Un frigorífico más divertido

Las neveras de diseño, como se ha podido ver en este Blog a lo largo de muchos posts, basan ese diseño, precisamente, en el no diseño. O, por decirlo de otra manera (porque al releer lo que he escrito, la verdad es que no me he enterado ni yo)… en diseños ya existentes previamente. Es decir, entendemos que una nevera de diseño es una nevera vintage, si tomamos como referente estético las cocinas de las pelis americanas de los años ’50 y ’60.

Por lo general, ambos conceptos se suelen enlazar. Y a veces me pregunto si eso no nos habrá hecho un poquitín… perezosos… a la hora de concebir cosas distintas. Personalmente diría (y sé que me ganaría alguna que otra colleja, no del todo injustificada) que los diseñadores de frigoríficos se han dormido un poco en los laureles a la hora de concebir novedades.

 

Estilos personales

Pero eso no es del todo justo. Porque lo cierto es que, aunque no abundan, sí que existen neveras muy locas y no sólo hablamos de en lo superficial. Es decir, que no sólo tenemos que pensar en vinilos a modo de ”piel” de la máquina, sino en aparatos de formas muy curiosas.

Uno de los ejemplos que mejor ilustra lo que quiero decir es un curiosísimo modelo de Electrolux que parece una torre de Legos. En total conforma cuatro compartimentos estancos que quedarían bien diferenciados en a) un cajón, b) un estante, c) un espacio para las bebidas y d) una hielera.

Curioso (y muy bonito) modleo de Electrolux. Foto de su web

Pero es que además de estar enteramente separados, esta “diversificación” se deja ver también en el exterior. De tal modo que la nevera queda dividida también en colores y, lo que es mejor, distribuidos de manera asimétrica. Como también son asimétricas las puertas, cosa que queda clara una vez que se abren. Quizá no es la nevera más útil del mundo, porque al fin y al cabo tanta división hace que pierda en capacidad… ¡pero no se puede negar que es una auténtica chulada!

Menos espectacular y rompedora es la nevera HC-1060, de Liebherr. Es decir, que a nivel de refrigeración no hay ninguna duda sobre la excelente calidad de este modelo. Y dentro de la sobriedad alemana la estética no deja de ser interesante. Ya que se trata de un frigo americano o side by side pero que no lo parece. Y es que está enteramente oculto tras la apariencia de un enorme armario o despensa. Lo hay en varios colores, aunque el más atractivo es en mi opinión el rojo. En todo caso hay que tener muy presente el precio. Entre que este fabricante ya de por sí no es ninguna “baratura”… si a ello le sumamos el que es de diseño y por lo tanto no se fabrican muchas unidades, y que además es del tipo de frigo que más consume del mercado… en fin, que para el que esté ahorrando quizá no sea el mejor modelo.

 

Color en la cocina

Smeg hace, generalmente, modelos de formas clásicas. Es decir, redondeadas y con las formas muy… “amables”. Sin embargo hay una serie que, aunque conserva ese patrón, por así decirlo, formal, en lo superficial es una verdadera explosión de color.

De color y de arte, ya que la colección se llama Arte Dolce & Gabanna y Smeg, y no exagera. Se trata de una colección preciosa, muy especial, que fundamentalmente se caracteriza por el horror vacui y que por lo tanto cubre por completo la superficie. Potentes colores y dibujos muy minuciosos, preciosistas, que dejan bien claro de dónde vienen los diseños de esta casa.

La preciosa serie Arte Dolce & Gabanna y Smeg (foto de la web de Smeg)

Y eso que obviamente Smeg y Dolce & Gabanna son conceptos aislados… sólo que unidos por un mismo concepto: Italia. O, más concretamente, Sicilia: la estética siciliana. Ya que estamos hablando de una estética fuertemente influida por el teatro de las marionetas tan querido en esta isla. Los modelos son exclusivos, pero no es difícil reconocer que pertenecen a una misma serie, habida cuenta de que reproducen unos iconos estéticos muy particulares, como caballeros medievales, escenas de batallas, limones y ruedas de coche.

Una serie preciosa (no apta para bolsillos que no sean preciosos, eso sí), pero que si uno adquiere, no me queda duda: se va a pegar todo el día en la cocina, admirándola. ¡Quizá una serie de frigoríficos de Smeg y Dolce & Gabanna era lo que necesitábamos para despegarnos un poco de la tele! 😉

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies