Cuánto cuesta tener una casa domótica

En pocas palabras, hacer uso de las soluciones domoticas para el hogar implica entra en algo parecido a una nueva dimensión de seguridad, confort y nivel de vida. A diferencia de lo que muchos opinan, convertir una casa en un espacio inteligente no supone el desembolso astronómico que se le presupone.

“Convertir una casa en domótica cuesta entre 1.500 y 3.000 euros y se amortiza en 4 años”. Ya solo con esta frase se podría resolver la duda planteada en el título del post. Pero seguro que has llegado hasta aquí buscando algún dato más acerca de un tema que cada día preocupa a más gente. Y es que un sistema domótico en el hogar supone disfrutar de ventajas variadas como, por ejemplo, ahorrar un 25% de energia, que puede ser incluso del 50% “si se suman sistemas de energía geotérmica y solar a la vivienda”, tal y como se recoge en este enlace.

Como ya hemos visto en otras ocasiones, la domotica en el hogar supone dotar al espacio donde vives de algunas de las tecnologías más avanzadas del mundo. Y los usos son tan variados como los quieras programar, sobre todo desde la irrupción del internet de las cosas y los aparatos conectados con el móvil.

Qué ventajas tendría para tu día a día

La ventaja fundamental es el ahorro mencionado unas líneas más arriba, sin obviar el grado de confort que se alcanza en una vivienda de estas caracteristicas. Todo puede comenzar, por ejemplo, en el portero automático; ahora los videoporteros que son algo más que una pantalla en la pared, y te envian las imagenes a tu teléfono móvil para que decidas siempre, y desde cualquier lugar, quien accede a tu casa y quien no tiene esa suerte. Esto es además una aplicación muy relacionada con la seguridad, ya que gracias a la tecnología utilizada siempre aparenta que hay gente en casa.

Al llegar a casa, al irte al trabajo o simplemente en función del momento del día que sea, una casa domótica sabe perfectamente lo que tienen que hacer. Sabe las horas a las que debe enchufar la calefacción o el aire acondicionado, y cuando necesitas más o menos luz artificial. Por supuesto, sea cual sea la hora a la que te levantes podrás dejar programa la subida de las persianas, e incluso mandar desde el móvil una orden a la cafetera para que comience a preparar tu café mañanero.

“Asimismo, esta tecnología permite instalar modernos sistemas de seguridad como detectores de movimiento, alarmas antiincendios o de hurto”, concretan las mismas fuentes. Y es que la seguridad es otro de los pilares básicos de este tipo de sistemas. Los “detectores” no actúan únicamente como una alarma en una casa domótica, sino que tienen la inteligencia necesaria para, entre otras cosas, alertar a los bomberos si es necesario y sin ningún tipo de interacción humana.

¿Quién lo puede instalar?

Si la pregunta se refiere a quién desde una perspectiva de posibilidades y capacidad económica, entonces la respuesta es simple: casi cualquiera que se decida a hacerlo. “El abanico (de dinero) es tan amplio que el coste de poner domótica puede ir de 1.000 a 50.000€”, aseguran en esta web, donde ellos mismos matizan un poco más esta expresión para poder comprenderla mejor “se puede equiparar a preguntar que cuesta un coche”, a sabiendas de que te puedes comprar un coche de segunda mano baratillo, o un vehículo de alta gama que se escape de las posibilidades de muchos mortales.

Aunque los precios depende directamente del nivel de equipamiento que quiera instalar cada persona, lo que parece más o menos consensuado es el precio de partida: “un presupuesto de domótica puede variar desde los 1.500-2.000 euros de un equipamiento estándar para un piso pequeño con 2 habitaciones hasta los 20.000 euros de un equipamiento premium para un chalet de lujo con 4 habitaciones, sin incluir los costes de instalación”, revelan en este otro espacio dedicado a este tema. Es decir, si queremos instalar algo decente habrá que tener una partida de 1.000€ por lo menos.

No obstante, para dar los primeros pasos en el maravilloso terreno de las casas conectadas, siempre puedes comenzar incorporando pequeños elementos que funcionan gracias al Internet de las Cosas. Como cada vez que ocurre cuando hablamos de aparatos conectados, lo primero que nos viene a la cabeza son los electrodomésticos. Muchas marcas de referencia ya disponen en sus catálogos de electrodomésticos con la capacidad de conectarse a la red doméstica (por wifi, claro) y así poder manejaros desde el teléfono móvil con la aplicación correspondiente. Home Connect siempre es buen ejemplo: gracias a esta app se puede manejar desde la distancia los electrodomésticos conectados de Bosch y Siemens. Las opciones son variadas: desde programar la cafetera para que se ponga a funcionar a la hora que te suena el despertador, hasta decirle a la lavadora que empiece la colada para encontrarla hecha cuando llegues a tu casa. Técnicamente, esto no es convertir tu casas en una casa domótica pero es un primer paso para comprobar todas las ventajas que supone este tipo de tecnología.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies