Historia de la normativa en domótica

Ante de la burbuja inmobiliaria, el sector de la domótica preveía un crecimiento desmesurado que se vio frenado por la crisis. No obstante, ese ‘parón’ sirvió para que se desarrollara y cimentará la normativa sobre la que ha crecido el sector, y que ha servido para consolidarlo y garantizar su crecimiento sostenido.

domotica en casa

Lamentablemente, el crecimiento de la Domótica en España ha sido muy sostenido y sus cifras hasta hace no muchos años no era, ni de lejos, las que muchos expertos del sector auguraban en sus planes de futuro. Se debe tener en cuenta que el boom inmobiliario en nuestro país arrastró a muchos sectores, entre ellos el de la domótica, muy ligado a la implantación de esta tecnología en viviendas de obra nueva.

Una recesión y una crisis económica que tuvo lugar justo en el momento en el que el marco normativo sobre el que se mueve la domótica comenzaba a vivir un impulso más que relevante, ya que por primera vez – en los años en los que explotó la burbuja- la domótica comenzaba a apoyarse“en una base normativa y legislativa,que auguraba un marco favorable con buenas expectativas para crecer”, resaltan desde la Asociación Española de Domótica e Inmótica (CEDOM).

Por aquel entonces –hablamos del 2007- se publicó la guía técnica de aplicación de la ITC-BT-51 del REBT, una instrucción para establecer los requisitos específicos para la instalación de sistemas domóticos en viviendas y edificios. Posteriormente llegaría una de las normas más relevantes –y pionera en Europa- en este campo: la AENOR EA0026, con el que se establecen los requisitos mínimos que deben cumplir este tipo de instalaciones.

domotica-en-casa-blog

Gracias a la actualización del Reglamento Electrotécnico para Baja Tensión (REBT), se procedía a pulir algunos aspectos normativos claves que no estaban recogidos hasta ese momento:

  • Se modificaba el anterior reglamento, que databa de 1973 y se mostraba claramente anticuado.
  • En la modificación se habla por fin de las competencias de las Comunidades Autónomas en el campo domótico.
  • Sobre todo, y lo más importante, con la modificación del 2002 se actualizaba el contenido de la propia norma, recogiendo en ella todos los avances tecnológicos que han llegado hasta los nuevos hogares inteligentes, en los que se ha aumentado de forma considerable el nivel de electrificación.

Con todos estos cambios y a pesar de los años de crisis, que aun permanece latente, en 2010 el sector de la domótico vio con claridad un cambio de tendencia. El sector facturó aquel año más de 144 millones de euros y comenzó a penetrar mucho más en lugares un tanto inexplorados hasta el momento: el sector de la rehabilitación y del pequeño y mediano terciario vieron como la domótica empezaba a interesarse por ellos. Un impulso que también fue posible gracia a la evolución de la normativa en nuestro país, fundamental para que la domótica salga por fin del letargo y alcance los niveles de instalación que se auguraron en su momento.

Legislación actual en domótica

“La Directiva 2010/31/UE para la eficiencia energética de los edificios fomenta la instalación de sistemas de control en viviendas y edificios, el Plan de Acción de la E4 para el 2011-2020 incluye en sus medidas actuaciones con domótica, la Certificación Energética de Edificios contemplará la inmótica en un futuro próximo como tecnología que contribuye al ahorro energético” (CEDOM)

Además de las normas mencionadas en el párrafo anterior, los expertos consideran fundamental el nuevo reglamento de ICT, que contiene un anexo con que se pretende promover el desarrollo generalizado de las tecnologías domóticas, muy ligadas en la actualidad a campos como la accesibilidad, el confort o el ahorro energético. “Además de un marco legislativo favorable, existen otras palancas de impulso del sector como las sinergias que se establecen con otros desarrollos tecnológicos”, aseguran desde el CEDOM.

Certificación de instalaciones domóticas

La EA0026: 2006es una de las normas más importante del sector en España, puesto que establece los requisitos mínimos que debe cumplir una instalación domótica. Con la norma en la mano, existen tres niveles de domótica: básico, intermedio o excelente. Para poder ser certificadas, las instalaciones tienen que llegar al menos al nivel 1 (básico). Es decir, un sistema para automatizar la temperatura, que es algo que nosotros mismos podemos hacer en nuestra casa, no tiene que certificarse, aunque se aproxime al concepto de domótica.

De hecho, en España solo pueden solicitar la certificación de una instalación domótica las empresas que se dedican a su instalación. Actualmente, según la ley, solo pueden considerarse instaladores domóticos aquellos que tienen el certificado de especialista según el artículo 3 del REBT ITC03. Como ocurre en otros ámbitos, este tipo de normativas y procesos legales tienen como objetivo la seguridad para el usuario.

Gracias a la EA0026 las personas que adquieren una vivienda nueva con sistema domótico integrado tienen la garantía de que sistemaestá verificado y que cumple con la legislación. No solo eso, también sabe que dispondrá del adecuado manual de instrucciones para hacer funcionar su hogar y contará en todo momento con el imprescindible servicio de mantenimiento.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies