Campanas que llaman la atención

¡Más campanas! Hay tantas y son tan bonitas que es un tema que da de por sí todo lo que queramos. De hecho existen blogs expresamente dedicados a este tipo de aparatos. Por ello desde aquí siempre os animo a que investiguéis, a que hagáis sondeos, comparéis y, llegado el caso, a que os hagáis con una de estas.

Y como tampoco me canso de decir, ya sabéis que los modelos son casi ilimitados y la variedad de colores, estéticas, formas y casi hasta tipologías, es enorme. Lo que no nos tiene que hacer perder de vista el que, muy por encima de la estética está la calidad. Por bonita que sea una campana, no debemos olvidar que su cometido principal es la absorción de humos. Así que, por encima de todo lo demás, sobre todo: ¡que no nos falle en la potencia de extracción!

Dicho lo cual, también conviene señalar un dato que es bastante generalizable, como es el que las campanas de diseños especiales por lo general son de

Elegantísima campana-tulipán (foto de la web del fabricante)

gama alta. O, en otras palabras, que en principio con una amplia mayoría de ellas no tendríamos que tener mayor problema para que desempeñaran correctamente su trabajo.

 

Diseños especiales para cocinas especiales

No todo combina con todo, claro. De hecho, cuanto más especial sea el diseño de una campana, más improbable será que pueda combinar bien con una cocina que también tenga un diseño muy especial, ya sea por los electrodomésticos, por el color de las paredes o porque está ambientada con vinilos muy locos.

Además, si instalamos la campana en una cocina que tenga muchas particularidades, perderá “puntos” de protagonismo. Y a no ser que queramos precisamente eso (que también hay quien prefiere decorar toda su casa a base de extremos) pienso que es mejor dejar que el aparato destaque sobre un fondo más bien neutro. Sobre una cocina, por así decirlo, menos llamativa.

Para ilustrar lo que quiero decir se me ocurre un ejemplo en el que sobre una cocina de formas rectas y líneas marcadamente funcionales, podría funcionar una campana que tiene una fabulosa estética, pues parece un tulipán con los pétalos abiertos de par en par.

Otros conceptos que se pueden encontrar cada vez con mayor asiduidad son los de las campanas-lámpara. Es decir, campanas extractoras que tienen la estética de un aparato de luz de los de toda la vida (si acaso los modelos tienen una cierta tendencia a lo moderno, pero también los hay que parecen totalmente sacados de los años cincuenta). E, importante: además de todo hacen las veces de… lámpara. Porque aunque no se empleen como campana pueden perfectamente servir perfectamente como aparato de luz para la cocina.

Más posibilidades son las de aquellas que juegan con los prismas, las esferas, los conos, etc. En fin, con todas las formas poligonales posibles. Suelen ser más bien adaptables a cocinas minimalistas, ya que las líneas son generalmente rectas y muy puras, o todo lo contrario, perfectamente

Una campana puede llamar la atención por su total sencillez

curvas. En cualquier caso sí que parecen perfectamente diseñadas para cocinas totalmente contemporáneas. Además suelen contar casi siempre con iluminaciones un tanto frías (que no de mala calidad) de tipo LED, lo que las descarta para, por ejemplo, decoraciones de tipo vintage o rústico.

 

Algo más que extracción

Es de cajón que una campana de extracción de humos es algo que abarca muchas más cosas que la mera extracción de humos, lo que se puede deducir de todo lo que llevamos dicho en esta entrada y en muchas otras con las que hemos tratado este tema en este Blog.

Ya hemos visto, por ejemplo, que la iluminación se ha convertido desde hace no poco tiempo en un activo que además cada vez es más potente y que forma parte cada vez más significativa. Así, se ha pasado de la simple iluminación destinada a alumbrar un poco la placa en la que se está cocinando, a ser un elemento decorativo que se viene a sumar a los demás.

Así que tenemos un aparato que ilumina y decora, sí. Pero sobre todo tenemos un aparato que tiene que extraer humos, por lo que el que se pueda limpiar con facilidad es muy importante. O, mejor aún, que sea en la medida de lo posible refractario a la grasa que de acumularse en el interior puede hacer que la campana acabe funcionando a bajo rendimiento. Para ello, lo mejor además de cambiar los filtros en el caso de que ese sea su funcionamiento, es muy importante que el material de fabricación sea acero inoxidable.

De este modo, la campana no sólo nos durará más, sino que nos durará mejor.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies