Cómo empezar a tener un hogar domótico

¿Has pensado alguna todo lo que puede aportar a tu vida una casa inteligente? Si todavía no has reflexionado sobre ello, nosotros lo hacemos por ti y te contamos algunas cosas que deberías saber. ¡Dale rienda suelta a la domótica!

Parece razonable, pero no todo el mundo se detiene en ello: el primer paso para tener una casa inteligente es querer tenerla. Sí, es posible que pienses que sigo sin resolver nada, pero es que ese ‘deseo’ de tenerla implica muchas más cosas de las que parecen. Lo primero de todo, aceptar que algo de dinero vas a tener que invertir. Y lo segundo, que debes pararte y reflexionar acerca de lo que quieres, cuándo lo quieres, cómo lo quieres y para qué lo quieres. ¿Te parecen preguntas sencillas de responder? Dales respuesta y ya tendrás la primera estación de tu futura Smart Home.

  • Qué quieres: cámaras de vigilancia, sensores de presencia, manejar los electrodomésticos por el móvil, una centralita para automatizar procesos rutinarios como persianas y luces… Hay muchas opciones, casi tantas como puedas imaginar. Plantea tus necesidades y consulta a un profesional.
  • Cuándo lo quieres: en tu casa actual y ahora mismo, en tu casa del futuro… ¿Es un pensamiento a largo plazo o medio plazo? Es importante tener unos tiempos de implantación en la cabeza.
  • Cómo lo quieres: la domótica cuenta con la ventaja de ser escalable. ¿Qué quiere decir esto? Que puedes ir componiendo tu hogar poco a poco. También debes decidir si apuestas por la domótica inalámbrica o tiras la casa abajo y lo cableas todo.

Qué no puede faltar

No puede faltar un proyecto claro como el que hemos expuesto grosso modo en los párrafos anteriores. Para estas cosas, mi consejo siempre es el mismo: acude a un instalador profesional. En cualquier caso, lo que no puede faltar de ninguna de las maneras es una conexión Wi-Fi con la suficiente potencia como para llegar a toda la casa. Elemento bastante importante, sobre todo, si vas a optar por la domótica sin cables, que tiene interesantes ventajas tal y como te hemos contado alguna vez.

Además de una señal Wi-Fi con el suficiente poderío como para encargarse de todas las misiones que le encomiendes, necesitarás una centralita domótica. “Es la unidad que centraliza la tecnología para el funcionamiento del sistema domótico, es decir, ‘el cerebro del sistema'”, aseguran los especialistas de Leroy Merlin. Desde la centralita controlarás todos los sistemas domóticos que vayas instalando, y en la actualidad son incluso capaces de reconocer automáticamente los dispositivos que se van añadiendo.

“Este aparato debe estar siempre conectado y en caso de interrupción del sistema cuenta con una batería que le permite seguir funcionando”, matizan las mismas fuentes.

Posibles inconvenientes

Domótica desde el teléfono movil La ventaja de la domótica es que el sistema en si mismo es una ventaja. Se creó para hacer la vida de los usuarios mucho más fáciles y por eso es complicado sacar algún inconveniente a su instalación.

Con la llegada de las conexiones inalámbricas y el poderío de los actuales smartphones, uno de los principales inconvenientes se ha eliminado: las obras. Ya no es obligatorio cablear tu casa para convertirla en una Smart Home. Es más, las actuales construcciones cuentan con proyectos que obligan a implementar preinstalaciones para aquellos usuarios que quieran tener un hogar inteligente en algún momento del futuro.

Otro de los inconvenientes principales proviene de un campo en el que poco tiene que decir el usuario. Actualmente, en pleno 2017, siguen siendo escasos los sistemas estándar que de verdad permitan al usuario domótico ser plenamente libre. Google usa sistema, Apple tiene a Siri y HomeKit y las marcas de electrodomésticos también apuestas por sus propios sistemas. Son meros ejemplos, los más representativos. Pero, al final, el usuario se encuentra con que no puede combinar en una misma aplicación sus electrodomésticos Siemens y el sistema de iluminación Philips Hue.

En este caso solo podemos decir una cosa: tiempo al tiempo. Es inevitable que, al final, el problema de los estándares se termine solucionando por el bien de todos.

2 comentarios
  1. Salvador 26/04/2018 Reply
    • Marta 30/04/2018 Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies