¿Es factible una vivienda domótica?

La pregunta que sirve para titular el post da pie a varias interpretaciones. A buen seguro más de un ciudadano se la ha hecho a estas alturas, consciente de las ventajas que tiene automatizar según qué funciones en casa. Intentaré responder a los frentes que se nos pueden abrir a la hora de conocer si es factible la ‘existencia’ de casas domóticas.

¿Es factible una casa domótica en términos económicos? Si atendemos al criterio de los especialistas, sí. Aunque evidentemente todo depende de las necesidades del usuario. Hay empresas instaladoras que han llegado a culminar proyectos domóticos de cinco cifras, aunque el catálogo de posibilidades es amplio.

Según comentó al diario El País Óscar Querol, de la Asociación Española de Domótica e Inmótica (Cedom), la domótica es un bien “al alcance de cualquier bolsillo”. De hecho, van más allá y aseguran que un piso de tamaño normal se puede convertir en inteligente por unos 2.000 euros.

equipos domotica

Hasta hace pocos años la iluminación y la climatización era lo más demandado, pero los sistemas han evolucionado de tal forma que ahora también se solicitan muchos sistemas de seguridad para evitar intrusiones o catástrofes dentro de casa. ¿Por qué iluminación y climatización? Porque son los dos sistemas más ligados al ahorro y la eficiencia energética. Gracias a ellos los usuarios pueden tomar consciencia de cuánto gastan y adaptar nuestras necesidades a las horas de menor consumo o programar –por ejemplo- sistemas de iluminación solo cuando falta luz natural.

Por tanto, uno de los grandes mitos a la hora de saber si una casa domótica es factible es el precio. Pensar que solo está al alcance de clientes ricos es uno de los mitos a los que se enfrentan las empresas, que recuerdan que todo depende de nuestras prioridades. En Loxone demostraron con cifras en su web que una casa pequeña, que desea reducir el gasto en calefacción y luz, se puede automatizar por poco más de 1.600 euros con cinco elementos.

Por tipo de construcción sí que no hay dudas: cualquier tipo de vivienda puede ser candidata perfecta a la domótica. Da igual vivienda libre, VPO, en construcción o rehabilitación. Incluso los grandes edificios ya construidos pueden adoptar medidas para ser más eficientes (mediante control remoto de la climatización e iluminación) y seguros (con sistemas de vigilancia controlados por una conserjería).

domotica fácil

Ventajas e inconvenientes

Las principales ventajas de una vivienda inteligente ya han quedado de relieve, pero las vuelvo a plasmar con mayor claridad:

  • Ahorro de energía: automatizar la iluminación o controlar de forma remota los electrodomésticos solo trae ventajas en la factura de la luz. Podemos hacer que las luces solo se enciendan en estancias ocupadas o programar las persianas para que se levanten cuando detectan la luz solar.
  • Seguridad: es otro de los puntos fuertes indiscutibles. No solo hablamos de circuitos de cámaras para seguir (incluso por streaming) lo que sucede en el interior de la vivienda. Hablamos de equipos que son capaces de simular que una vivienda está habitada, o de avisar al usuario de un incendio, escape de gas o inundación en ciernes. Información que ya se puede recibir en el teléfono móvil y que a su vez se ha trasladado a los servicios de emergencia.
  • Comodidad: poder manejar cualquier equipo de nuestra casa desde el sitio en el que nos encontramos es sinónimo de seguridad. Elegir la iluminación adecuada para cada momento es confort. Programar la lavadora desde el móvil para tener la colada hecha cuando llegues del trabajo es calidad de vida.

Pero todo aquello que tiene ventajas también inconvenientes, aunque he de decir que en el caso de la domótica ninguno es insalvable:

  • Inversión inicial: es cierto que por 2.000 euros se puede convertir una casa en inteligente, pero también es cierto que el contexto económico actual no todo el mundo se los puede permitir de primeras. Ojo, se trata de una inversión que se amortiza en poco tiempo.
  • Averías: una avería en el núcleo del sistema puede ser un gran contratiempo. Aunque siempre estará la empresa especialista para solucionarlo.
  • Vulnerabilidad frente a ataques informáticos: todo lo que está conectado en red está expuesto.

Problemas legales

La domótica no es un campo libre. Hay leyes que rigen su instalación y que todo equipamiento debe cumplir. Las instalaciones que se realizan mediante cableado tienen que regirse por el Reglamento Electrotécnico para Baja Tensión (REBT), pero son las empresas instaladoras las que realmente conocen los aspectos legales y están preparadas para legalizar cualquier elemento.

hogar-domotico-habitacion

Evidentemente, un usuario que instala unos detectores de presencia no tiene que cumplir con ningún trámite burocrático, pero hay otros que sí. Por ejemplo, las alarmas sonoras tienen que estar dentro de los niveles acústicos permitidos por las normativas municipales; algo parecido sucede con la instalación de cámaras de seguridad, cuya recogida de imágenes tiene que estar amparada por la ley.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies