Cocinas de revista

Una de las premisas para tener una cocina con un bonito diseño es, por desgracia, el que ésta sea grande. ¿Es condición “sine que non”? Pues no, pero no nos engañemos, siempre ayuda. Pensemos de todas formas en lo recoleta que puede quedar una cocina pequeñita si se sabe amueblar de la manera adecuada. Por supuesto, en ello tiene una importancia del todo determinante la iluminación que haya en la estancia. Y esta siempre será mejor cuando es natural. Pero no es imprescindible. Con unas buenas luces artificiales se pueden hacer auténticas maravillas.

Y por supuesto, además de los muchísimos trucos que se pueden encontrar por doquier, por suerte cada vez es más fácil el contar con electrodomésticos que nos “apoyen” en nuestra búsqueda de tener una cocina bonita siempre.

Colores claros, siempre una buena idea para las cocinas pequeñas

Electrodomésticos que impresionan

La verdad es que hoy en día es rara la marca que no cuida y pone mimo en los detalles estéticos de los modelos que tiene en el mercado, por lo que incluso los fabricantes más “humildes” elaboran aparatos de diseños bastante cuidados. Pero evidentemente son las marcas de alto standing las que más invierten en ello, además del hecho de que usan materiales que “per se” son más decorativos, más allá de su probada eficacia. Aun así ahora, casi podría decirse, todo catálogo incluye al menos uno o dos modelos en que se ha echado el resto con el diseño.

Mención aparte dentro del “campo” de la decoración a través de los electrodomésticos merecen los frigos americanos o “side by side”, por dos motivos fundamentales: que son casi el doble de grandes que un frigorífico “convencional” por lo que su presencia en la cocina es mucho mayor que uno de ellos. Por otra parte, y dado que estamos hablando de un tipo de electrodomésticos de gama medio alta (si no directamente alta) ya podemos dar por hecho casi de forma automática que cada modelo va a tener sí o sí un diseño muy exclusivo.

Generalmente se trata de líneas muy modernas y en acero inoxidable, por lo que combinan bien en la mayoría de ambientes modernos o funcionalistas, si bien para el que quiera ambientar su cocina a un modo más bien rústico o vintage o colonial… le costará un poco más con uno de estos. Y ojo, ¡que nada es imposible en el mundo de la decoración! En todo caso, si se quiere aminorar la carga de estética moderna, que con semejante tamaño puede llegar a ser un poco excesiva, siempre será buena idea el mezclar este tipo de neveras con un suelo de baldosas que imiten a lo antiguo o ponerlas cerca de algún complemento de madera. Si no, nuestra cocina puede acabar pareciendo una nave espacial.

Cada vez los fabricantes de electrodomésticos cuidan más los diseños

Cogiendo ideas de diseño 

El color blanco y la luz siempre son las grandes muletas en que se basan la decoración y el efecto óptico del espacio. Y no vale exponerlos de cualquier manera, ya que la forma en que se presenten puede determinar un cambio de 180⁰ dentro de parámetros muy parecidos. Es decir, que un blanco a base de decapados no tendrá nada que ver con un blanco conseguido a base de lacados. El primero serviría para obtener una estética más antigua o rústica, y el segundo para todo lo contrario.

Además de que los electrodomésticos integrables sirven para ahorrar espacio y dar sensación de uniformidad, otro recurso muy empleado, ya que refleja la luz y aporta una sensación de amplitud, es el de las superficies brillantes. Éstas multiplican no el espacio, pero sí la sensación óptica del mismo, como también lo hace el poner algún tipo de decoración en la primera parte baja de la pared. ¿Por qué? Porque además de que el motivo que se use puede resultar una herramienta decorativa (cenefa, color, azulejos, vinilos…), esa “interrupción” crea una sensación de altura en los techos. Parece que la cocina es más alta de lo que en realidad es.

Tenga el tamaño que tenga, en una cocina siempre estará bien el romper la uniformidad, la homogeneidad. Obviamente no quiero decir que no se deba respetar una cierta línea mínima, cosa que es muy recomendable, sino que ésta se puede adornar, o aportar cierto ritmo, a base de elementos decorativos muy básicos como jarrones o láminas. Y, en el caso de que la cocina no sea muy grande y su espacio deba ser muy bien aprovechado, siempre se podrá colocar en la pared algún set para guardar herramientas típicas. De esa manera se matan dos pájaros de un tiro: se aporta un toque diferente a la cocina y se aprovecha el espacio existente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies