Diseños originales

Los tipos de diseño o decoración de cocinas son en realidad tantos como cocinas hay en el mundo. Es decir, que cada dueño le dará a la suya su particular toque personal… y está bien, porque así es como tiene que ser. Pero dicho esto, existen diferentes formas de enfocar la manera de poner nuestra cocina a punto. Y la mayoría, en mayor o menor medida, participamos de estos enfoques. O, por decirlo de otra manera, de estas tendencias.

 

Estilos que marcan tendencia

Para los que tienen intención de que su cocina tenga una estética “diferente”, una de las propuestas que rápidamente se les hace, a no ser que tengan muy claro lo que quieren, es decorarla en estilo vintage. Ya lo he dicho muchas veces en este Blog, hay una tendencia importante a hacer la asociación de ideas cocina retro – Estados Unidos en los años ’50, para lo que electrodomésticos como los de Smeg dan el pego a la perfección. Pero el toque vintage se le puede dar a la cocina a través de conceptos que poco o nada tienen que ver, como el de romanticismo. Para ello pueden servir los estampados, los colores claros y las mezclas de madera y metal. Los carteles antiguos, cada uno correspondiente a la época que se pretenda emular, son un buen porcentaje del triunfo del vintage en la cocina.

Una preciosa cocina rústica.

Hemos hablado de maderas. Pero pese a querer buscar la sensación de que la cocina tiene el aspecto de cocinas ya pasadas, la madera puede ser perfectamente nueva o apenas retocada. Si utilizamos una madera visualmente más tosca, y a ello le unimos de nuevo materiales como el metal envejecido o, directamente, la forja, estaríamos ya moviéndonos en un estilo más bien rústico. Si a esos materiales le añadimos la piedra (las paredes de piedra, si se puede obrar en ese sentido, son lo más: con ellas la mitad del trabajo del decorador rústico ya está hecho). Si los electrodomésticos pueden pasar lo más desapercibido posible, pues mejor que mejor: no olvidemos que se trata de evocar un espacio poco tecnológico. Para ello puede ser una buena idea contar con aparatos encastrables.

El estilo oriental no tendría nada que ver con los dos que ya hemos visto. Más o menos todos nos podemos imaginar cómo debe ser una de estas cocinas: relajante y con una gran armonía. Pero, ¿cómo? Las líneas horizontales conducen a ello, como también lo hacen el contraste de colores blanco y negro y los detalles de madera lacada. Este no es un estilo para personas desordenadas o que gusten de tener un montón de complementos a la vista. El orden es la gran prioridad, como también lo es una cierta sensación de vacío. Por ello, nada de excesos ni de sobrecargas decorativas. Como mucho alguna planta o una lámina. Los grabados (o las réplicas, mejor dicho) del tipo Ukiyo-e, y las láminas de escritura en china o japonés son grandes aliadas.

Cocina con estilo oriental: horizontal y muy poca decoración

¿Y qué tal decorar la cocina en un elegante estilo industrial? Lo de elegante es un poco paradójico, ya que en tiempos no muy lejanos, a la decoración que dejaba las tuberías, las vigas y los ladrillos al aire, se le llamaba “brutalista”. Ahora las cosas han cambiado enormemente, hasta tal punto que dejar todos esos elementos a la vista puede hacer que nuestra cocina adquiera una extraña distinción. Hay una cierta simplicidad en este tipo de decoración, en tanto que admite mezclas muy variadas, desde lo moderno a lo viejo. De hecho, en cierto modo recuerda al estilo rústico. Los colores con tonalidades en cobre son perfectos para una cocina industrial.

Los tubos a la vista remiten al estilo industrial

El estilo clásico está un poco pasado de moda, y eso que con él se puede conseguir tener una cocina bien agradable. El problema es cuando el usuario se pasa de la raya… y se pasa de clasicismo (¡ay con esas columnas dóricas! ¡cuidado con esos capiteles sin venir a cuento!) Si se saben emplear con mesura los detalles estéticos del clasicismo, el resultado puede ser genial. Pequeños toques de cuero y sobre todo madera y metales nobles son la clave. Usados con buen gusto es muy difícil fallar. De nuevo, cuanto menos se sepa de los electrodomésticos, mejor.

Y para terminar este post viene un estilo que yo no pondría nunca en mi cocina, ¡porque me parece muy frío! Y que sin embargo cuenta con un montón de adeptos, el estilo minimalista. En buena parte influenciado por el oriental (no en vano tienen bastantes puntos en común, de entre los cuales destaca la sensación de horizontalidad para la búsqueda de la armonía). De nuevo nos encontramos, otra vez, con un estilo que no casa bien con el exceso de elementos decorativos. Los colores en este caso serían el blanco, sí, pero el negro en una medida mucho menor. Cuanto menos sobresalga nada, mejor. Cuanto más recto sea todo, mejor. Y cuanta más luz exista, pues mejor que mejor.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies