si quieres evitar que personas no deseadas se infiltren en el sistema de tu hogar. Hay que asegurar que la señal wifi le llega de forma potente.
  • Los dispositivos que vamos a conectar, y que elegimos en función de lo que queremos automatizar. ¿Detectores de presencia? ¿Calefacción automática? Lo primero siempre es analizar las necesidades. Dentro de este apartado también se incluyen las alarmas o las cámaras de videovigilancia; complementos que cada vez se requieren más en casas grandes y que resulta muy cómodo controlar a distancia.
  • La aplicación correspondiente para el móvil o para la tablet. El principal interés de este sistema es que se pueda manejar desde estos dispositivos.

“La gran revolución de la seguridad y el confort en el hogar ha venido de la mano de Internet y de la telefonía móvil con los smartphones” (Leroy Merlín)

Estándares domóticos

A pesar de que el wifi facilita bastante la tarea, compañías especializadas como Domonova recomiendan a los usuarios optar por sistemas de probado éxito como Z-wave o Loxone. “Los estándares son, en la mayoría de los casos, el caballo ganador en el sector de la domótica”, concluyen. Evidentemente, esta afirmación tiene una razón de ser de mucho peso: cuando compremos nuestros aparatos lo ideal es que funcionen todos bajo un mismo paraguas, sean de la marca que sean.

Loxone, una de las marcas más reconocidas dentro de este segmento, hace ya tiempo que apostó por Loxone Air, que utiliza tecnología de ondas de radio para hacer correr todos los sistemas automatizados que tener en casa. Iluminación, persianas o climatización. Pocos accesorios se resisten a sistemas estandarizados como Loxone.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies