Comida rápida y saludable

Afortunadamente, cada vez damos más importancia a la vida sana. Y no hay que ser médico para saber que eso pasa por tener buenos hábitos, hacer un poco de deporte… y comer en condiciones.

Si para la alimentación existen ciertas modas sobre alimentos y las diversas formas de prepararlos, hay algunos conceptos que son casi inamovibles. Por no decir que no son lo más apetitoso del mundo (ya me entendéis: verduras al vapor, comida hervida… y un largo etcétera). Menos mal que hay una forma de cocinar que suele terminar en platos ricos, ricos y con fundamento, y que está en la Liga de las Comidas Sanas. Hablamos de la cocina a la plancha, a ver si ampliamos un poco lo que sabemos y podemos necesitar.

 

Control de energía de la plancha

Este es uno de los “preceptos” que haríamos bien en tener en cuenta antes de meternos en la compra de este electrodoméstico. Pero no sólo se trata de que la plancha tenga potencia, sino de que ésta sea fácilmente controlable en función del tamaño. Parece una verdad de Perogrullo, pero no está de más remarcarlo: a mayor potencia mayor velocidad de cocinado de los alimentos. Sin duda eso es así, pero también lo es el que esa velocidad será más fácilmente manejable. Esto significa principalmente dos cosas, a saber, la posibilidad de cocinar con más facilidad y seguridad, y un ahorro considerable en el gasto energético. Mejor cuantas más niveles de calor podamos manejar. Y para ello, por cierto, las que ofrecen más posibilidades son las planchas de gas.

No obstante hay otras consideraciones a tener en cuenta.

De ellas, la fundamental sería la de una buena distribución del calor por toda la superficie. Las planchas baratas no reparten la temperatura de manera homogénea, lo que deja “cojo” al cocinero. Por otra parte, y esto lo hemos comentado en este blog otras veces, mucho cuidado con excedernos por lo bajo. Es decir, que si adquirimos una plancha muy pequeña es posible que en lo sucesivo nos arrepintamos por falta de espacio para trabajar, sobre todo si tenemos invitados o… la familia crece.

Un complemento que podría parecer accesorio pero no lo es sería la tapa. Además de que ayuda a aislar la plancha del exterior y por lo tanto es un plus de seguridad potencial, es bueno usarla para los alimentos que tienen que estar más tiempo al calor para terminar de hacerse.

Teppanyaki, una milenaria (y espectacular) forma de cocina a la plancha japonesa que hoy en día podemos tener en casa.

Evitar problemas con limpieza segura

El cómo usemos el aparato nos proporciona sin duda ciertas garantías de que va a tener una vida útil más larga. Y el tenerlo limpio es uno de los requisitos indispensables para conseguirlo. Para ello, hay máquinas que ponen más y las hay que ponen menos de su parte. Si partimos de la base de que están fabricadas con capas antiadherentes para que la comida no se pegue, o se pegue poco, o sea fácil de quitarla una vez que se haya pegado, creedme, la propia máquina nos está quitando un porcentaje enorme del trabajo. Otra cuestión relativa a la limpieza son los bordes. Cuanto más altos son, menos salpica el aparato y no es ninguna tontería. Puede ser la diferencia entre una encimera manchada en el contorno de la plancha o absolutamente perdida de grasa.

En todo caso, una vez se haya ensuciado la placa, lo primero que hay que hacer es pasar un papel de cocina húmedo. Asegurémonos de que la plancha está perfectamente segura para ello, ahora bien, si en vez de estar a temperatura ambiente empleamos un poquito del calor residual, los restos serán mucho más simples de eliminar. Este primer paso se deshará de suciedad muy superficial, como migas o pequeños trozos de comida. Pero para quitar la capa más grasienta lo mejor es mojar la plancha y frotarla con una bayeta o una esponja jabonosa. Si algún trozo está adherido, siempre, siempre, siempre: espátula de madera o similar. Pero en todo caso ¡nada de utilizar el metal! La placa nos acabaría durando dos telediarios. Y por supuesto, porque lo más importante es la seguridad, ¡mucho cuidado con mojar la parte eléctrica! Mejor para la plancha y, sobre todo, mejor para nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies