Feng Shui en tu cocina

Todo en la milenaria filosofía del Feng Shui tiene un por qué. Y ese principio en la cocina no iba a ser menos. En este caso los puntales en que se basa esta línea de pensamiento, aplicada a esta parte de la casa, son los conceptos de supervivencia y, por supuesto, el de la comida. Pero hay una ampliación, por así decirlo, en función de la Escuela de Feng Shui de la que estemos hablando.

Es decir, que hay varios tipos de Feng Shui dependiendo de dónde nos hallemos. Y dado que esa distribución tiene una base geográfica, obviamente la que se practica en España está dentro de la Escuela Europea. Y es una escuela menos basada en los aspectos básicos de la vida que la oriental, ya que aquí, a los conceptos meramente alimenticios, se suman los de la creatividad inherente a cualquier proceso gastronómico.

Feng Shui es armonía

Ejemplos de diseños de cocina

Teniendo en cuenta los puntos de partida mencionados, se trata de encontrar un efecto estético equilibrado. ¿Cómo? Pues un buen comienzo es empezando por no hacer uso de los colores muy oscuros o chillones. Lo mejor es que sean claros. Es más, lo mejor que es que tengan un toque de tierra, como salmones, ocres o pasteles. Demasiado azul podría apagar a uno rojo como el agua apaga al fuego. ¿Que qué tiene que ver? Pues que efectivamente en una cocina hay agua y hay fuego, ¿no?

Y es que la cocina, a efectos de Feng Shui, tendría dos grandes “familias” o grupos. Estos son el agua y el fuego. Y estos dos grupos tienen que estar juntos dentro del espacio general de la cocina, pero no revueltos. Es decir, en la medida en que sea posible, agrupados pero separados entre sí. Si los de agua son la nevera, el lavavajillas, la lavadora y el fregadero, los de fuego son el horno, la placa de inducción, de gas o la vitro, y el microondas, pues los de agua tienen que ir juntos y los de fuego juntos también. Pero en ningún caso enfrentados.

La isla es muy propicia para el feng shui

Esto se dice muy fácil pero es complejo de llevar a la práctica, y se hace todavía menos viable si la cocina no es muy grande o está dispuesta como una especie de “pasillo ancho”. Entonces una solución es separar los electrodomésticos con “fronteras” neutras, como podríamos llamar a los complementos de cocina hechos de madera o cerámica. Como por ejemplo una maceta o un cajón móvil.

 

Un espacio diferente

Un elemento común (es obvio) a todas las estancias y que el Feng Shui tiene muy en cuenta para planificar las disposiciones de las mismas es la puerta. Y en el caso de la de la cocina hay unas premisas relativamente sencillas. O quizá a mí me lo parecen porque la mayoría de las casas las emplean, por más occidentales que sean.

Hablo de la “prohibición” de enfrentar la puerta de la cocina a la del baño y a la de la entrada. Lo mejor es que, siempre que no esté de frente a esta última, se encuentre no muy lejos de ella.

Ejemplo de cocina Feng Shui

Es muy difícil  ya que requiere de una cocina de gran tamaño, pero de poderse hacer, es bueno que la parte de la familia de fuego, como son la placa de inducción, etc., se encuentre en una isla en el centro de la cocina. Y es más, que desde el punto en que se manejan esos fogones se pueda tener a la puerta de la cocina dentro del ángulo de visión.

Son premisas que no me parecen fáciles de llevar a la práctica, la verdad, pero que tomadas globalmente no suenan mal. Si en otras latitudes llevan miles de años aplicándolas por algo será, ¿no?

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies