Extraer el humo a la última moda

Cómo han cambiado las cosas, ¿no? Si hace unos años cualquiera hubiera mezclado las palabras “extraer el humo” con el concepto de moda hubiéramos pensado que estaba como unas maracas. Y, sin embargo, a día de hoy ya nos va a empezando a sonar un poco más plausible. De acuerdo, las campanas extractoras todavía no desfilarán en París o en Milán, pero bueno… tiempo al tiempo.

Vamos a dar un pequeño repaso de los porqués. Por qué se están poniendo de moda, por qué unas se están poniendo de moda más que otras y por qué deberíamos tener ciertas cosas en cuenta a la hora de comprarnos una campana extractora. Porque al fin y al cabo, cada vez son más variadas, funcionan mejor y son más chulas.

Las campanas de acero inoxidable pegan con cualquier material. Eso sí, las campanas de isla no pegan con cualquier espacio…

Las islas gustan más

Las campanas extractoras no es que se estén poniendo de moda, ya que en realidad han estado ahí desde que el hombre es hombre. Ahora bien, siempre han sido el patito feo de la cocina, el sumidero de la porquería que se volatiliza al cocinar. Y por cierto esa porquería, ese humo, no deja de ser otra cosa que grasa en suspensión. Así que si no fuera por las campanas, en vez de cocinas tendríamos una especie de piscina llena de grasa. Pero afortunadamente vivimos en una época en la que no basta con que los electrodomésticos funcionen bien. Exigimos, además, que sean bonitos y adornen nuestro hogar como un complemento más.

Hay muchos tipos de campana extractora de humo que, o bien no existían, o bien estaban en el mercado en una proporción tan menor que apenas sabíamos que estaban ahí. Uno de estos tipos es la campana de isla. Si la habíamos visto alguna vez con anterioridad era en esos reportajes del Hola que nos mostraban las mansiones de los millonarios. Ahora, y aunque no es un aparato que todo el mundo pueda permitirse, ya no es algo tan raro de ver. Y no es que ahora las cocinas se hagan mucho más grandes, que más bien es todo lo contrario, sino que de un tiempo a esta parte le damos mucha más importancia a la cocina. Esta estancia ha ganado en protagonismo y muchas veces ello supone la adición de alguna estancia anexa. Esto se ha empezado a hacer con relativa frecuencia desde hace poco tiempo y yo creo que tiene toda la lógica. Al fin y al cabo, ¿no se ha hecho en un montón de casas, desde siempre, la vida en la cocina? Lo que pasa es que ahora valoramos más el que sea bonita. Pues bienvenida sea esta moda. Y como consecuencia lógica de tener un parqué de casas con cocinas mucho más grandes, se han disparado las ventas de campanas de isla. Está claro que, si las condiciones lo permiten, las islas gustan más.

La variedad de formas es ilimitada

 

Colores que nunca fallan

En cuanto al color infalible para una campana extractora, es que además el number one es el mejor material para el buen funcionamiento de éstas. Y es que no en vano el acero inoxidable es el que menos retiene la suciedad y el que mejor puede limpiarse. Pero además, y por no salirnos del tema de los colores, combina con todo y aporta una imagen entre lo funcional y lo sofisticado que no suele fallar. Siempre pega con todo.

El blanco es otro color que, ya porque es un clásico de la higiene o ya porque los techos de las cocinas suelen tener este color (estábamos hablando de una isla), suele combinar también bastante bien además de que aporta una sensación espacial de bastante amplitud. Eso sí, conviene que cerca haya algo, un electrodoméstico, un mueble o la propia isla que aporte una cierta oscuridad. Si no, puede pasar de resultar limpio a ser demasiado frío, aséptico.

Por supuesto que en este tema no se puede sentar cátedra, o se puede sentar tanta cátedra como usuarios somos, pero yo no soy especialmente partidario de las campanas en colores chillones o que resalten, como el verde, el rojo o el azul… y creo que no hay mucha gente que lo sea. De hecho no se venden mucho.

Ahora bien, están ganando terreno a pasos agigantados las que tienen terminados en tonos dorados, latón y cobre. Sobre todo estos dos últimos, envejecidos, quedan genial para las cocinas vintage. De todas formas, hoy en día es más complicado escoger que nunca. ¡Es que cada vez hay más donde elegir!

¿No quieres ver tu campana? Pues tienes la opción de instalar una retráctil

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies