Electrodomésticos divertidos

Una cocina no es por definición algo divertido, aunque bien es cierto que ese concepto, si es que se busca en una casa se puede encontrar aplicado unas cuantas veces en el baño, en las habitaciones de los más peques de la casa y, también… en la cocina. Parece que, a saber por qué, las ganas de hacer el “payaso” (¡entendiendo payaso desde la mejor de las intenciones, por favor!) si es que surgen, suelen hacerlo en territorio “cocinil”. ¿No os parece?

Pues bien, esto, que viene siendo una realidad desde mucho tiempo atrás, ahora es mucho más factible de llevar a la práctica. Las posibilidades se han multiplicado. Y las formas de diversión son muchas más. Veamos un poco de qué manera podemos aplicar este hecho a nuestras vidas.

 

Personaliza tu cocina

Una de las (muchas) cosas buenas de la industrialización y del entretenimiento de grandes masas es la posibilidad real de que ambos se puedan combinar.

Es decir, que si uno es muy aficionado a una peli o a un libro o a un grupo de música en particular, es muy fácil que a día de hoy pueda hacerse con algo de ello como merchandising (es obvio), pero también que pueda hacerse con una especie de merchandising de, ¿cómo decirlo?, algo más de enjundia que las chapas, los puntos de lectura o los imanes para nevera. Y aquí entraríamos de lleno en el campo de los electrodomésticos.

Una serie divertida, la Daily Design, de la casa Ardo (foto de su web).

Y más concretamente de los pequeños electrodomésticos, ya que existe una pequeña “ala” del sector dedicada a satisfacer a los más frikis de estas cosas. Se pueden ver tostadoras con la forma del casco de Darth Vader (el malo de La guerra de las galaxias, por si algún marciano todavía no sabía de quién estamos hablando). Las sandwicheras también están a la orden del día para estas cosas, por cierto, e incluso aunque no es estrictamente un electrodoméstico, cada vez se pueden ver baterías de cocina con colores y motivos más locos.

Eso sí, de todos los electrodomésticos pequeños que pueden personalizar tu cocina, el que se lleva la palma es sin duda la mininevera. Se venden este tipo de neveras con toda clase de motivos estéticos, pero ya no sólo eso, sino que además se pueden ver en cualquier otro sitio más allá de la cocina. De hecho casi es lo más normal: encontrárnoslos fuera de la cocina, ya que nos podemos encontrar con estos pequeños frigos en las peñas de los pueblos, las salas de reuniones, los “offices” en los trabajos o los locales de ensayo de las bandas.

 

Una cocina más tuya

Existe una casa de electrodomésticos, Ardo, que ya hace años sacó una línea de electrodomésticos “cachondos”, llamada Daily Design. Los modelos de los que se compone esta original línea son, en realidad, de lo más sencillo, pero el resultado final es totalmente distinto a todo lo que se ha visto. Y, como digo, gracias a muy pocos adornos. Como por ejemplo los mandos del horno de algún color plano que hacen que el horno parezca el dibujo de un niño, o pocas líneas que hacen que el frigo parezca una pantalla de Game Boy. Todo muy naïf y muy llamativo, que es lo que se pretende.

Pocas formas más sencillas de personalizar una cocina, desde luego. Pero como ya hemos visto en otros posts, las posibilidades son muchas más. Por ejemplo, la de personalizar la cocina para darle un toque retro, o rústico, o incluso de alguna latitud en particular, com ovemos con el estilo nórdico.

Si bien la forma más sencilla, o mejor dicho la que ofrece más probabilidades, es la de los vinilos. Que aparte de buena música significa personalización de nuestra cocina pero, sobre todo, total libertad.

Tanta libertad como puede dar la posibilidad de crear uno mismo su propio diseño a partir de… ¡sí! ¡De lo que se le ocurra! Y además, fácil de instalar y por muy poco dinero. Y además de los vinilos, que ya han sido mencionados aquí muchas veces, están las pegatinas, que son prácticamente de la misma familia. Y seguro que una de las marcas más importantes de nuestro país al respecto os va a sonar: Ágatha Ruiz de la Prada. Sí, señor. Y, por supuesto, todo de lo más florido.

Pero la cosa evoluciona que da vértigo, así que no me extrañaría que en un futuro no muy lejano nos encontráramos con que podemos diseñar nosotros mismos la decoración para nuestros electrodomésticos… en tres dimensiones. Pero, mientras eso ocurra, aprovechemos. ¡Lo podemos hacer todo!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies