Diseños de vanguardia

De acuerdo, en este Blog se ha hablado mucho de cocinas decoradas con estilo vintage, de cocinas rústicas, muy blancas para aprovechar la luz o incluso art déco. Pero bueno, que estamos en el año que estamos, y resulta que en 2018 hay, en realidad, una cierta predilección por lo vanguardista (además del hecho de que se pueden mezclar varios conceptos dentro de la misma cocina). Si es que entendemos lo vanguardista por una cocina con toques modernos que generalmente es así. Muy bien, pues veamos qué podemos hacer para dar a nuestra cocina un toque vanguardista.

 

Cocina con península

Decoración deluxe

Hay una realidad un poco dura de asumir, pero así están las cosas: por lo general, cuanto más alta es la gama de un electrodoméstico, mejor y más vanguardista es su diseño. En otras palabras, que tiene un coste. Por eso, marcas como Neff o Gaggenau están entre las que se llevan la palma del diseño. Sus electrodomésticos aúnan ese extraño equilibrio entre lo moderno y lo que nunca falla. Es decir, que sin perder la esencia futurista tienen una base clásica. Si no, no convencerían a todo el mundo.

Lo mejor es que, en todo caso, no todo depende de los electrodomésticos o que, de ellos ciertas características se pueden subrayar para conseguir lo que buscamos.

Actualmente, uno de los factores más empleados para obtener una estética moderna es el uso de una isla en el centro de la cocina. El problema parece obvio: no todas las cocinas tienen un tamaño suficiente como para instalar una isla. Por eso a menudo se opta por una vía intermedia. No es muy vista pero queda muy bien: la península. Que es lo que parece, es decir una isla unida a la pared por un lado. Esta península se suele usar como separación entre los espacios de la cocina y el salón. Lo cual suele quedar perfecto y sí, muy moderno, pero entraña a su vez una pega importante, y es que los humos de la cocina pueden “contaminar” el resto de la casa.

Una alternativa a la península (¡que viene quedando vanguardista desde hace cincuenta años pero que no pierde vigencia para nada!) es la barra americana. Podríamos resumir la barra americana en una península… más una persiana. Y en principio se suma una puerta, de manera que “en abierto” la conexión es total, pero si se prefiere se puede cerrar herméticamente.

La luz LED debe ser cálida

Pero eso quedaría en lo estructural. Otro recurso es utilizar partes antiguas de la cocina (si es que la casa tiene varios años) en contraste con el resto más moderno. El ejemplo más visto en este sentido es la tendencia a “heredar” de la antigua cocina el suelo radial.

Y ahí está, en muchos casos, el quid de la cuestión: en el contraste. Porque también esta idea se aplica a los colores. Siempre uno moderno y otro más clásico. El negro, el blanco y el gris estarían entre los primeros. Que habría que contrastar, en mayor o menor medida, con el resto de tonalidades.

Las formas son igualmente importantes para conseguir un efecto de vanguardia. Las formas redondeadas, suaves, amables… va a ser que no. Hace falta un poco de frialdad, aunque no suene muy bien que digamos. Pero los polígonos, las líneas rectas, las aristas marcadas resaltan mucho más la sensación de modernidad.

Y desde luego la iluminación. Quizá esta sea la parte que menos me agrada de este asunto. Principalmente porque no me parece todo lo práctica que la luz tiene que ser. Y no tanto por el tipo de luz en sí, ya que la clave está en las LED, y se trata de una muy buena iluminación, sino por la distribución de la misma. Muchas veces se busca esa modernidad a través de los puntos de luz muy concretos. Luces que enfocan lugares demasiado específicos de la cocina.

De este modo (siempre en mi opinión y según mi gusto, claro) se genera una especie de división por áreas que sí, que queda muy moderna, pero si nos atenemos al principio de que nos gusta estar con luz… pues no queda muy práctico. No se ve todo lo bien que se podría ver con una luz más genérica. Y creo que pese a que vanguardista no sea sinónimo de entrañable, tampoco debemos prescindir de una cierta comodidad. Prefiero una buena luz LED iluminando todo el conjunto que una hilera de pequeñas bombillitas.

Blanco y negro: una combinación infalible

Colores de moda

El negro y el blanco nunca pasarán de moda, así que a ellos les debemos la inmensa parte de las combinaciones de vanguardia… pero también rústicas, escandinavas, etc. Existe la estupenda opción, si se quiere variar con cierta asiduidad de un color a otro, de la gama VarioStyle de Bosch. De ella hablábamos en el post anterior, pero nos estaríamos remitiendo únicamente a los frigoríficos. Y también cabe la posibilidad de decorar electrodomésticos y paredes con vinilos.

En todo caso y si de lo que se trata es de encontrar el efecto moderno, olvidémonos de mezclar demasiados colores. Lo mejor será que sean pocos, planos y, a poder ser, que entre ellos se cuente siempre con el blanco o el negro. Todo pega con ellos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies