¿Cómo puede ser tu placa?

Una placa de inducción no es, probablemente, el electrodoméstico que más juego da desde el punto de vista de la estética. A diferencia de otros como la campana extractora (si quieres ver alguno de los posts que escribí al respecto podéis hacerlo pinchando aquí), o el frigorífico (pinchar aquí), que pueden presentar formas más libres, más modernas, más vintages, etc., la placa de inducción no suele presentar modelos muy alternativos unos de otros, por mucho que las gamas, las marcas o los modelos sean de lo más diferente y tengan funciones que poco tengan que ver.

No quiero parecer negativa, pero es que incluso electrodomésticos más “sosos” como los lavavajillas o lavadoras, si bien no varían mucho en las formas, sí que se presentan en más colores. Además, y esto es común no sólo a los aparatos eléctricos de la cocina sino también puede serlo a los muebles de ésta, existe la posibilidad de adornarlos, en la superficie que se desee, mediante vinilos de todo tipo (ver aquí) Es obvio que la posibilidad de colocar un vinilo sobre una placa de inducción… ¡pues va a ser que no! Pero entonces, ¿qué podemos hacer? ¿en qué aspectos nos podemos fijar si lo que queremos es dar alguna relevancia a nuestra placa de inducción como complemento decorativo en nuestra cocina?

 

¿Cuántos fuegos quedan mejor?

Hasta no hace mucho los fuegos o zonas de inducción que podíamos contar en las placas de inducción o vitros eran cuatro. En un gran número de casas había cuatro zonas de cocción, pero de un tiempo a esta parte la cosa ha cambiado. Y en mi opinión, nos hemos ido a algo más razonable, porque ahora la mayoría de placas que se comercializan tienen tres zonas. Es más, las hay muchas veces en casas grandes de familias con bastantes miembros. Pero es que… ¿acaso no es más lógico que sea así? Seamos realistas, ¿quién necesita utilizar cuatro fuegos a la vez? Parece una medida casi de profesional, ¿no?

Así que, por delante de lo que se quiera o de lo que quede mejor está… lo que se puede hacer. Son muchas más las opciones de tres zonas de inducción, así que habrá que ir haciéndose a la idea.

De momento y para “rescatar” uno de los pocos modelos de placas de inducción con cuatro fuegos y que sean decorativos (es más, muy decorativos) podemos hablar de uno que lo es y mucho, y además totalmente gastronómico. Lo diseñó un chef francés que tiene restaurantes distribuidos por todo el mundo: Pierre Gagnaire. El diseño consiste, básicamente, en palabras (en francés) relacionadas con la cocina a lo largo y ancho de la placa de inducción. Pero ojo, no se comercializa de manera masiva porque es de edición limitada, por lo que los interesados tendrán que correr. ¿A que es elegante? El fabricante es de Dietrich y este modelo es una “revisión” de un modelo previo, el DTI 888 X 

Diseño de Pierre Gagnaire para de Dietrich

¿Qué forma es la más estética?

Pese a las dificultades de las que hablábamos en la introducción, la verdad es que poco a poco las formas diferentes van haciéndose con su pequeña parcela de terreno. Formas y utilidades, como por ejemplo la del modelo Compact Lux 1000.520 1C 2I de Teka. Esta original placa está integrada con el fregadero. Son dos zonas de inducción que, ya que este modelo está pensado para casas pequeñas, no creo que vayan a “echar de menos” una tercera zona. Desde luego, además de compacto, es de lo más práctico.

Teka integra en este modelo la placa con el fregadero

A veces, es esa misma integración la que se produce a lo largo de la encimera pero de manera suelta. Es decir, cada una de las zonas de manera aislada, como si salpicaran la cocina. Me parece una idea de lo  más original y ciertamente muy bonito. Lo que ya no sé es si será tan práctica a la hora de la limpieza.

Ahora bien, la más marciana de las encimeras que he visto es alemana, de la marca Küppersbusch (que pertenece a Teka). Yo nunca había visto algo así y me apuesto lo que sea a que vosotros tampoco. Es una placa compuesta de cuatro zonas de inducción… ¡hexagonales! El resultado es una especie de elegante colmena. Hay una quinta casilla o módulo en este particular panal que hace las veces de mando para el Touch Control. La verdad es que el resultado podrá gustar o todo lo contrario, pero de lo que estoy segura es de que a nadie va a dejar indiferente.

Kuppersbuch y su originalísima placa-colmena

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies