Electrodomésticos integrados para un diseño ideal

¿Te gusta que tu cocina tenga pequeños toques que diferencien los espacios? ¿Que se vea claramente dónde está el lavaplatos y donde el frigo? ¿Te gusta que difieran básicamente de lo que son los armarios, cajones, etc.? Si la respuesta es que no, pues es un criterio que, como otro cualquiera, no está bien ni mal. En este caso… no sé si este post te va a motivar mucho que digamos. Pero de cualquier manera creo que puede ser interesante. Aunque sea para ver en líneas generales qué es eso de un electrodoméstico integrado, para qué sirve y… vete tú a saber, si en un futuro te podrías llegar a plantear tener uno. De hecho, cada vez de manera más habitual los decoradores recurren a ellos. Por algo será.

 

Muebles integrados en la cocina

El de los muebles y los electrodomésticos integrados en la cocina es un concepto que no es que sea estrictamente de los últimos años, pero sí que ha cogido fuerza hace relativamente poco tiempo. Y es que de alguna forma enlaza con la moda de las líneas rectas y la esencia funcional y un poco (o un mucho) minimalista

Un buen ejemplo de cocina con electrodomésticos y muebles integrados

De todas formas hay grados en el nivel de integración. Veamos:

  • Están los electrodomésticos o muebles Es decir, que su grado de integración es cero. O en otras palabras, que se presenta el aparato tal cual sale de la fábrica. Es la opción con la que nos encontramos más a menudo, porque desde luego a nivel de instalación es la más fácil y, al césar lo que es del césar, la verdad es que los fabricantes cada vez se lo curran más a la hora de elaborar diseños atractivos. Cada vez es más complicado encontrar electrodomésticos que sean verdaderamente feos porque incluso las marcas humildes le dan importancia al hecho estético. No obstante y como hemos dicho, para el que quiera la cocina lisa y lasa en lo que respecta a mobiliario y aparataje, no son una buena opción. A tener en cuenta, también, el que es la opción más sucia. Y lo es en el sentido de que al no haber nada que los tape de cara al exterior y tener que guardar un cierto espacio entre unos y otros, es en esos espacios donde es fácil que se generen pequeñas acumulaciones de basura y restos.
  • A mitad de camino entre los independientes y los integrados están los panelables. Como su nombre indica, quedan ocultos tras un panel. Pero no del todo. Y es que los mandos quedan ahora a la vista. Me parece una opción chula, al fin y al cabo estamos en una cocina y eso significa que estamos en el lugar con más tecnología de toda la casa. Así que, ¡¿por qué no mostrarlo de alguna manera?! Por otra parte, se consigue en gran medida la armonía de la que hablábamos antes

Líneas totalmente puras

Ni verás que están…

  • Y por último los electrodomésticos integrados (también se llaman integrables) que quedan perfectamente ocultos tras un panel total. ¿El resultado final? Pues eso, una superficie totalmente homogénea (por el amor de Dios, si los instaláis adornad también la cocina con algo, una maceta, una lámina… ¡algo!) y muy limpia, todo lo contrario al ornamento. ¿La pega? Pues que, básicamente, no todos los aparatos son integrables sino que vienen en este formato ya desde el catálogo. Y al final son muchos menos en relación con los independientes, lo que acorta mucho las posibilidades de encontrar el que más nos conviene. Por otra parte son más difíciles de instalar y para ello se necesita de un instalador profesional, mientras que en el caso de los independientes basta con buscar un enchufe y encajar (dicho así suena la mar de simple y luego… pues tampoco lo es tanto). Otra pequeña pega, y perdonad que me ponga un poco ceniza, es que además de que en el catálogo este tipo de modelos están en franca minoría, tienden a tener una capacidad mucho menor. El motivo es que buena parte de su volumen se lo “come” el panel que lo oculta, detrás del cual lógicamente tiene que haber una puerta que cierre de forma hermética la máquina antes de entrar en acción.

En cuanto al precio… ¿el que sean más caros que los independientes y los panelables es una desventaja? Pues sí y no. Sí porque gastar más dinero siempre lo es, pero no porque, eso sí, la familia de los integrables siempre está dentro de los modelos de gama alta. Y lo bueno hay que pagarlo, ¿no? Por terminar con una pequeña especificación, cabe mencionar que los electrodomésticos que más se venden en formato integrable son lavavajillas y lavadora.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies