Cocinas pequeñas con gran estilo

¡Feliz año nuevo! Bueno, ya estamos en 2018 y espero que hayáis tenido una fantástica entrada de año. Y si es así… que lo mantengáis tan estupendo.

No es por ser agorera, pero me temo que una de las cosas que los Reyes Magos no os habrán puesto (y ojalá me equivoque) es una casa más grande o, si no una casa, una cocina más grande. Pero como sospecho que no habrán llegado a tanto, voy a empezar el año con una de las temáticas preferidas en este Blog: qué hacer cuando tenemos que vestir una cocina pequeña.

 

Pequeñas pero ideales

Si vuestra cocina no es grande y ya la tenéis amueblada, seguro que os encontráis en esta entrada con algunos conceptos que ya habéis aplicado desde hace tiempo. Como por ejemplo utilizar los tonos claros y, a poder ser el blanco todo lo posible, o aprovechar la luz natural en la medida en que se pueda. Pero, ¿quién sabe?, quizá descubrís alguna cosa nueva y la podéis implementar. Espero que así sea.

Siempre que se pueda hay que facilitar el que se puedan colgar cosas.

Veamos, ¿tenéis bien aprovechados los espacios de detrás de las puertas? Mucho ojo con eso, porque pueden ser oro puro. Detrás de la puerta de la cocina puede haber un gancho para tener preparados los paños, delantales y demás familia textil. Pero detrás de las puertas de los armaritos se pueden guardar un montón de pequeñas cosas que de no almacenarse así pueden ocuparnos un sitio precioso: especias, bolsitas, frascos, cubiertos especiales, etc.

Siguiendo en esa misma filosofía de no dejar sin utilizar los espacios… ¿por qué dejar las paredes vacías? ¡Una pared vacía en una cocina pequeña en la que presumiblemente hay importantes problemas de almacenamiento es un auténtico pecado! De una pared pueden pender un montón (¡o quizá todos!) de recipientes tipo sartenes y ollas, lo que además daría un toque rústico al conjunto. Pero lo más usual puestos a aprovechar esos centímetros cuadrados disponibles son cucharas grandes, pinzas, tijeras, etc.

A veces se puede aprovechar un pequeño rincón… y quedar muy bien

Incluso hay quien emplea, para guardar los tarros, la parte inferior de los muebles. Me parece un poco extremo, pero no es ninguna tontería: si en esa parte inferior se dispone una placa-imán, los tapes metálicos serán atraídos. De modo que se puede tener una especie de “bosque de estalactitas” con diversos productos.

Como para un buen almacenamiento el orden es prioritario, los separadores son importantes. Probablemente lo tengáis ya en vuestro cajón de los cubiertos, pero, ¿y en otros? Es importante que la despensa y los armarios tengan, aunque sean pequeñas, separaciones. De esta manera nos evitaremos tener que rebuscar y rebuscar… y perder cosas. Y aquí ya no se trata de perder el tiempo, que desde luego también, sino de perder alimentos: seguro que más de una vez nos ha pasado que nos hemos acabado encontrando en el fondo de un armario con una lata que ya dábamos por perdida, pero que después de tanto tiempo… ya podemos dar por caducada.

Muchas veces las cocinas se “dan” al salón. Para ello, lógicamente, hay que hacer obra si no es la disposición original del piso. Pero tirando un tabique y poniendo la cocina en forma de “U” o de “L”, el resultado final puede ser de lo más actual además de muy cómodo.

El único “pero” que veo al respecto de estas disposiciones de la cocina es que en estos casos librarse de los ruidos y los humos habituales en cada cocina resulta muy difícil a no ser que se coloque una persiana. Tendríamos así la típica cocina con barra americana: si se quiere se abre (perfecto para ampliar la cocina pero también el salón) y si no (si se acaba de comer y no se quiere ver los cacharros en el fregadero) se tiene cerrada, y tan ricamente. 

Idea de un plano de casa pequeña

Un diseño atractivo

Y en todo caso nunca, nunca, nunca, debemos renunciar a tener una cocina bonita. Podrá ser difícil que nos manejemos bien en ella si es muy pequeña. Pero que sea fea… ¡eso es imperdonable! Más que nada porque hoy en día la posibilidad de tener muebles de diseño hechos a medida no está sólo al alcance de los ricos.

Y en todo caso, por cuatro duros nos podemos decorar la cocina con muebles modernos, basta con que los montemos nosotros mismos (¿os suena Ikea?)

Incluso también, por cuatro duros, podemos tener electrodomésticos pequeños con un diseño muy atractivo y las últimas prestaciones. Ocupan poquísimo pero su calidad está fuera de toda duda. Placas de inducción de una sola zona de cocción, hornos y lavavajillas compactos o minifrigoríficos. Sí, tu pequeña será más pequeña, pero la factura de la luz y el agua, puedes estar muy seguro de que también.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies