Decora tu cocina con alegría

El decorar la cocina de una forma divertida se ha convertido casi en una obligación para todos. Y quien dice divertida puede decir mil cosas diferentes. Porque, en efecto, la cocina se puede decorar de manera lúdica, fantasiosa, futurista, cinéfila, rústica, cosmopolita o, ¿por qué no? Seria. También seria, claro que sí. Lo importante es  que cada uno vista su cocina como mejor le parezca, como mejor vea reflejados sus gustos

 

Vinilos para neveras

Vamos a poner algunos ejemplos, aunque realmente podríamos poner muchísimos más, ya que si por algo se caracterizan los vinilos para las cocinas, si en algo destacan, es en que la variedad nunca tiene fin.

¡Han Solo congelado en carbonita!

Y aquí es donde los frikis del cine (¡dicho sea con todo el cariño del mundo!) encuentran su mejor caldo de cultivo. En ese sentido, los seguidores de “La guerra de las galaxias” son la cosa más fiel del mundo. No hay más que pensar en un dato revelador, y es uno de los vinilos más demandados es el de Han Solo congelado en carbonita. Y la verdad, el tema es un poco… deprimente, o ¿cómo lo diría? Opresivo. Pero a los fans de la trilogía les vuelve muy locos. Bien, es una opción.

Además del cine, un sector en el que los fanáticos se cuentan por miles es el del cómic. De modo que otra de las demandas importantes que suele haber en el mundo del vinilo de cocina para gustos especiales

Ponga una Torre Eiffel en su casa. ¿Por qué no?

es el de superhéroes. Dentro de ese club nos podemos encontrar con fantásticos vinilos del Capitán América, del increíble Hulk, de los X-Men o, lo que es la joya de la corona, de esas misceláneas en las que salen todos los importantes a la vez.

Estas últimas son un poco como la portada del Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band para los seguidores de los comics. Y por cierto, hablando de ese fantástico disco de The Beatles, ahí tenemos otro filón para fans. Los amantes de la música son muy dados a decorar su frigo con sus bandas preferidas. Por supuesto, ahí se cuelan los Beatles, como decía, y otros clásicos como los Rolling Stones o Queen. Los solistas, la verdad, tienen menos predicamento entre los vinilos, supongo que porque es demasiada presencia de una sola persona… salvo en el caso del Rey. A Elvis Presley sí que lo quieren  los fans en su cocina. Y no es de extrañar, habida cuenta de lo mucho que se ha difundido su imagen (y el pedazo negocio de todo lo relacionado con su merchandising, por cierto) a lo largo de todo el mundo.

Pero esto son excepciones, poco más. Quienes visten sus frigos con estas estéticas tan señaladas son los fans absolutos de fenómenos muy, muy concretos. En cambio, hay temáticas que tienen mucho más predicamento entre los fans y los no fans. Veamos cuáles serían las principales:

  • Alimentos. Sin lugar a dudas, todo lo relacionado con los alimentos es un punto muy fuerte de la decoración en las cocinas. Lo es mucho más que lo anterior y el motivo es obvio. Y dentro de todo el tema de la alimentación, hay un par que tienen más hueco todavía, como son los diferentes formatos de pasta y las variedades de especias. Y luego estaría la otra cara de la moneda: los refrescos. Más propio para un frigo,

    Hay infinitos diseños basados en la mezcla de colores

    imposible.

 

  • Otra de las iconografías más utilizadas es sin duda la de los lugares emblemáticos. Ya sea un hermoso paisaje o una ciudad representativa o, uno de los más buscados, algún monumento o edificio famoso. Claro que los hay que en frigoríficos pegan más que otros. Y esto ya no va tanto por gustos sino por formas. Vaya, que es más fácil que encaje un vinilo de la Torre Eiffel que uno de la Gran Muralla china. En una especie de manifestación del paisaje se encontraría una modalidad también muy apreciada, como lo son los mapas y planos de ciudades.

 

  • Y parecido a los mapas quedan las letras (las hay puramente decorativas para quienes no las entiende, como el alfabeto cirílico o la escritura árabe). En un terreno parecido, para los melómanos también hay una buena opción: las partituras. Un pentagrama lleno de notas siempre es un diseño bonito. ¡Incluso aunque el compositor lo tuviera emborronado!

 

Colores en la cocina

Y por supuesto, una estupenda posibilidad es la de poner colores, sin más. Según se utilicen puede ser una bonita mezcla sin otra pretensión que un cierto surrealismo (¡o la locura pura y dura), o se pueden emplear para todo lo contrario: colores planos para dar un toque muy divertido pero sin perder la parte más “razonable”. Para esta última opción, una de las posibilidades es, además del vinilo, la de superponer placas sobre la superficie del frigo.

En este sentido, la idea de la gama de VarioStyle de Bosch sería la más completa, ya que aparte de presentar un montón de colores, y el número va en aumento, ¡estos se pueden combinar entre sí!

VarioStyle, de Bosch. Una estupenda opción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies