Clima regulable ¡todo un placer en el hogar!

Los radiadores de toda la vida, los termostatos más tradicionales y el viejo sistema de elegir una sola temperatura para todas las estancias son cosas del pasado en las Smart houses. La gestión inteligente del clima te permite vivir en hogares más confortables y, además, ahorrar en tus facturas gracias a la eficiencia energética.

clima por zonas El sol brilla con fuerza al otro lado de la ventana, y tu con la calefacción encendida. O al revés: las nubes se apoderan del cielo, tú necesitas unos grados más en la habitación, y nada te calienta. Son situaciones que, en algunos casos, se convierten en rutinarias. ¿La solución? Dejar la climatización del hogar en manos de la domótica, que tiene el poder de saber cuándo y cómo debe encenderse o apagarse.

Con el paso de los años, los termostatos convencionales se quedan cortos. Es al menos lo que opinan los expertos. Solo el hecho de tener que regularlos manualmente frenan mucho la eficiencia. Por eso existen los termostatos inteligentes y la climatización por zonas en los hogares inteligentes.

Mientras los termostatos tradicionales solo tienen la función, con suerte, de apagar la calefacción cuando llega a un nivel determinado, los inteligentes tienen la capacidad de tomar diferentes decisiones en base a la situación concreta de cada estancia. Gracias a ellos, se pueden alcanzar más fácilmente (y mantener) la temperatura de confort que buscamos, lo que se traduce en un hogar más cómodo y en ahorros económicos para nuestras facturas.

Temperatura exterior e interior

¿Tienen más ventajas los sistemas inteligentes de control del clima? ¡Por supuesto!

  • Muchos sistemas permiten controlar la temperatura desde cualquier parte del mundo. ¿Conocer la temperatura real desde la oficina?, ¿por qué no?
  • Además de mantener una temperatura de confort, se pueden gestionar y memorizar horarios de encendido y apagado.
  • Sistemas como el clima de Functiodomo funcionan en modo automático, lo que significa que permite operar automáticamente con “los diferentes equipos asociados al control del clima (aire acondicionado, suelo radiante, persianas, toldos…)”. Todo ello siempre pensando en el máximo confort.

Un clima ideal

La climatización por zonas es una de las mejores cosas que ha traído la domótica a este segmento en concreto. No solo entran en juego los termostatos, también otros elementos como el sistema de refrigeración o los, cada vez más comunes, sistemas de suelo radiante o toldos. ¿Qué se consigue con todo esto?, la respuesta es sencilla: climatización pasiva.

La climatización pasiva se define, y con razón, como algo más que el apagado o encendido del clima cuando más nos apetece. O cuando más lo necesitamos. Tras hacer una selección del clima que queremos, los sistemas inteligentes se ocupan de llegar a esos niveles. Ojo, el clima por zonas no es algo exclusivo de las casas inteligentes: se puede instalar en cualquier edificio.

Los beneficios son elevados. Según Airzone, las casas consumen un 40% del gasto total en energía, un porcentaje que se eleva hasta el 60% en el caso de las oficinas. Un sistema inteligente “permite reducir este gasto hasta en un 53%”. Un porcentaje que se obtiene de climatizar correctamente solo las zonas en las que estás presentes, gracias a la gestión de este asunto a través del teléfono móvil o de la tablet. Lo mejor es que, dependiendo del sistema, amortizar un sistema de climatización por zonas puede costar solo un año y medio, según las mismas fuentes.

Otras opciones de climatización

Tampoco se puede dejar de lado la opción de tener equipos individuales de climatización en cada estancia de la vivienda. Es otra manera de gestionar el clima. En este caso, el morador de la casa en cuestión tiene que instalar un termostato en cada habitación. Parece un asunto baladí, pero tiene su importancia, sobre todo en invierno o verano cuando las temperaturas son ‘extremas’.

Para entender la importancia de este sistema, os dejamos con un ejemplo de Nergiza explicado con todo lujo de detalles:

“16 horas de una tarde agosto. Toda una familia ve la tele en el salón, donde está localizado el único termostato de la casa. Si contamos con el calor de la calle, el que emite la TV y el de las propias personas, el aire acondicionado hace un gran trabajo para mantener la temperatura de confort, pero solo en el salón. Harto de la tele, uno de los miembros de la familia decide echarse una siesta y acude a una habitación donde se pela de frío por culpa de los 18 grados que hay”.

Con un sistema de clima por zonas, o un sistema de equipos individuales, este pobre miembro de la familia podría regular desde el termostato correspondiente, o desde el teléfono móvil, la temperatura que quería en la habitación que he elegido para echar la siesta.

¿Tienes climatización por zonas en tu casa? ¿Nos cuentas las ventajas y los inconvenientes que le ves a este sistema?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies