Qué electrodomésticos pueden ser domóticos

Te contamos varias cosas que debes saber sobre electrodomésticos domóticos.

Termostato inteligente, iluminación a la carta… mediante una programación correcta, hecha por gente que sabe lo que hace, se pueden hacer muchas cosas en una casa domótica. Ejemplos al respecto hay variados y para todos los gustos: detener el riego automático si está lloviendo, recoger los toldos si se detecta que hay mucho viento. Lo dicho: con trabajo de programación se puede hacer el pino el sofá si quieres. Y, por supuesto, el encendido y apagado de los electrodomésticos no es ajeno a todo esto. En las manos adecuadas (que para eso existen instaladores de domótica) se pueden integrar estos dos procesos en las rutinas domóticas.

Electrodomésticos inteligentes

No obstante no es sencillo, a priori, controlar los electrodomésticos a través de la red domótica. Y no lo es porque es complicado cablearlos, y porque cada electrodoméstico de una casa puede ser de un padre o una madre. Para que una lavadora, un lavavajillas o un frigorífico pueda tener la consideración de domótico, o de algo que se le asemeje, lo primero es que tengan una característica imprescindible: posibilidad de conexión a la red wifi del hogar. A partir de ahí, se puede empezar a negociar.

A día de hoy, varias marcas ofrecen la posibilidad de equipar una cocina con electrodomésticos inteligentes: LG, que presume con razón de la multitud de opciones que ofrece; Samsung, que fabrica una lavadora y una secadora que se instalan en pareja y funcionan a través del móvil si lo deseas o Siemens y Bosch, que son las dos marcas que a nivel europeo ofrecen la opción de manejar sus electrodomésticos bajo el paraguas de una misma aplicación: Home Connect. Si salimos de las primeras espadas, a buen seguro que habrá más fabricantes con electrodomésticos conectados en su catálogo.

Qué ventajas aportan

Como era más o menos previsible desde el título, el aumento de protagonismo de los electrodomésticos en la domótica ha tenido un culpable principal: el smartphone. Es la clave de todo esto. La misma conexión wifi que permite enlazar la lavadora con el sistema domótico te permite comenzar con la colada sin levantarte del sofá. Y quien dicen sofá dice la silla de la oficina, puesto que es esa esa la ventaja de poder usar los aparatos en la distancia, que no importa la ubicación en la que estés. A través de la centralita domótica, gracias a ese trabajo de programación que no puede hacer cualquiera, se puede hacer que la lavadora (o cualquiera de los electrodomésticos que vienen a continuación) pueda desenchufarse si no detecta presencia humana en la vivienda. Pero, gracias a la generalización de las aplicaciones, se puede elegir cuándo y dónde comenzar una colada.

Pero la lavadora no es el único electrodoméstico que puede funcionar a distancia. Actualmente, a través de apps como Home Connect se pueden controlar el horno, el firgorífico, el lavavajillas, e incluso una cafetera totalmente integrable. Más o menos, el funcionamiento base de todos ellos es el mismo: programar las horas de encedido, selección a distancia de los programas más adecuados y recepción de notificaciones para indicar que todo va bien (o que algo está saliendo mal).

A los electrodomésticos más conocidos en este terreno hay que añadir otro que no es muy grande, y para algunos puede que no sea ni electrodoméstico, pero que también puede funcionar con este sistema: el robot aspiradora. La limpieza es sin duda uno de los capítulos más incómodos de las tareas domésticas. Nadie quiere hacerlo y todo son problemas para ponerse manos a la obra. Los robots aspiradoras (igual que otros ejemplos como los robots de cocina) han supuesto un revulsivo en este aspecto. Actualmente en el mercado existen modelos más que inteligentes (algunos usan incluso tecnología de tipo militar para mapear la casa) y, por supuesto, muchos se pueden manejar desde un dispositivo móvil cual videojuego de aspiración, e incluso desde un mando a distancia; aspecto que no entraría dentro del terreno más domótico.

Razones para comprarlos

Estas caracteristicas son especialmente interesantes de cara a uno de los fines últimos de la domótica, que no es otro que la eficiencia energética. Poder programar los electrodomésticos a una hora concreta del día facilita de sobremanera explotar al máximo la discriminación horaria de la electricidad. O bien las más modernas y recientes tarifas que incluyen franjas determinadas del día en las que se puede usar la luz sin coste adicional al contratado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies