El diseño de las neveras

No hace falta que nos empeñemos en no perder la perspectiva enfrentando diseño y calidad o, por decirlo de otra manera, buenos resultados de conservación. Porque ambas cosas suelen ir unidas. Quiero decir que, al fin y al cabo, los fabricantes de electrodomésticos que dedican una especial atención a los diseños de éstos, son siempre marcas que trabajan con estándares altos de calidad. Por lo que una cosa y la otra, se podría decir sin exagerar demasiado, van indisolublemente unidas. En alguna entrada pasada lo hemos podido ver en un fabricante tan característico como Smeg y su búsqueda de iconos vintage pero, aunque en otras líneas y trabajando otros conceptos, hay marcas que tienen maravillosos y muy limpios diseños. Esto lo podemos ver en Siemens, Bosch o Neff, por mencionar sólo dos ejemplos que ponen un exquisito cuidado en el aspecto de sus productos.

 

Adivina, adivinanza: ¿dónde está el frigorífico en esta foto?

Color acorde a la cocina

El frigo es evidentemente el electrodoméstico más grande de la cocina, así que si sabemos escogerlo bien y aplicamos un cierto criterio estético, el resultado va a suponer que una importante parte del trabajo de decorar (en este caso la cocina) ya está hecha. Con su contrapartida, claro: un mal cálculo del color o un acabado de la superficie que no pegue con el resto de la cocina se convertirá en una especie de imán de miradas y… no precisamente de aprobación.

De entrada tendremos que tener muy presente los “vecinos” que el frigo va a tener. Y es que no todos los electrodomésticos repercuten de igual manera en una nevera. Si os habéis fijado, sabréis que suelen estar más bien alejados del horno y la placa o vitro. Existe un por qué muy fácil de entender, y es que estos son aparatos que emiten calor, que perjudica y no poco a los frigos.

Suele combinar bien. Frigo metálico y madera

Si se quiere optar por una vía más bien comodín, uno de los recursos que no suelen fallar porque quedan bien con toda cocina, sea ésta como sea, es el acero. Un frigo de acero combinará con casi cualquier tipo de decoración. Ese tipo de material suele ser uno de los que se escogen cuando se opta por dejarlo a la vista. Es decir, como su propio nombre indica, de tal modo que quede “desnudo” tal cual es. Pero esa “desnudez” se puede ocultar de dos modos que son:

  • Integrado: el frigo (y por extensión cualquier electrodoméstico) queda oculto o, si se prefiere, adornado, con una lámina que hace las veces de puerta.
  • Panelable: el resultado es similar al de los frigoríficos integrados. La diferencia se presenta en los mandos y líneas de botones y, en general, en todo aquello que pueda tener un uso mecánico, como por ejemplo un tirador.

Obviamente estas opciones incluyen un repertorio más amplio de colores y texturas que la de la opción “a la vista”, ya que a menudo se presentan de forma independiente al aparato en sí.

¡Más madera con metal!

¡Más madera con metal!

Respecto a cómo combinar con el resto de la cocina, eso es ya muy personal. Está la opción muy de moda de emplear el color blanco en todo o casi todo, que queda bien y produce un aspecto de limpio que convendría romper con algún toque de color (¿del mismo frigo, quizá?) para que el conjunto no resultase demasiado monótono. Ese toque de color, si se prefiere, puede ser de la misma pared. La otra forma de contraste puede ser mediante materiales. Ya que el frigorífico suele estar fabricado con materiales “modernos” como acero, o tiene toques metálicos, una buena opción podría ser combinarlo con elementos tales como una encimera de madera,  o un suelo de baldosa hidráulica, o cemento (y ese cemento puede estar pintado de mil y un colores), o también de madera.

Y para que no se note demasiado que ese contraste es buscado, pues un truquillo refrescante: un par de plantas bien distribuidas

 

Una solución en boga: las pegatinas decorativas

¡Y con “pegatinas” no me estoy refiriendo a los imanes que nos trae la familia de vacaciones, que conste! Hablo de los vinilos que se pueden utilizar como tal. Se pueden comprar de fábrica (hay una variedad infinita) o, si se prefiere y se es un artista, diseñarlo uno mismo. Clicando en este enlace podéis ver alguna cosilla más al respecto, incluido el modo de colocarlos sobre la superficie de la nevera.

 

Frigo-librería. Un tanto excéntrico, pero por reciclar que no quede

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies